email print share on facebook share on twitter share on google+

BIOGRAFILM 2018

Carlos Saura • Director

“A veces es más fascinante seguir la evolución de un proyecto que verlo terminado”

por 

- Estuvimos con el gran maestro español Carlos Saura para hablar de su documental Renzo Piano: The Architect of Light, estrenado a escala mundial en el 14º Biografilm de Bolonia

Carlos Saura • Director
(© Biografilm)

Carlos Saura ha documentado el nacimiento del Centro Botín en Santander, desde su aparición como una idea de Renzo Piano hasta su inauguración. En Renzo Piano: The Architect of Light [+lee también:
tráiler
entrevista: Carlos Saura
ficha del filme
]
, documental estrenado a escala mundial en el 14° Biografilm de Bolonia, el gran maestro de cine español sigue las fases de desarrollo y construcción del edificio a la vez que mantiene con el famoso arquitecto italiano un intenso diálogo sobre el arte, el proceso creativo y la función social de la belleza.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)Digital Production Challenge - DPC II 1 Internal

Cineuropa: Renzo Piano dice que vosotros, los artistas, sois como una especie en vías de extinción que busca la belleza para mejorar la vida de las personas. ¿Te reconoces en esta definición?
Carlos Saura: Yo soy más escéptico; veo que la belleza no es capaz todavía hoy de acabar con las guerras y la violencia. La idea de que la cultura pueda mejorar el mundo es fantástica; la realidad, sin embargo, es distinta. Pero estoy convencido de que Renzo Piano cree realmente en lo que dice; tiene un alma de romántico. Es una buena persona, además de un gran artista. Él se centró en la dimensión social y cultural de este proyecto, en involucrar a los ciudadanos. Superó muchas objeciones (decían que colocar el edificio en ese punto habría impedido el paso al paseo marítimo) pero demostró que llevaba razón: ahora el Centro Botín es un lugar apreciadísimo e integrado en la vida de la comunidad de Santander.

¿Cómo fue tu primer encuentro con Renzo Piano?
No lo conocía personalmente cuando me pidieron realizar este documental. Me pareció muy interesante. Nos vimos por primera vez en Ginebra. Lo seguí desde el principio hasta el final del proyecto. Iba de cuando en cuando a Santander para documentar la evolución de las obras. Duró años; para mí, era como regresar a un lugar familiar. Así es como pude construir una relación de verdadera amistad con él que todavía se mantiene. Puedo presumir de ser amigo de dos grandes maestros italianos: él y Vittorio Storaro, encargado de la fotografía de seis de mis películas. Son personas parecidas, rigurosas, que dan todo lo que tienen en su trabajo y que son magos de la luz.

En el documental se habla mucho de la luz, precisamente, y hay varios paralelismos entre el oficio de arquitecto y el del cineasta.
Renzo Piano habla siempre de la importancia de la luz en sus proyectos. Es casi una obsesión para él. Para nosotros, los cineastas, es algo distinto: trabajamos sobre todo con la luz artificial. Para él, luz y agua son elementos fundamentales. Es un revolucionario: ha cambiado la tendencia de los museos de más vieja construcción, donde la luz llegaba lateralmente por ventanas. Él la llevó a lo alto, en perpendicular, casi metafísica. Ahora que el Centro Botín está terminado, me fascina el papel que juega la luz y sus reflejos sobre el mar y creo que mejorará con el tiempo, a medida que crezcan los árboles y el jardín se integre cada vez mejor con el complejo.

¿Qué te ha inspirado más de la obra de Renzo Piano en general?
Siempre me ha fascinado el proceso de creación: desde la concepción de la primera idea hasta la evolución que lleva a completar una obra de arte. Ya exploré este tema en Tango, Carmen, Io, Don Giovanni. De Piano me gustó su capacidad para improvisar y adaptar por el camino al contexto de la ciudad la que era su idea original. Me gustó charlar con él y compartir nuestros puntos de vista. Estoy de acuerdo con el 95% de sus opiniones. Este es un documental puro. En general, empleo mi imaginación pero, en este caso, me di el lujo de seguir fielmente aquello que veía.

Piano dice que crear es como mirar en la oscuridad: los ojos deben acostumbrarse; y, para crear, es preciso el vacío, el silencio.
Estoy de acuerdo. Es imposible realizar cualquier cosa si no se hace a solas, si bien para rodar una película o proyectar un edificio después se necesita un equipo de colaboradores. Soy un defensor de las así llamadas soledades compartidas: me gusta rodearme de pocas pero buenas personas, que entienden esta exigencia mía. Otra cosa que dice Piano, y que comparto, es que no siempre puedes hacer algo que guste a todos. Antes que nada, debe estar en la línea de tu personalidad. Y después, si gusta a los otros, mejor. Es un riesgo que hay que tener el coraje de correr.

En el film, pareces fascinado por el esqueleto del edificio que se está construyendo. ¿Te gusta el resultado final?
A veces es más fascinante seguir la evolución de un proyecto que verlo terminado. Me fascinó esa estructura que parecía tan frágil, de una belleza absoluta, y que luego fue recubriéndose y transformándose. Me gusta mucho el resultado final. Piano la considera una obra menor en su trayectoria. Sin embargo, la ha construido con gran atención y entusiasmo. No es una obra mastodóntica pero tiene una dimensión social muy importante.

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también