email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Lucas Belvaux • Director

Un autor de tres películas

por 

- El director belga ha presentado en el Festival de Cine Negro La trilogie. Un proyecto cinematográfico ambicioso que sigue tres estilos de género distintos: comedia, género negro y melodrama

Lucas Belvaux • Director

El director belga Lucas Belvaux ha presentado en el Festival de Cine Negro de Courmayeur su último trabajo: La Trilogie, un proyecto cinematográfico muy ambicioso. Se trata de tres películas diferentes realizadas en tres géneros cinematográficos distintos: una comedia, un thriller y un melodrama. Cada película se conecta con la otra en la medida en que las tres están rodadas en el mismo contexto de tiempo, pero pueden verse como historias independientes que narran por turnos las vicisitudes de dos personajes teniendo como fondo las historias de los demás.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Cómo nace La trilogie?
“Hace diez años que pensaba en este proyecto. Me atraía, sobre todo, la idea de cambiar continuamente el punto de vista de la cámara: un personaje podía convertirse en el protagonista principal y enseguida en un comparsa. Además, me daba la posibilidad de expresarme en una sola película en tres géneros cinematográficos distintos. Cuando terminé de escribir mi segunda película, Pour rire!, tenía que ocuparme de encontrar los fondos para rodarla, y como pensé que tardaría en obtener la financiación necesaria me puse a escribir el guión de La Trilogie. Día tras días veía como el proyecto crecía cada vez más. Aún no sabía si rodaría la película de verdad algún día. No importa, me decía, y seguía con el trabajo. Llegó un momento en que recibí la financiación para mi segunda película y dejé de trabajar en La Trilogie, aunque después retomé la escritura con incluso mayor decisión. En cuanto a la financiación, encontré de inmediato a un productor que se interesara por el guión. Y tampoco tuve problemas para convencer a los actores de las bondades del proyecto. El verdadero obstáculo fue buscar a un inversor que pusiera el dinero para rodar la película. Por lo general las personas que ponen el dinero conocen menos el cine y piensan primero en los beneficios y luego en las posibles pérdidas. En pocas palabras, hay que tratar con gente que no quiere arriesgar y a quien no le interesan los contenidos ni el estilo. En mi caso estaba presentando un proyecto muy original, que los no cineastas veían como muy arriesgado. Los inversores a los que me dirigía se preguntaban, por ejemplo, qué pasaría con los demás episodios si el primero no tenía éxito. Yo les contestaba que hacer tres películas al mismo tiempo usando la misma escenografía y los mismos actores costaba menos que hacer una sola película muy larga. Que era como poner el dinero para una gran producción y luego encontrarse con tres películas hechas. Si una no tiene éxito, con las otras dos se podrá recuperar el dinero”.

No cabe duda de que el montaje es una parte importante en La Trilogie
“He hecho las tres películas siguiendo estilos cinematográficos distintos: comedia, género negro y melodrama. Mientras rodaba las escenas tenía ya en la mente las conexiones entre los distintos planos. De todas maneras, cuando llegué a la fase de montaje contraté a tres personas diferentes para que lo hicieran. En primer lugar porque si hubiera tenido a un solo montador todavía no habría terminado y en segundo lugar porque necesitaba tres miradas distintas. Yo había escrito el guión, era el director y también había hecho de actor. Por lo que necesitaba un punto de vista desde el exterior. Creo que el montaje es la parte más importante en la realización de una película. No se trata solamente de cortar y pegar. El montador es un verdadero narrador que toma decisiones importantes también sobre la música y, en general, el sonido. Para mí, el montaje es un misterio que cada vez se revela. Es el trazo peculiar del cine que ningún otro arte tiene”.

Has nacido en Bélgica pero has trabajado mucho en Francia. La Trilogie es una coproducción franco-belga. ¿Cómo te sientes, belga o francés?
“Yo nací y crecí en Bélgica, mi familia vive todavía ahí. Mi país de origen es pequeño y además está dividido en dos partes con dos idiomas distintos. En cuanto al público del cine, es reducido y por lo general se interesa por el cine francés. Esto hizo que desde el principio me interesara por Francia. Lo cual no quiere decir que no tenga esa tradición típicamente surrealista belga. Digamos que soy un cineasta francés que no ha traicionado sus orígenes. En Bélgica los directores, unos diez en total, se ven obligados a obtener reconocimiento internacional porque hay pocos medios económicos a su disposición. Sin embargo, pude hacer La Trilogie porque era una coproducción belga. Y tengo que decir que es bonito pensar que este pequeño país dividido en dos pueda ayudar a una de las cinematografías más ricas del mundo a producir una película. Estoy orgulloso de todo eso”.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy