email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Henrik Bo Nielsen • Director ejecutivo del Danish Film Institute

Es bueno hablar sobre qué no funciona y qué hay que arreglar

por 

Henrik Bo Nielsen  • Director ejecutivo del Danish Film Institute

En enero, el Danish Film Institute (DFI) presentó al gobierno danés la propuesta “Set Film Free”, cuyo objetivo es delinear el marco de trabajo en el cual se desarrollará el Acuerdo Cinematográfico para el periodo 2011-2014. El director ejecutivo del instituto cinematográfico, Henrik Bo Nielsen, comentó algunas de sus claves para Cineuropa.

Cineuropa: El cine danés goza de buena salud en el extranjero y en el circuito de festivales, pero la cuota de mercado dentro de sus fronteras se derrumbó en 2009. ¿A qué se debe este contraste?
Henrik Bo Nielsen: Una cuota del 17% y tan sólo 2,4 millones de espectadores es algo a lo que no estamos acostumbrados en Dinamarca y refleja un problema tanto artístico como de público. A pesar de todo, tenemos cineastas capaces de hacer grandes películas y, con siete producciones en la Sección Oficial de la Berlinale y un premio Oscar (The New Tenants, mejor cortometraje de acción real), estamos mejor que muchos otros países. Por ello es bueno hablar sobre qué no funciona y qué hay que arreglar mientras las cosas van bien. Lo que más me preocupa ahora mismo es dar lugar al marco adecuado para que las cosas sigan bien para el cine danés.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Cuáles son los principales problemas del sector?
En estos momentos el cine danés tiene tres problemas principales: una regulación excesivamente rígida del instituto cinematográfico, la excesiva influencia de las televisiones y los presupuestos demasiado bajos. No se trata sólo de nuestra explicación, sino una percepción común de nuestros retos que comparte casi toda la industria. En enero, hemos presentado como DFI nuestra propuesta para afrontar estos retos. La próxima primvera tendrá lugar en nuevo Acuerdo de Medios que regulará la influencia de la televisión en el cine. Luego, después de las vacaciones estivas, se aprobará el Acuerdo Cinematográfico al completo.

En cuanto a los presupuestos excesivamente bajos, ¿cuáles son vuestras propuestas para mejorar esta situación?
El cine danés ha sufrido por dos razones: la caída de la financiación pública por proyecto y los cambios estructurales comunes al resto de Europa, como el desplome de las ventas de DVD, la televisión de pago o la piratería. Existen distintos modos de mejorar la situación, como conseguir una mayor financiación pública (aunque no parece probable teniendo en cuenta la situación económica) o hacer películas más baratas. De hecho, en los últimos dos años hemos visto como la presupuesto medio ha disminuido de algo más de veinte millones de coronas danesas [al cambio, aproximadamente 2,68 millones de euros] a un poco menos de esa cifra.

Si se combina la excesiva regulación con la influencia de la televisión y la situación financiera, todo apunta a la misma dirección. Existe menos espacio para las ideas y el libre desarrollo de cine y, al final, los proyectos terminan por parecerse los unos a los otros.

¿Por cuál razón el público danés ha dado la espalda a su cine?
La gran preocupación de los productores consiste en saber hasta qué punto pueden arriesgarse sin comprometer la financiación de la película. Para nosotros, se trata de crear un espacio en el cual las ideas puedan circular libremente durante más tiempo antes de ajustarse a un canon preciso. Decimos a la industria: “Gastad más tiempo y dinero en el desarrollo. Nosotros haremos lo mismo e intentaremos encontrar un modo para financiar mejor las películas de modo que se produzca un superávit”.

¿Puedes explicarnos tu idea de crear un departamento dentro del DFI especializado en la coproducción y la cofinanciación internacional?
Varios productores jóvenes quieren acercarse al mercado internacional, pero no saben cómo hacerlo. En el DFI creemos que el asesoramiento que damos a los productores sobre esto no es lo suficientemente bueno. Con un nuevo departamento dedicado a la cofinanciación y la coproducción internacional, podríamos emplear nuestro conocimiento de un modo más articulado y aconsejar mejor a los productores. Necesitamos potenciar la coordinación a lo largo de toda la vida de una película, de manera que puedan entrar por una puerta con su proyecto”.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy