email print share on facebook share on twitter share on google+

SAN SEBASTIÁN 2017 Competición

Love Me Not: desmoralizando una sociedad moribunda

por 

- SAN SEBASTIÁN 2017: El griego Alexandros Avranas apunta a la muerte de la moralidad en una sociedad decadente arrojada a una crisis tanto financiera como ética

Love Me Not: desmoralizando una sociedad moribunda
Eleni Roussinou en Love Me Not

Alexandros Avranas se presentó a sí mismo con un debut de lo menos convencional: Without (2009) era casi una película pionera en su estética y en lo que luego se conocería como la Greek Weird Wave. Fue, sin embargo, su segundo largometraje, Miss Violence [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Alexandros Avranas
ficha del filme
]
(2013), el que dio fama internacional a Avranas, que logró el premio al mejor director y el de mejor interpretación masculina en su estreno mundial en la Mostra de Venecia. Después de aquello, colaboró con Jim Carrey y Charlotte Gainsbourg en su debut en Estados Unidos, titulado True Crimes [+lee también:
crítica
ficha del filme
]
(2016). El realizador griego regresó después a su tierra natal para llevar a cabo su cuarto largometraje, Love Me Not [+lee también:
tráiler
entrevista: Alexandros Avranas
ficha del filme
]
, programado ahora como parte de la selección oficial del 65º festival internacional de cine de San Sebastián.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Una pareja de clase alta contrata a una joven inmigrante (Célestine Aposporis) para una gestación subrogada. Después de que la joven se mude a su elegante mansión, empiezan a discutir los detalles finales para el contrato. El hombre (Christos Loulis) se muestra bastante abierto a la negociación y está deseoso de estrechar lazos con ella. Por otro lado, la mujer (Eleni Roussinou), que parece que lleva combatiendo contra la depresión desde siempre, mantiene sus distancias, aunque trata de acercarse a la chica. La futura madre biológica ocupa el centro de su atención y la pareja está lista para disfrutar de un interludio veraniego antes de planificar su futuro. La mujer, sin embargo, se larga con el coche a raíz de una pelea inesperada con la chica. Esa misma noche, su marido habrá de identificar su cuerpo quemado hallado entre las ruinas de su coche.

Love Me Not es una película que juega con los géneros y que cubre diferentes temas sin dejar de intentar de presentar la inmoralidad de esta época nuestra de crisis financiera y ética. Empieza, así, como un drama social; después avanza como un thriller, y, por último, acaba con ciertas dosis de terror, todo ello sin perder el hilo de su subtexto principal. Todos los elementos de la pareja subrayan su necesidad de empezar de nuevo, lo que en este caso podría estar representado por un niño. Sin embargo, también necesitan adoptar un cierto estatus de cara a la sociedad en ruinas en que todavía viven. Así, la pareja actuará como un par de reliquias de un pasado viejo y “de renombre”, lo que no evitará que acaben mostrando sus verdadero rostro, despiadado y sin ninguna barrera ética. Las relaciones basadas en intercambios económicos y actos de poder los alimentan. Son una pareja anónima y decadente en una sociedad irreal y materialista.

Para el guion, Avranas ha vuelto a colaborar con Kostas Peroulis, coguionista de Miss Violence, y la pareja artística ofrece nuevamente una historia de lo más controvertida, basada en hechos reales, lo que seguramente provocará una división entre el público. Roussinou, protagonista asimismo del segundo largo de Avranas, ofrece aquí una interpretación estoica y subversiva que encaja perfectamente con los ritmos y los requisitos de la película en cada uno de sus tres actos. Apoyado en la fotografía contradictoria, idílica y optimista de David Pimm, que resalta el pesimismo de los actos que se cuentan, Avranas manipula emocionalmente a sus espectadores y físicamente a sus personajes en un crescendo de explotación psicológica. La mujer y el hombre, arquetipos subliminales de héroes de tragedia, sobreexponen su arrogancia, lo que inevitablemente desembocará en una narrativa mucho más áspera y a una conclusión sádica, con su némesis pasolinesca.

Love Me Not es una coproducción franco-griega de Christos V Konstantakopoulos (Faliro House), Kristina Larsen (Les Films du Lendemain), Alexandros Avranas y Lelia Andronikou junto con Blonde SA y la fundación Onassis. La francesa Elle Driver gestiona sus ventas internacionales.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.