Jupiter's Moon (2017)
Silent Night (2017)
Tierra firme (2017)
Meda or the Not So Bright Side of Things (2017)
Euthanizer (2017)
Western (2017)
El fiel (2017)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

TORONTO 2017 Platform

email print share on facebook share on twitter share on google+

Razzia: "I Want to Break Free"

por 

- TORONTO 2017: Nabil Ayouch firma un fascinante mosaico, una cinta impactante sobre los sueños, los problemas y las luchas cotidianas en Marruecos

Razzia: "I Want to Break Free"
Abdelilah Rachid en Razzia

"Felices aquellos que pueden actuar según sus deseos". Este proverbio bereber que abre Razzia [+lee también:
tráiler
film focus
entrevista: Nabil Ayouch
ficha del filme
]
, de Nabil Ayouch (sensación de Cannes con sus dos anteriores trabajos, Los caballos de Dios [+lee también:
crítica
tráiler
film focus
entrevista: Nabil Ayouch
ficha del filme
]
y Much Loved [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
), estrenada mundialmente en la competición Platform del 42º Festival de Toronto, podría resumir a la perfección las intenciones de un cineasta dotado de una gran sensibilidad por lo humano y que en esta ocasión firma una obra muy ambiciosa por su amplitud de miras y su fuerza expresiva. Una audacia formal que entrelaza cinco relatos y dos épocas y que entra en perfecta resonancia con la audacia de su tema, pues el realizador franco-marroquí aborda el carácter desconcertante y potencialmente explosivo de la frustración ante la dificultad de vivir la propia diferencia en Marruecos a pesar de una voluntad firme.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Comenzando en 1982 en el espléndido paisaje de la cordillera del Atlas, en un pequeño pueblo donde el querido maestro Abdallah (Amine Ennaji) debe acatar las directrices estatales y dejar de enseñar en bereber, la única lengua que comprenden sus alumnos, antes de abandonar, completamente derrotado, la región y el idilio que había entablado con una valiente viuda, Yto (Nezha Tebbaï), Razzia salta a continuación a Casablanca en el año 2015. Allí, la bella Salima (Maryam Touzani, que coescribió el guion junto con el director), con un vestido bastante corto y con la cabellera al viento, se baña en el mar tras atravesar una manifestación contra la reforma de la ley de la herencia en la que ondeaban pancartas con consignas como "Charia rules" o "los hombres y las mujeres no son iguales". Así queda establecido un decorado cotidiano, con sus profundas contradicciones. Porque aunque Salima es una mujer en apariencia libre, con un marido que parece moverse en una modernidad marcada por los privilegios económicos, ella se plantea la cuestión de abortar, y pide consejo a Yto (esta vez interpretada por Saâdia Ladib), a cuya casa va a bailar y a quien encontramos junto a su hijo Elyas. Este último (Abdellah Didane) trabaja como camarero en el bar de Joe (Arieh Worhalter), un judío que finge llevar una vida apacible, mecida por los recuerdos del mito del film Casablanca, de Michael Curtiz, pero cuya existencia va limitándose progresivamente, sobre todo en el terreno del amor, a causa de la barrera de las religiones. En cuanto a Hakim (Abdelilah Rachid), su familia y su barrio popular de la Medina ponen trabas a su sueño de triunfar en la música a lo Freddie Mercury; del mismo modo, la vida de niña rica que lleva la adolescente Inès (Dounia Binebine) enmascara una profunda soledad ante las incertidumbres de la transformación en mujer adulta, en un entorno en el que los desnudos televisivos chocan con el peso de las tradiciones del país. Todas estas fricciones psicológicas individuales alimentan un clima latente de alta tensión, y las revueltas urbanas comienzan a estallar en plena noche...

Fascinante rompecabezas fílmico y poderoso acto "político", Razzia teje sus hilos intensamente, y Nabil Ayouch tiene un don para desvelar las emociones mediante la simple observación de los rostros. La mirada a un tiempo afectuosa y afilada que dirige al Marruecos contemporáneo y al tumulto de Casablanca es tanto una llamada a un despertar positivo, a la perseverancia y al renacimiento, como una advertencia sobre los peligros que implica la profundización de los conflictos y las contradicciones.

Producida por Bruno Nahon para la compañía parisina Unité de Production y coproducida por Bélgica (Artémis Productions) y Marruecos, Razzia se estrenará en Francia el 17 de enero de 2018 de la mano de Ad Vitam; las ventas internacionales están a cargo de Playtime (anteriormente Films Distribution).

(Traducción del francés)

Lee también

Roma_Lazio_FC
Unwanted_Square_Cineuropa_01
 

últimas noticias

 

otras noticias

Boletín

Follow us on

facebook twitter rss