email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Marion Hänsel • Directora

"El film cuenta un doble viaje"

por 

- Entrevista con la directora belga Marion Hänsel, que habla sobre su nueva película, Río arriba, protagonizada por Olivier Gourmet y Sergi López

Marion Hänsel • Directora
(© Cinergie)

Cinergie.be entrevistó a la directora belga Marion Hänsel durante el rodaje de su nueva película, Río arriba [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Marion Hänsel
ficha de la película
]
(En amont du fleuve), que se estrena en los cines belgas de la mano de Cinéart.

Cinergie: La mayoría de tus películas son adaptaciones de libros que te han gustado y que te han sugerido inmediatamente imágenes, ambientaciones y personajes. El encuentro con Huber Mingarelli ha dado lugar a una colaboración más estrecha, la coescritura del guión. ¿Puedes hablarnos de ese encuentro?
Marion Hänsel:
No tenía ganas de escribir otro guión original inmediatamente después de la última película (La Tendresse [+lee también:
tráiler
entrevista: Marion Hänsel
ficha de la película
]
). Le pregunté a Hubert si le apetecía coescribir conmigo un guión sobre un tema que le propuse: tres hombres de cincuenta años con un carácter taciturno tratan de encontrarse y conocerse. Todo eso se parece a los personajes de los que Hubert habla en varias de sus novelas. También me interesaba la ausencia de mujeres, de madres, en su universo.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
series serie

Trabajamos juntos en la ausencia del padre. Sobre todo, reflexionamos sobre el anhelo de uno de los hermanastros, el que no había conocido al padre, que no sabía ni su nombre porque su madre no se lo había dicho. Luego, tras la muerte del padre, descubre que tiene un hermanastro y lo conoce.

El film cuenta un doble viaje. Es un viaje por la búsqueda psicológica, psicoanalítica, de este niño que ha sufrido toda su vida, hasta alcanzar los cincuenta años, por la ausencia del padre, y, al mismo tiempo, es el viaje físico de estos dos hermanastros que remontan el cauce de un río hasta el lugar donde, según han descubierto, la vida del padre llegó a su fin, una muerte que podría haber sido un suicidio o un asesinato.

Al igual que en otras de tus películas, esta es una historia a puerta cerrada en la que los personajes se confrontan el uno con el otro, en la aridez de las montañas por las que fluye el río.
La naturaleza puede ser inquietante por esa sensación de que uno está verdaderamente lejos, aislado y solo. Se trata de un paisaje montañoso. El pequeño barco apenas logra, con gran dificultad, detenerse en la orilla del río. La naturaleza puede añadir una presión, una tensión, una angustia a lo largo de la subida por el río.

Este carácter cerrado del marco narrativo dota el film de una intimidad y una emoción particulares cuando los dos hermanastros, encerrados en la minúscula cabina del barco, hablan antes de dormir.
Los he filmado casi siempre en la penumbra. Las preguntas y las respuestas son intercambiadas sin que podamos ver sus miradas. Oímos sus voces, tenues, casi como susurros. 

La película nos va revelando progresivamente las personalidades de los hermanastros, más a través de sus gestos y reacciones que a través de sus palabras, pues se muestran poco dispuestos a contar sus vidas respectivas.
Los dos hermanastros hablan poco. Hay uno de ellos que hace preguntas, con cautela y timidez, al otro, casi todas en relación al padre. Y el otro nunca responde con locuacidad, sino con frases cortas, dejando claro que no tiene ganas de hablar sobre el padre. Se mantiene terriblemente elíptico en sus respuestas. 

Poco a poco, entendemos que uno dirige una empresa de camiones. Es un chico que se ha hecho a sí mismo y que ha logrado convertirse en su propio jefe. Pero también comprendemos que el orgullo que siente por su éxito se ha derrumbado porque su único deseo era conocer a su padre un día y poder decirle: "Esto es lo que he hecho con mi vida". Y eso ya no es posible.
El otro hermanastro, que escribe novelas, siente quizás la misma carencia, pero de una manera diferente, porque ha conocido al padre. Pero también dice: "Nuestro padre nunca leyó mis novelas, y puede que ni siquiera supiera que yo escribía novelas". Los dos tienen una falta de reconocimiento. Y creo que esto es algo universal. El film trata sobre eso.

¿Cómo elegiste a los actores?
Desde que el comienzo de mi colaboración con Hubert Mingarelli, le dije que quería escribir una historia para tres actores que ya había elegido y que sabía que estaban de acuerdo: Olivier Gourmet, Sergi López y John Linch. La escritura ha sido hecha verdaderamente a medida.

Lee la entrevista completa en francés en este enlace

En colaboración con

 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy