Un minuto de gloria (2016)
One Step Behind the Seraphim (2017)
A fábrica de nada (2017)
Mademoiselle Paradis (2017)
A Ciambra (2017)
On Body and Soul (2017)
The Nile Hilton Incident (2017)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

"El cine debe ser como la cola de un pavo real"

email print share on facebook share on twitter share on google+

Andrzej Zulawski • Director

por 

Andrzej Zulawski • Director

Con la finalidad de hacer conocer, apreciar y promover el potencial de los jóvenes artistas Andrzej Zulawski (L'important c'est d'aimer, Possession, La femme publique, La note bleue)aceptó presidir el jurado de la primera edición del Young Film Festival de Wrocław que se desarrolló del 2 al 4 de junio de 2005 en la capital de Basse-Silésie, en Polonia. Cineuropa entrevistó a este maestro del cine polaco.

El Young Film Festival, cuyo jurado Ud. preside está abierto a los realizadores menores de 40 años. ¿Cómo analiza sus propias películas, las que realizó a esta edad?
Tengo la convicción profunda que, como decía Heracle, „panta rei " - todo pasa, todo evoluciona. Así, ya no puedo ponerme en la piel del joven realizador que rodaba en la realidad polaca, en el tiempo del régimen comunista. Me acuerdo cuáles eran mis objetivos; intentaba realizarlos y creo, al menos en parte, haber conseguido hacerlo. Sin embargo, no existe, entre mis películas, una película precisa que consideraría la más importante. Una película no es una obra tallada en el mármol. Para mi no hay películas canónicas.

Sin embargo, sucede que una película entre en la Historia a pesar suyo o de su realizador.
La película, el cine en general, se somete a un extraño ciclo. Antes adoraba las películas de Bergman. Recientemente invité a una joven al cine, fuimos a verFanny et Alexandre. Al cabo de una hora salimos de la sala. La película me pareció demasiado teatral, aburrida, pretenciosa. Otro ejemplo: Charlie Chaplin. Hubo un tiempo en que sus películas se percibían como demasiado sentimentales. Hoy se vuelve con delicia, con deleite.

Desde La fidélité (realizada en 2000) ya no volvió a rodar. Por el contrario, Ud. escribió y publicó numerosas obras. Por la escritura se privó simultáneamente de un medio de expresión importante que es la imagen y se limitó al verbo. ¿Esta reducción no le pesa?
Efectivamente, publiqué 20 libros que se tradujeron en varias lenguas. Es cierto que ahora querría volver hacia la imagen, hacia la película. Pero durante estos últimos años tenía historias que contar; y, como Ud. lo sabe, no se puede rodarlo todo y - al contrario no se puede escribirlo todo. La literatura y la película se entrecruzan. El texto - el guión - es la base de cada película, al mismo tiempo el libro absorbe cada vez más el lenguaje cinematográfico. La literatura se vuelve cada vez más dinámica, rápida… De ahí su deleite.

El guión de su próxima película ya ha sido escrito?
Sí, pero no quiero hablar demasiado ya que será, quizás, mi última película. Tengo 64 años y creo que es la edad donde es necesario saber decir “suficiente.” La profesión de escenarista no es una profesión para los ancianos.

Después de un período en que giró enFrancia, piensa realizar su nueva película en Polonia. ¿Por qué?
Por varias razones, pero sobre todo porque soy un cineasta polaco.

¿Cómo juzga el cine polaco de hoy?
La cinematografía polaca vive una crisis seria. No se producen ya buenas películas en este país. Los maestros de antaño envejecieron, los jóvenes no saben hacer buen cine, no reciben tampoco buena educación cinematográfica. La cinematografía polaca está en estado de agonía. Mi hijo rueda una película desde hace dos años y no logra terminala. El sistema de financiación prácticamente no existe . Los jóvenes realizadores, abrumados por la conciencia permanente de la falta de dinero, carecen de ambición. Para comenzar, se ven obligados a hacer películas con presupuestos muy bajos.

Pero una película hecha con medios financieros limitados no es inevitablemente una mala película…
Estoy de acuerdo. Se puede hacer una muy buena película en una habitación con dos actores. Veo en todas partes, en países como México o la India, los ejemplos de un muy bueno cine que no cuesta caro. Pero el caso de los jóvenes realizadores polacos es específico. Se encierran para rodar solamente su ambiente, el gris de su diario. Los espectadores no tienen porque ver en la pantalla la realidad que forma parte de su experiencia diaria. El cine debe ser como la cola de un pavo real. Es necesario que haya lugar para todo: comedia, drama, películas para niños, historia íntima, gran espectáculo. Esta diversidad garantiza la vida del cine. Sin ella, como muestra el ejemplo polaco, el cine está en el lecho de muerte.

¿Hay una posibilidad de resucitarlo?
Creo en el potencial de los jóvenes. Es para apoyar sus nuevas iniciativas que acepté presidir el jurado del Young film Festival. Polonia es un país extraño donde incluso sobre los caminos abandonados crecen aún las flores. Y siempre será el caso.

Boletín

Jihlava
San Sebastián Full
Focal Production Value

Follow us on

facebook twitter rss