En cuorpo y alma (2017)
Laissez bronzer les cadavres (2017)
Beauty and the Dogs (2017)
The Square (2017)
Handia (2017)
Valley of Shadows (2017)
Spoor (2017)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

"Hablamos mucho de asimilación, pero nos olvidamos de la diversidad"

email print share on facebook share on twitter share on google+

Barbara Albert • Directora

por 

- TORONTO 2017: Hablamos con la aclamada directora austríaca Barbara Albert sobre su quinto largo, Mademoiselle Paradis San Sebastian 2017 - Competición

Barbara Albert  • Directora

Una de las personalidades más activas y celebradas del cine austríaco, Barbara Albert, participa en la sección Platform del 42º Festival Internacional de Cine de Toronto con su quinto largo, Mademoiselle Paradis [+lee también:
crítica
tráiler
film focus
entrevista: Barbara Albert
ficha del filme
]
. Cineuropa habla con la cineasta sobre sus motivos para narrar la historia real de la protagonista, la evolución de la sociedad desde el siglo XVIII y el interminable conflicto de género.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Qué te interesó de la historia real de Mademoiselle Paradis?
Barbara Albert: En primer lugar, los personajes sólidos y ambivalentes de la pianista y compositora ciega Maria Theresia Paradis y del doctor y curandero Franz Anton Mesmer me inspiraron y fascinaron. Y luego está el hecho de que la historia no solo trata sobre los personajes, sino también sobre el poder y la sociedad, y ante todo sobre el acto de ver y ser visto, ser un sujeto o un objeto; y sobre la relatividad de los sentidos y la verdad.

¿Crees que tu heroína habría sido tratada del mismo modo por la sociedad actual? ¿Ha evolucionado realmente la sociedad desde la época de los Habsburgo?
Afortunadamente, las sociedades del mundo han cambiado en alguna medida desde el siglo XVIII, aunque en algunos aspectos no lo han hecho, sobre todo en lo que respecta al trato que reciben las mujeres. Cuando hablamos sobre la sociedad europea, norteamericana y occidental, hay algunas semejanzas interesantes con el siglo XVIII, sobre todo en la presión a la que se enfrentan las mujeres (y cada vez más, los hombres) en lo que concierne a su vestimenta y comportamiento. Me refiero a influencers de internet que dictan qué aspecto debes tener y cómo debes comportarte para formar parte de la sociedad. Me refiero a la presión que reciben los jóvenes, que quieren adaptarse y encajar a la perfección. También, en lo político, hablamos mucho sobre asimilación y parecemos olvidar la diversidad.

Se percibe un conflicto constante entre los personajes principales, y lo que es más importante, entre lo que representan. ¿Se trata de un conflicto de género, o de algo más profundo?
A mí el conflicto de género me parece algo bastante profundo. Hemos visto que se ha ido intensificando, sobre todo en los últimos años, porque las mujeres han insistido en su derecho a una visibilidad y a un salario igual al de los hombres. En cualquier caso, el conflicto entre los personajes principales es un enfrentamiento interno entre dos personajes extraordinarios, Wunderkinder, que no son comprendidos o aceptados por la sociedad y que sufren porque saben que son especiales y tienen sus propias ambiciones y su envidia.

En tus anteriores películas, la historia siempre estaba ambientada en un entorno contemporáneo; ¿crees que una trama ambientada hace 240 años resulta igualmente contemporánea?
Es una historia universal. Creo que toda película trata de contar una historia universal, aunque tú como guionista y/o director intentes de abordar específicamente el presente o el pasado.

En términos de producción, ¿fue difícil financiar y terminar un drama de época?
Conseguimos financiación de varios fondos y cadenas de televisión de Austria y Alemania, así como del fondo europeo Eurimages. Aunque al final el presupuesto no llegó a lo que hubiéramos necesitado para hacer realidad el guion, decidimos rodar la película, porque creíamos realmente en el potencial del proyecto. Cortamos algunas escenas y días de rodaje, pero creo que el diseñador de producción, el diseñador de vestuario, el maquillador y el director de fotografía hicieron maravillas.

(Traducción del inglés)

Lee también

Boletín

Warsaw
EPI Distribution
LIM

Follow us on

facebook twitter rss