Loving Vincent (2016)
Beauty and the Dogs (2017)
The Square (2017)
Laissez bronzer les cadavres (2017)
Handia (2017)
Spoor (2017)
En cuorpo y alma (2017)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

PELÍCULAS Reino Unido

email print share on facebook share on twitter share on google+

Skyfall: ¡quién diría que James Bond cumple 50 años!

por 

- Sam Mendes aceptó el reto y da un nuevo impulso a una saga que nació hace medio siglo con Agente 007. Licencia para matar, protagonizada por Sean Connery

Skyfall: ¡quién diría que James Bond cumple 50 años!

Con motivo del 50° aniversario de la llegada a la gran pantalla del agente 007, la publicación francesa Rue89 ha publicado una divertida viñeta de Hervé Baudry: en ella vemos a un James Bond anciano que, sentado en un sillón con las zapatillas de andar por casa y la manta echada sobre las piernas, murmura: "My name is... My name is... Fuck!" [“Mi nombre es… mi nombre es… ¡Mierda!”]. El director de Skyfall [+lee también:
tráiler
making of
ficha del filme
]
, Sam Mendes, ha empleado esta misma técnica en la 23ª aventura del agente secreto. Para mantener con vida el mito y resucitar los viejos estímulos ha desplegado toda la ironía posible en torno al asunto de la senilidad. Durante toda la película protagonizada por Daniel Craig asistimos a una ráfaga de bromas sobre la pensión, la ineluctabilidad del tiempo, la tradición, los cambios de época y de costumbres [“old fox, new tricks”]. El cine es ficción y todos sabemos que perseguir espías pasó de moda hace mucho tiempo (como apunta el malo de turno, Javier Bardem); hoy se combate a distancia contra quienes desestabilizan las multinacionales manipulando sus acciones o quienes tratan de cortar las comunicaciones de todo un país por medio de un satélite. Sin embargo, el Bond que saca del garaje su viejo Aston Martin DB5 y se defiende con un obsoleto rifle de caza no pretende sino afirmar que siempre es mejor salir a tomar algo con los amigos después del cine que hacer comentarios en Facebook desde el propio escritorio. No podemos negarle la razón.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

En Skyfall, el MI6 está bajo amenaza de un ataque de un ciberterrorista. El objetivo resulta ser M, jefe de Bond (séptimo trabajo de Judi Dench en este papel). Con todo, quien muere al principio de la película, tras una persecución por el Grand Bazaar de Estambul, es James Bond. Al menos aparentemente. La acción prosigue en Londres, donde salta por los aires el edificio de M; después en Shangai, antes de concluir en las montañas de Escocia, donde Fleming situó los orígenes de la familia de James Bond y donde se consuma el duelo final. A espaldas de 007 encontramos a la guapa agente Eve (Naomie Harris) mientras que la chica Bond de turno es Bérénice Marlohe, mitad camboyana mitad francesa. La hermosa ex prostituta niña es ahora rehén del antiguo agente del MI6 Silva, que clama venganza. Tras el asesino psicopático Anton Chigurh en No es país para viejos, de los hermanos Coen, Javier Bardem no deja de recibir llamadas para encarnar a un asesino con problemas mentales. En iSkyfall envía al ordenador de M mensajes como “Think on your sins”, piensa en tus pecados, y la llama “madre” desde su celda de cristal, en clara referencia a Hannibal Lecter. No es una coincidencia banal que el director de fotografía de Skyfall sea el inglés Roger Deakins, quien ha partidipado en cinco de las películas de los hermanos Coen, incluida No es país para viejos.

La fotografía es, de hecho, lo mejor de la película. También gracias a Deakins y a la Arri Alexa digital que se ha empleado en el rodaje, el entretenimiento en Skyfall está asegurado. Fue Craig, junto con los productores Michale G. Wilson y Barbara Broccoli, quien preguntó a su amigo Sam Mendes si le interesaría probar con 007. El refinado director, cuyas tablas radican en el mundo del teatro, aceptó manejar este producto 200 millones de dólares y mantener la saga a un alto nivel. Tan solo para rodar la secuencia inicial, de 12 minutos de duración, fueron necesarios tres meses de ensayos y otros dos de rodaje. Nada se dejó al azar: la canción de la película es de Adele, digna heredera de Shirley Bassey, Nancy Sinatra y Madonna. Otra anécdota es que se emplearon 85 copias del traje que Tom Ford diseñó para Bond en la secuencia de apertura.

(Traducción del italiano)

Lee también

EPI Distribution
LIM
 

últimas noticias

 

otras noticias

Boletín

Follow us on

facebook twitter rss