Thelma (2017)
Soleil battant (2017)
A fábrica de nada (2017)
Muchos hijos, un mono y un castillo (2017)
Out (2017)
En cuerpo y alma (2017)
Mal genio (2017)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

“Hacemos películas que se centran en los sentidos”

email print share on facebook share on twitter share on google+

Hélène Cattet & Bruno Forzani • Directores

por 

- Hablamos con Hélène Cattet y Bruno Forzani, que vuelven al FIFF de Namur con su nueva película, Laissez bronzer les cadavres

Hélène Cattet & Bruno Forzani • Directores
(© FIFF)

Después de Amer [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
y L’Etrange Couleur des larmes de ton corps [+lee también:
crítica
tráiler
festival scope
ficha del filme
]
, Hélène Cattet y Bruno Forzani vuelven con una película simple y a la vez sorprendente, que resume a la perfección su cine eminentemente sensorial y los conduce a un nuevo género: el whodunit o, dicho de otra forma, una película de asedio. Mientras desarrollan su nuevo universo cinematográfico, Laissez bronzer les cadavres [+lee también:
crítica
tráiler
film focus
entrevista: Hélène Cattet & Bruno Forz…
ficha del filme
]
les permitirá ampliar su público a teatros y festivales. La película se proyectará en el FIFF de Namur.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Cómo surgió este proyecto? Es bastante atípico comparado con vuestras dos primeras películas.
Hélène Cattet: Hace diez años trabajaba en una librería y descubrí la reedición íntegra de Manchette. Laissez bronzer les cadavres es su primera novela. Inmediatamente le dije a Bruno: “¡Lee esto! ¡Es visual, es cinematográfico, es como si lo hubiéramos hecho nosotros!”.
Bruno Forzani: Al principio no estaba muy convencido pero es cierto que el tratamiento del tiempo y del espacio era muy cinematográfico. Es un estilo de escritura behaviorista, ya que los personajes son descritos por su comportamiento y no por su pasado, un aspecto que encajaba bien con nosotros. Sin embargo, era más lineal en términos narrativos, mientras que nosotros hicimos algo más laberíntico en L’Etrange Couleur. Yo tenía algunas dudas pero cuando empezamos a escribir, todo fluyó de forma simple y rápida. De hecho, estábamos impresionados con el número de secuencias de acción que habíamos escrito. No es algo que se vea mucho en el cine belga y nos preguntábamos si encontraríamos a las personas adecuadas y si tendríamos los medios para grabarlo.  

¿Cómo abordasteis la adaptación, como una apropiación?
B.F.: Hemos sido fieles a la estructura del libro y al diálogo. Sólo hemos añadido nuestro propio universo visual. También nos gusta el cine de los setenta y nos pusieron en bandeja un decorado de spaghetti western de 1971. 

Vuestro universo es muy referencial, una explosión de diferentes elementos.
H.C.: Las películas que admiramos, del giallo al spaghetti western, tienen una iconografía bien definida. Hemos intentado mezclar dichos iconos para redefinirlos mejor.
B.F.: La principal referencia es el libro pero también nos inspiramos en el Nuevo Realismo (Niki de Saint Phalle, Yves Klein, Tinguely) para la escenografía y la puesta en escena de las secuencias de acción. Con personas como Armand, todo está abocado a la destrucción, así que tenía sentido revisitar ese universo. Intentamos encontrar el equilibrio mezclando todos estos elementos. 
H.C.: ¡En realidad, fue muy intuitivo!

¿Creéis que existe un fetichismo real de los cuerpos y las materias?
H.C.: Hacemos películas que se centran en los sentidos. Estábamos recreando algo en 3D para ofrecer un espectáculo completo que incluya inmersión sensorial. Jugamos mucho con el impacto de los sonidos, con las explosiones y el chirrido del cuero. Como grabamos sin sonido, estamos obligados a recrear todo. Estuvimos seis meses trabajando sólo en el sonido.
B.F.: Trabajamos con el sonido de una forma muy precisa para jugar con las texturas. En el libro, la gente peleaba por el oro, no por los billetes, y también había un poco de materia orgánica. Creamos una película hecha de mineral, de oro en la roca, que se transforma en algo más universal y atemporal alejado de la sociedad consumista y de la realidad social. Nos gusta la abstracción.

¿Cómo elegís la música?
H.C.: Seleccionamos fragmentos de películas de los años 70 y tratamos de reutilizarlos en su versión original pero de una forma diferente. Por ejemplo, la música giallo y la música western. Hemos introducido este cambio para construir un universo atemporal. 

¿Qué otros proyectos hay sobre la mesa?
B.F.: Estamos trabajando en la adaptación de un libro americano, una coproducción con Canadá y Japón, que será una película de animación para adultos. Después, tenemos ganas de dirigir la tercera parte de la trilogía que empezó con Amer y L’Etrange Couleur des larmes de ton corps.

(Traducción por Carolina Benítez)

Lee también

Boletín

ArteKino
Les Arcs call
Unwanted_Square_Cineuropa_01

Follow us on

facebook twitter rss