email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Andrew G. Vajna • Presidente de la Hungarian Film Commission

"Gozamos de buena salud y estamos listos para la acción"

por 

- Andrew G. Vajna fue el hombre elegido el pasado mes de enero para reestructurar el sistema de ayudas al cine húngaro: una decisión preocupó a los cineastas locales

Andrew G. Vajna • Presidente de la Hungarian Film Commission

Cineuropa entrevistó a la mayor personalidad de una industria cinematográfica húngara que ha atravesado serios problemas financieros durante estos dos últimos años. Andrew G. Vajna, productor en los Estados Unidos desde hace 30 años (en su currículum figuran la trilogía de Rambo, Terminator 3 y 4, Desafío total, El corazón del ángel o Nixon) con esporádicos trabajos en su país natal (Hijos de la gloria [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
), fue el encargado el pasado mes de enero de comenzar la reestructuración del sistema de ayudas públicas al cine. Este nombramiento causó inquietud entre los directores de Hungría (leer más). Toda vez que el Parlamento ha aprobado el nuevo programa (leer más), Andrew G. Vajna detalla para Cineuropa su estrategia para la reconquista.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa : La producción cinematográfica en Hungría camina a un ritmo muy lento desde hace dos años. ¿La reciente creación del National Film Fund reactivará este sector?
Andrew G. Vajna: Hemos avanzado mucho en diez meses. Trabajamos en un nuevo método de ayudas a la producción que creo que será muy eficaz y aseguramos una financiación independiente para el Fondo para el cine que provendrá directamente de una parte de los ingresos de la Lotería, lo que evita acudir a los presupuesto del Estado. Con 13,3 millones de euros en 2012, financiaremos entre ocho y diez películas, incluidas las coproducciones. Nuestro sistema se inspira en el modelo británico que permitió producir, sin duda alguna, las mejores películas que se han visto en Europa. A ver si tomando prestadas algunas de sus ideas obtenemos buenos resultados.

¿Resolvió los problemas financieros heredados de la Motion Picture Public Foundation oh Hungary (MMKA), que usted mismo cerró el verano pasado?
Hemos progresado en los problemas de deudas con los bancos y estamos haciendo lo mismo con las productoras, lo cual es un poco más difícil porque no siempre reconocen la validez de los contratos que firmaron. De todas formas, lo importante es que ahora disponemos de un nuevo marco. Los profesionales nos presentan sus guiones e intercambiamos ideas con ellos: gozamos de buena salud y estamos listos para la acción. Actualmente contamos con 70 guiones en fase de estudio. Por el momento solamente decidimos en relación a la fase de desarrollo, pero el año que viene, una parte de estos proyectos debería entrar en el proceso de producción.

¿Por qué el National Film Fund operará también como agencia de ventas internacionales?
Es una posibilidad que se ofrece a las productoras que no tienen contactos en el extranjero: el National Film Fund podrá mantener contactos con festivales y distribuidoras para ayudarles. Queremos estar seguros de que las películas que vamos a respaldar tengan una buena visibilidad, que interesen a los festivales hasta el punto de tener verdaderas posibilidades de difusión. También queremos que de esta manera las películas con fines comerciales tengan una visibilidad en Hungría y se vendan asimismo en el extranjero.

El National Film Fund reclamaría el final cut para algunas de las películas que ha apoyado. ¿De qué se trata exactamente?
Las ayudas para la producción podrán ascender hasta los 150 millones de florines por película (cerca de medio millón de euros). Este dinero se concede sin condiciones: nosotros aprobamos el guión, ellos hacen la película y solo supervisaremos con precisión los gastos de producción para asegurarnos de que el dinero otorgado repercute en lo que vemos en la pantalla. En cambio, si se nos pide una ayuda superior a 150 millones, nos convertiremos en coproductores de la película; y como coproductores, tendremos entonces los mismos derechos que cualquier coproductor e insistiremos en poder participar en el proceso de realización de la película.

Varios directores húngaros, en particular Béla Tarr, temen que las ayudas públicos ya no apoyen las películas de autor; el temor crece más aún por el perfil que tiene usted, que es productor. ¿Qué opina al respecto?
Es un miedo ridículo. El comité que va a determinar las películas que obtienen las ayudas está compuesto por cinco personas, todas húngaras, que tienen el poder de decisión autónomo. Yo solo soy una de las cinco voces presentes. Los otros cuatro miembros del comité han trabajado en el pasado tanto con obras de arte y ensayo como con películas comerciales. Creo que este grupo será capaz de decidir cuál es el mejor repertorio de películas para recibir las ayudas del National Film Fund.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.