email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Jorunn Myklebust Syversen • Directora

“Quiero hacer creer al espectador que comparte un secreto conmigo”

por 

- Cineuropa habla con la cineasta noruega Jorunn Myklebust Syversen, cuyo primer largo, The Tree Feller, se estrena el 7 de abril en las salas de su país

Jorunn Myklebust Syversen • Directora

Un hombre tala árboles en un bosque. No es leñador. Esa es la premisa de The Tree Feller [+lee también:
tráiler
entrevista: Jorunn Myklebust Syversen
ficha del filme
]
, primer largometraje (que Mer Filmdistribusjon estrena en Noruega el 7 de abril) de Jorunn Myklebust Syversen, realizadora noruega conocida por sus diversas contribuciones al videoarte. Cineuropa ha hablado con la cineasta en Oslo, cerca de Brikelunden, un parque que da aires de provincia al barrio de Grünerløkka.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Qué te motivó a hacer esta película?
Jorunn Myklebust Syversen: Me apasiona dirigir a actores. Ver a los intérpretes dar vida a los personajes es fascinante, mientras que, en mis creaciones artísticas, los actores no son más que representaciones. Animada por Maria Ekerhovd, productora en Mer Film, poco a poco fui ampliando mi proyecto inicial, que había concebido como corto. Pensé muy pronto en Anders Baasmo Christiansen para el papel principal. Además de Benjamin Helstad, él es el único actor profesional de la película, y, como quería que todo quedara simple y natural, los actores han conservado su nombre. Cuando ensayamos en la región de Hallingdal, durante el día investigaba los alrededores, hablaba con los lugareños, y por la noche, en el chalé en que se ambienta parte de la acción, trabajaba en el guion.

Y el resultado de ese proceso de escritura fue...
Una historia que puede prestarse a diferentes interpretaciones. Juego con los símbolos y los códigos culturales, pero no me dirijo principalmente al intelecto. Propongo indicios, sugiero pistas, pero no doy explicaciones. Quiero hacer creer al espectador que comparte un secreto conmigo. Quiero que lo que le parezca inquietante sea percibido de un modo emocional, casi físico. A Anders no le di un guion tradicional, sino una treintena de páginas con, sobre todo, indicaciones precisas, descripciones muy detalladas. No usamos dobles: Anders fue aconsejado por un guarda forestal, pero él tala realmente los árboles.

Háblanos de Anders, el personaje.
Ha vuelto al campo tras estudiar una carrera, pero no sabe ocuparse de la granja que ha heredado de sus padres. Tiene una relación distante con las realidades campestres. Su conocimiento de la naturaleza es superficial, mientras que Bjarne tiene una relación práctica, pragmática con la naturaleza, y trata de ayudarle. 

Dos perspectivas muy diferentes.
Efectivamente. Yo dejaba que Bjarne se expresara libremente, sin poner trabas a su humor cáustico. Le seguimos en su lógica, podemos comprender su enfado ante el comportamiento de Anders, porque lo que ve es un despilfarro. Bjarne pertenece a otra generación. Los jóvenes de hoy tienen una relación romántica con la naturaleza. Antes, la vida era dura, había que trabajar la tierra para alimentarse, para vivir. Creo que no darle guion a Bjarne le ayudó a ser espontáneo, a conservar su vehemencia y su franqueza, a no sentir empatía por Anders.

Háblame de la fase de rodaje.
Fueron diez días en un ambiente caluroso con un equipo motivado. Este equipo estaba formado, entre otras personas, por Marte Vold, directora de fotografía con la que trabajo desde 2009. También por los expertos en sonido Tormod Ringnes y Svein-Ketil Bjøntegård, que tan bien saben enriquecer las imágenes. La música la compuso en gran parte Jan Erik Mikalsen, y Andreas Mjøs a veces sugiere el estado de ánimo de Anders y le situa socialmente. Otras veces, cumple la función de sorprender al público, truncar sus expectativas, estableciendo así una dinámica. Después del rodaje, hice un esbozo de montaje, y, cuando cerramos la financiación, recurrí a la eficaz ayuda del montador Christian Siebenhertz.

¿Cómo es tu visión de las cosas? ¿En blanco y negro, quizás?
No, veo sin contrastes violentos. Los personajes encuentran su equilibrio en los matices de su carácter, sus imperfecciones, sus variaciones de humor. Creo que la necesidad de dar un sentido a la vida puede cambiar la relación con los demás y crear un desequilibrio en las relaciones. Tenemos tendencia a querer imponer nuestras convicciones, a estigmatizar lo que percibimos como diferente a nosotros mismos. Me interesa lo que ignoramos, lo que despreciamos, lo que nos negamos a comprender. Mi enfoque es humanista y espero que sea de interés general. En cualquier caso, le he enseñado la película a mi familia. Tenía mucho miedo de decepcionarlos, de que se sintieran explotados, traicionados, pero reaccionaron de un modo muy positivo. ¡Fue un verdadero alivio!

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también