email print share on facebook share on twitter share on google+

SHEFFIELD DOC FEST 2018

Crítica: Silvana

por 

- El documental de Mika Gustafson, Olivia Kastebring y Christina Tsiobanelis sobre la feminista y estrella del hip-hop sueca plantea cuestiones sobre sexualidad, identidad de género y herencia cultural

Crítica: Silvana

El lugar prominente de Silvana Imam en el panorama del hip-hop sueco se consolidó en 2014, cuando su disco “Imam” alcanzó el número uno. Una grabación de la rapera escuchando la radio mientras se anunciaba que su canción había llegado a lo más alto de las listas de éxitos establece un comienzo dramático para Silvana [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, que se proyectó en la sección Doc/Rhythm del Sheffield Doc/Fest. El primer largometraje del trío de cineastas Mika Gustafson, Olivia Kastebring y Christina Tsiobanelis sigue la carrera de la rapera a lo largo de los siguientes años e intercala detalles biográficos a través del uso de vídeos caseros de mediados de los años 90, cuando la familia de Silvana se mudó a Suecia desde Lituania. Dado que es la hija de una madre lituana y un padre sirio, la identidad cultural es un tema candente en este documental, al igual que la identidad de género y la sexualidad, ya que las cineastas son testigos de la floreciente relación, y después del romance, entre Silvana y Beatrice Eli, otra estrella del pop.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Las directoras esbozan las diversas caras de la feminista y rapera con rapidez. Una astuta introducción en la que Silvana le explica a un cura que tres directoras quieren filmarla en una iglesia para una película en seguida pone a Silvana en contexto. Se muestra polifacética, escandalosa y segura de sí misma mientras celebra su número uno. Pero tiene otro lado más vulnerable, capturado cuando baila desnuda en el bosque, hablando acerca de sus miedos a ser querida y dándose cuenta de que convertirse en un personaje público no es un camino de rosas. “Es duro que te reconozca la gente cuando estás borracha; nunca antes me había pasado eso, y tengo la paranoia de que nadie me quiere”, se lamenta.

Su situación sentimental dice “sí” cuando conoce a Eli, otra artista, y se convierten en iconos lésbicos. La pareja se convierte en dominio público cuando hablan sobre su amor en las entrevistas, pero donde la película destaca es durante los momentos íntimos en que la pareja habla de su música, la sociedad sueca y la naturaleza de los seguidores. Donde la historia parece apresurada es cuando trata el precio de la fama. Escuchamos una llamada del manager de Silvana, Babak Azarmi, explicando que la rapera va a cancelar una actuación en París y que necesita un descanso de los conciertos. Pero faltan las circunstancias exactas o las imágenes de Silvana de esos momentos, y en su lugar las cineastas incluyen a la artista explicando que ha llegado a odiar las entrevistas y a los periodistas, y declarando que, después del año en que todo explotó, no tenía ni idea de cómo afrontarlo.

La otra relación fundamental es entre Silvana y sus padres. En 2015, visita a su familia en Lituania y reflexiona sobre el hecho de que allí no puede expresar libremente su homosexualidad. Su padre se convierte en una figura más importante dentro de la película cuando la cantante regresa tras un descanso y les pide a sus padres que actúen en sus discos, pero podrían haberle sacado más partido a la relación entre los padres y la ascendencia siria de ella. El documental muestra la alegría de Silvana cuando su padre firma una bandera del orgullo, pero el porqué de la importancia de esto no queda clara y tiene que deducirse. Dicho eso, éste es un excelente retrato de la artista, que trata con temas muy importantes, con energía y un estilo entretenido.

Rise and Shine Films maneja las ventas de esta producción de Mantaray Film. Se ha confiado su distribución en Suecia a TriArt Film.

(Traducción del inglés por Marta Quirós)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.