Nico, 1988 (2017)
Muchos hijos, un mono y un castillo (2017)
A fábrica de nada (2017)
Out (2017)
Soleil battant (2017)
Mal genio (2017)
Thelma (2017)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

CANNES 2015 Competición

email print share on facebook share on twitter share on google+

Mi amor: En las entrañas de un amor sadomasoquista

por 

- CANNES 2015: Maïwenn se sumerge en las profundidades de la atracción adictiva y dolorosa y ofrece papeles grandiosos a Vincent Cassel y Emmanuelle Bercot

Mi amor: En las entrañas de un amor sadomasoquista
Emmanuelle Bercot y Vincent Cassel en Mi amor

Con su intenso furor realista impregnado de momentos torrenciales y su tendencia a la exploración de las heridas más violentas de la vida cotidiana, el cine de Maïwenn no deja indiferente a nadie. Con Mi amor [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, presentado en competición en el 68º Festival de Cannes (donde la realizadora había conseguido el premio especial del jurado en 2011 con Polisse [+lee también:
crítica
tráiler
film focus
entrevista: Maïwenn
ficha del filme
]
), la francesa ha dado un paso más al densificar su enfoque (siempre tan eléctrico) mediante una disección candente de los vínculos más íntimos de dos personajes durante diez años de vida “en común”. Un viaje sin concesiones y cargado de bandazos por los rincones más oscuros del deseo, centrado en los amores tóxicos de un manipulador perverso extremadamente seductor y de una mujer en busca de un ideal pero que relaciona inconscientemente los sentimientos con el sufrimiento. Pero aquí el bondage y los golpes no son necesarios para expresar el dolor más intenso, puesto que el dominio se ejerce mediante un juego envenenado exaltado por la cámara, muy libre y sin embargo controlada, de la cineasta.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

“Vamos por la vida deprisa, no miramos hacia atrás y nos caemos. Y a veces, no podemos levantarnos”. Estas palabras de un médico hacen llorar en silencio a Tony (Bercot), que acaba de llegar en silla de ruedas con los ligamentos de la rodilla rotos a un centro de rehabilitación. Pero su cuerpo está aún más herido que su alma. Y sin embargo todo parecía tan idílico diez años atrás, cuando conoció a Giorgio (Cassel), un hombre guapo, activo, refinado, buen conversador, acomodado, con un humor muy fino y amante de los golpes de efecto extraordinarios. A pesar de ser consciente del lado embaucador del personaje, Tony se deja fascinar fácilmente, sobre todo por su profunda inseguridad en sí misma y su incapacidad para defenderse a pesar de las apariencias (es abogada). Pero las sorpresas darán un giro desagradable durante su embarazo (su pareja se ocupa constantemente de una ex con tendencias suicidas, alquila un piso para él solo – “quiero este niño pero no puedo estar las 24 horas contigo” –, y las autoridades embargan los muebles del domicilio conyugal abandonado por el esposo). Ignorando las advertencias de sus allegados, Tony cae en una depresión antes del parto y esto refuerza la influencia psicológica que Giorgio ejerce sobre ella. Éste alterna palabras reconfortantes, de arrepentimiento, juramentos de amor y promesas de cambio, pero prosigue en solitario su desenfreno festivo y juega todas sus cartas de mentiroso (una doble personalidad alimentada por diversas drogas) para hundir a Tony en la dependencia de un amor que le hace mucho daño y que sin embargo desea, un estado próximo al ahogo del que ni el divorcio logra librarla...

Maïwenn dibuja este desgraciado destino de mujer sin renunciar a sus valores y a su búsqueda absolutista de la sinceridad, que se manifiesta mediante largas secuencias donde lo mejor roza a veces el exceso (en especial las escenas colectivas). Con un guión muy riguroso de la realizadora y de Etienne Comar que comprime y dilata el tiempo con habilidad, Mi amor ofrece por fin a Vincent Cassel un papel sutil a la altura de su talento, mientras que Emmanuelle Bercot sacrifica todo su cuerpo y su alma para encarnar a un personaje muy complejo. El dúo permite a la película expresar plenamente su oscura potencia psíquica, a pesar de sus inevitables desproporciones derivadas del enfoque dinámico de la cineasta francesa, más cómoda con el torbellino negro que con la magia blanca reparadora.

Producido por Les Productions du Trésor, Mi amor será distribuido el 22 de octubre en salas francesas de la mano de StudioCanal, que también se encarga de las ventas internacionales.

(Traducción del francés)

Lee también

ArteKino
Unwanted_Square_Cineuropa_01
 

últimas noticias

 

otras noticias

Boletín

Follow us on

facebook twitter rss