email print share on facebook share on twitter share on google+

Jean-Stéphane Sauvaire • Director

"Pelea contra los propios demonios"

por 

- Jean-Stéphane Sauvaire habla de su impactante Una oración antes del amanecer, que, después de pasar por el festival de Cannes, llega a los cines franceses

Jean-Stéphane Sauvaire • Director

Estuvimos en París con Jean-Stéphane Sauvaire, un cineasta francés que saca a relucir su creatividad allende las fronteras de su país natal. Después de darse a conocer con Johnny Mad Dog: los niños soldado [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, premiada en la sección Un Certain Regard del festival de Cannes de 2008, volvió a electrizar al público de la Croisette el año pasado con una proyección de medianoche de su segundo largometraje de ficción: Una oración antes del amanecer [+lee también:
tráiler
entrevista: Jean-Stéphane Sauvaire
ficha del filme
]
, protagonizado por el inglés Joe Cole (John Shelby en la serie Peaky Blinders) y estrenado esta semana en los cines franceses por Wild Bunch.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)Digital Production Challenge - DPC II 1 Internal

Cineuropa: Cuando tu productora te hizo descubrir el libro autobiográfico de Billy Moore, ¿te entraron ganas de adaptarlo?
Jean-Stéphane Sauvaire: Había una verdadera mezcla entre la perspectiva de una película de género, de prisión y de boxeo, lo que siempre es interesante de filmar porque son universos hermosos, a lo que hay que sumar el hecho de que estuviera todo fundado en una historia real, lo que abría la posibilidad de confrontar lo real con la ficción, una mezcla de documental y cine de género casi.

¿Qué piensas del boxeo tailandés?
También era interesante porque ha habido pocas películas sobre el boxeo tailandés, excepto los Ong-Bak y otras obras, más espectaculares, de artes marciales. Tiene algo más que el boxeo inglés, que solemos ver en el cine. Son también mundillos que me gustan, físicos, de confrontación, de violencia, de cuerpos mucho más que de diálogos.

¿Por qué quiso contar únicamente con actores no profesionales, a excepción de Joe Cole en el papel principal, y del director de la cárcel?
Me interesa llegar a algo auténtico. Me decía que unos antiguos prisioneros podían aportarme esa experiencia para que la película fuera real y no únicamente la fantasía de un guionista o de un director. Las etapas de la película son al mismo tiempo una reflexión sobre la mentalidad del personaje principal, o sea, Billy en su pelea contra sus propios demonios, y sobre cómo estos demonios se exteriorizan a través de su entorno, esos miembros de bandas tailandesas con sus cuerpos tatuados de pies a cabeza. La mayoría de ellos hicieron entre 10 y 15 años de cárcel. Y los luchadores de la película son también ex prisioneros y también tienen cuerpos diferentes, esculpidos por el entrenamiento. Eso no puede inventarlo un actor. El único que no tenía eso era Billy, Joe Cole, que ha tenido que trabajar en su cuerpo, prepararse por adelantado para el rodaje y entrenarse en boxeo para que su cuerpo se convirtiera un poco en un caparazón, en una armadura, y pudiera enfrentarse a los otros en esa prisión donde lo iban a arrojar, donde iba a tener que sobrevivir en un medio por principio hostil: un lugar cerrado en el que, paradójicamente, acabará encontrándose y encontrando su propia libertad.

Todas tus películas exploran el tema de la violencia. ¿Qué te fascina tanto de este tema?
Me parece una continuidad. Johnny Mad Dog acababa con esos críos abandonados en la posguerra después de haber vivido toda una serie de traumas y haber sido obligados a matar. ¿Cómo gestionarán esa violencia cuando sean adultos? Billy es un poco mayor, recibió los golpes de su padre y se refugió en la droga. ¿Cómo toma consciencia de que debe salir de la droga y la violencia para no suicidarse? Sus tres años en prisión son un trabajo sobre su propia violencia y el boxeo es su terapia. Mi reflexión sobre la violencia tiene que ver con cómo podemos salir de ella desde dentro de ella. La violencia puede entrar en todos nosotros. ¿Cómo la podemos gestionar, tratar de exorcizarla, sobrepasarla, combatirla? De golpe, esto también genera una violencia de supervivencia, una violencia casi real, mientras que el cine tiende a una violencia de diversión. Como en Una oración antes del amanecer, lo que me interesa es intentar comprender esa violencia más real.

¿En qué fase se encuentra justamente tu proyecto Addicted to Violence?
Cuenta la historia de un fotógrafo que hace un trabajo sobre la violencia y que recorre diferentes países (Guatemala, Afganistán, Siria, etc.) tratando de comprender esta violencia, que tanto ve y que poco a poco le va afectando. Trata de sumergirse hasta el fondo de una cierta violencia para comprenderla. He terminado una primera versión del guion; el proyecto está en fase de financiación y, durante ese tiempo, prosigo con mis investigaciones sobre el tema.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también