Beauty and the Dogs (2017)
En cuorpo y alma (2017)
Handia (2017)
Valley of Shadows (2017)
Laissez bronzer les cadavres (2017)
I Am Not a Witch (2017)
The Square (2017)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

"Une part d'ombre es un thriller psicológico sobre el beneficio de la duda"

email print share on facebook share on twitter share on google+

Samuel Tilman • Director

por 

- Entrevistamos al belga Samuel Tilman, que presenta en el Festival Internacional de Cine Francófono de Namur su primer largo, Une part d'ombre

Samuel Tilman  • Director
(© FIFF)

Une part d'ombre [+lee también:
crítica
entrevista: Samuel Tilman
ficha del filme
]
cuenta la historia de David, profesor y padre de familia, que se va de vacaciones con sus amigos. Cuando vuelve a casa, se convierte en sospechoso de un asesinato cometido allí. A medida que avanza el film, vemos cómo las sospechas en torno a David se propagan entre sus familiares y personas cercanas. Thriller psicológico coral, esta cinta presentada en el Festival Internacional de Cine Francófono de Namur es el primer largo de Samuel Tilman, cuyo segundo corto, Nuit Blanche, recibió el Magritte a mejor cortometraje; Tilman también es el realizador de Le Dernier Gaulois [+lee también:
entrevista: Samuel Tilman
ficha del filme
]
, una docuficción que se emitió el año pasado en France 2 y que tuvo una buena acogida.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Cómo se te ocurrió esta película?
Samuel Tilman:
La idea inicial surgió a partir de una anécdota anodina. Estaba haciendo footing en un lugar aislado, cuando en una parada de bus me topé con un chico que tenía un extraño parecido conmigo. Me dije que si cometiera un delito, podrían sospechar de mí, ¡y empecé a pensar coartadas por si acaso! Cuando uno escribe una película, primero hay una chispa que crea el deseo de contar una historia y que suele tener un origen anecdótico; pero detrás hay un tema poderoso que sostiene la anécdota. En este caso, quería hacer un film sobre la sospecha y la duda y que se acabara transformando en un thriller psicológico.

Siempre me ha fascinado la cuestión de la sospecha y de la mirada que dirigimos a los otros. Quería contar esta historia: cómo cambia la mirada de los demás cuando se sospecha que alguien ha cometido un asesinato, y cómo reacciona la persona observada. Todo lo que hace es interpretado a su favor o en su contra. Todos somos múltiples, todos escondemos un lado oscuro. A la sospecha de asesinato sigue la investigación, que acabará descubriendo el lado oscuro de David, que finalmente no tendrá nada que ver con el asesinato.  Pero como ha mentido sobre ese aspecto de su vida, podría haber mentido sobre el asesinato, ¿no? 

Las noticias de sucesos me fascinan. Mi hipótesis de escritura era que cuando no tenemos elementos objetivos para juzgar a alguien, siempre hay elementos morales que crearán empatía o no: yo podría haber mentido también, eso también podría haberme pasado a mí... A lo largo de la película, el espectador, en función de la empatía que sienta por el personaje principal, creerá que es culpable o inocente. Al final, también es una película sobre el beneficio de la duda.

¿Sigue siendo un reto hacer una película de género en Bélgica?
El panorama cinematográfico belga es cada vez más variado. Siempre me ha atraído la comedia; ya hice una especie de comedia dramática en mi primer corto, pero no me sentía listo para hacer una comedia en mi primer largo. Me he sentido más cómodo en el género del thriller, pero se trata de un thriller psicológico encarnado, a la altura de los personajes. Es sin duda un estilo más europeo que asiático. Es un género que se ha explotado poco en el cine francófono, especialmente en Bélgica.

Tu film es una película coral. ¿Fue difícil hacer el casting?
Quería un reparto 100 % belga, porque me parece que tenemos a actores treintañeros y cuarentañeros en Bélgica que son formidables. No quería un reparto híbrido franco-belga; eso habría perjudicado el efecto de identificación. Quería hablar de mi mundo, y mi mundo está aquí. Fabrizio Rongione y yo nos conocemos desde nuestros comienzos. Confiamos plenamente el uno en el otro. Necesitaba a alguien que pudiera proyectarse completamente en este personaje, porque el público se iba a hacer una idea de él según lo que vieran. Fabrizio tiene la capacidad de pasar del drama a la ligereza. También quería crear parejas por contraste. Para mí, el mayor reto fue filmar a un grupo de actores, no había vivido esa experiencia en absoluto, tenía que trabajar para crear esa complicidad y luego transmitirla.

La película es belga por su reparto y por la mayor parte de sus localizaciones, pero toda una sección transcurre en las montañas.
Me gusta el lado amenazador de los paisajes montañosos, por muy idílicos que sean. Por eso incluyo planos muy amplios en los que David se siente oprimido por el entorno, así como planos muy cerrados que tratan de introducirnos en su intimidad. Quería establecer un equilibrio entre planos muy cerrados y muy abiertos. Es algo que ya traté de hacer en mi corto Nuit Blanche y que he podido reintentar en este film, integrándolo en la dinámica del thriller.

(Traducción del francés)

Lee también

Boletín

Warsaw
EPI Distribution
LIM

Follow us on

facebook twitter rss