email print share on facebook share on twitter share on google+

PELÍCULAS Bélgica / Países Bajos

Zagros: migrante loco de amor

por 

- Sahim Omar Kalifa traza el contorno de la condición de las mujeres en Kurdistán a través del retrato de un hombre perdido que emigra por amor

Zagros: migrante loco de amor
Feyyaz Duman en Zagros

A través del radical retrato de un hombre perdido, candidato casi involuntario a la emigración, Sahim Omar Kalifa repasa en su primer largometraje, Zagros [+lee también:
tráiler
entrevista: Sahim Omar Kalifa
ficha del filme
]
, la condición de las mujeres en Kurdistán, el peso de las tradiciones y la familia.

Zagros (Feyyaz Duman) es un pastor feliz y satisfecho en las montañas que le dan nombre, en Kurdistán. La naturaleza que lo rodea no deja de deslumbrarlo cada día más, lo mismo que quienes más ama en el mundo: su mujer, Havin (Halima Ilter), y su hija. Los tres llevan una vida campestre y bucólica, pegados a la tierra y a los elementos. Sin embargo, una tormenta se anuncia en las montañas y en el corazón de su mujer. Es la tormenta de la ciudad, que contrasta con las mentalidades excesivamente estrechas del pequeño pueblo en que establecieron su hogar. La libertad de palabra y de comportamiento de las mujeres no encuentra paradero entre las costumbres locales. Havin, Agobiada por el ruido, Havin empieza a sentirse en peligro y trata por todos los medios de escapar de esta comunidad letal. Su hermana, guerrillera, heroína y combatiente feminista, la anima a volar a Bélgica, contra el parecer de Zagros, quien, a pesar de estar enamorado de su mujer y ser consciente de su malestar, no se ve capaz de abandonar las montañas. Un día, no obstante, ya no podrá sobreseer el asunto: su mujer, embarazada, se marcha a escondidas para reunirse con un primo en Bélgica, a la espera de días mejores para su hija, su bebé y ella misma. Enfrentado en el pueblo a la violencia de los sentimientos de sus compañeros y al peso de los rumores, decide, a su pesar, emprender el largo viaje para recuperar a su esposa.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Una vez llegado a Bélgica, las cosas no serán como las había previsto. No solo el país no lo acoge con los brazos abiertos sino que, ignorante como es de los códigos de una sociedad totalmente desconocida, se ve incapaz de reestablecer el diálogo con su esposa, exaltada por la posibilidad de emanciparse; todo ello sin contar con que su familia no cuenta con quedarse allí ni piensa esperar a que su apellido pierda pedigrí. Cuando el padre de Zagros aparece en Bélgica, el enfrentamiento es inevitable, tanto contra su padre como contra su esposa. Como en las tragedias antiguas, Zagros, perseguido por la duda, asolado por el ruido y devorado por los celos, caerá víctima de una ironía dramática que nos sumerge cada vez más en las tinieblas a medida que avanza la narración.

Zagros traza el retrato de un hombre que cede a las alarmas de la sospecha, del ruido y de la tradición familiar a la vez que se muestra alienado por la condición femenina degradada que su linaje lleva siglos perpetuando. Él mismo acabará padeciendo una privación de la libertad, en las mismas circunstancias trágicas que él mismo evocó.

Zagros es una producción de A Private View en coproducción con Man’s Films y Viking Film. El estreno mundial de la cinta tuvo lugar anoche en el festival de Gante. Los cines de Bélgica la acogerán en su cartelera de la mano de Cinéart a partir del 15 de noviembre.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.