email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Constantin Popescu • Director

«Sabía que era un reto complicado»

por 

Constantin Popescu • Director

Portrait of the Fighter as a Young Man [+lee también:
crítica
ficha del filme
]
, de Constantin Popescu, se ha presentado recientemente en concurso en el festival internacional de cine de Bratislava, donde el director mantuvo un encuentro con Cineuropa.org. Esta película sobre la guerrilla anticomunista en Rumanía tuvo su preestreno mundial en la sección Forum de la Berlinale, el pasado mes de febrero.

Cineuropa: ¿Qué le llevó a interesarse por la resistencia contra el comunismo en Rumanía?
Constantin Popescu: En 2004, mi productor me habló de un libro [de memorias de antiguos guerrilleros] que acababa de leer. Más tarde, conocí al vicepresidente de la asociación de antiguos presos políticos de Rumanía. Al principio no quise hacer la película porque no sabía casi nada del tema; pero tras leer las memorias cambié de parecer. Hice uso de algunas historias relatadas en el libro, pero la mayoría provienen de los archivos de la Securitate.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Trabajé durante dos años [en el guión]. Uno de los años ni siquiera salí de casa: solo leía y tomaba apuntes. El guión estuvo listo en noviembre de 2007. Luego empecé la preproducción y las pruebas de casting. Empezamos a rodar el 15 de mayo de 2008.

¿Dónde filmaron la película?
Rodamos en los lugares mencionados en las memorias y en los archivos siempre que nos fue posible. Algunos pueblos ya no existen, así que en esos casos tuvimos que buscar otros lugares. Filmamos en el centro de Rumanía, en una zona montañosa llamada Făgăraş, así como en los alrededores de Bucarest y cerca de dos ciudades del centro del país: Braşov y Sibiu.

¿Cómo financiaron la producción?
La financiación provino del Romanian National Film Center y de Filmex, la productora que administramos mi padre y yo. Más tarde dispusimos de las contribuciones de HBO Romania, Abis Studio –donde hicimos la postproducción– y de McCann Erickson Romania.

¿Cuántos guerrilleros hubo, según los datos históricos?
Los archivos que estudié hablan de 110.000 personas que tomaron parte en el movimiento guerrillero, dando lugar a unos 1.600 grupos de militantes. La gente de los pueblos los ayudó mucho, por lo que al ser detenidos los consideraban parte del movimiento. Según mis cálculos, un cuarto de millón es la cantidad correcta.

Algunas partes de su película están en blanco y negro y se deduce que se trata de fragmentos de película en 8 mm que los propios guerrilleros grabaron de sí mismos. ¿Existe de verdad esa película?
Los guerrilleros se hicieron muchas fotos y publicaron algunas. Traté de hallar el mayor número de ellas posible. Un antiguo agente de la Securitate, un caballero muy mayor, me dijo que solo un rollo de esa película se conservaba, pero no pude dar con él. Dejémoslo, pues, en que se trata de una licencia creativa.

¿Cómo se ha recibido la película hasta ahora?
Sabía que era un reto complicado. El público de Berlín la recibió bien, y tampoco estuvo mal la crítica alemana, pero algunos críticos estadounidenses la destrozaron. Algunas cosas que decían eran ciertas, pero creo que no entendieron lo que yo pretendía hacer. A nivel técnico, concuerdo con casi todo lo que escribieron; no así en cuanto al significado. Sé que es una película difícil para que el público occidental la entienda y la aprecie. Para nosotros, en Rumanía, espero que signifique mucho.

¿Y el público en Rumanía?
Solo he tenido dos proyecciones en mi país. Una ganó en el 6° festival internacional de cine de Bucarest del pasado abril el premio del público y el galardón a la mejor fotografía. La otra proyección tuvo lugar durante el 10° festival internacional de cine de Transilvania, en Cluj. Voodoo Films, la distribuidora de Mobra Films, propiedad de Cristian Mungiu, la estrenará en siete u ocho ciudades el 19 de noviembre.

¿Qué proyectos futuros está usted desarrollando?
Elisabeta Rizea será un retrato histórico de una mujer encarcelada durante 12 años por ayudar a los guerrilleros. Me gustaría empezar a rodarla el año que viene, probablemente en invierno. Luego querría hacer una tercera entrega sobre los hermanos Arnăuţoiu, otro grupo de guerrilleros. Este tema, no obstante, es más delicado y problemático. Primero me gustaría mantener un encuentro con la hija de Toma Arnăuţoiu y Maria Plop, que aún vive en la actualidad, en Londres. Tendría que hablar con ella antes de hacer la película y recibir su aprobación: sería lo más apropiado.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy