email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Václav Kadrnka • Cineasta

“Trabaja primero, piensa después”

por 

- Cineuropa ha hablado con el guionista, director y productor checo Václav Kadrnka sobre su próxima película, que cierra una trilogía libre y fue anunciada en el Czech Film Springboard

Václav Kadrnka  • Cineasta

El director checo Václav Kadrnka estudió teatro en Reino Unido antes de volver a la República Checa para estudiar en FAMU. Filmó varias películas como estudiante, que recorrieron el circuito de festivales, y terminó su primer largometraje, aclamado por la crítica, Eighty Letters, en 2011. Con su segunda película terminada y pendiente de estreno, el director se reunió con Cineuropa en el Czech Film Springboard, donde reveló cuál será su siguiente proyecto, Saving One Who Was Dead (leer informe), que cerrará la trilogía. Aparte de hablar de sus planes para este tercer filme, también habló sobre las diferentes maneras de financiar una película. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: Te diste a conocer en 2011 con tu ópera prima, Eighty Letters, una película autobiográfica independiente. ¿Cómo ocurrió esto?
Václav Kadrnka: Quería hacer una película personal basada en recuerdos y un punto de vista subjetivo, en el que el tema central fuera la ausencia de un padre y el deseo de encontrarlo. Un enfoque como este rechaza los esquemas convencionales de escritura de guiones y abre nuevos caminos narrativos. El guion no era para nada ortodoxo: solo tenía 30 páginas, poco diálogo y algunos fragmentos que solo describían la banda sonora. Fue difícil encontrar financiación, ya que había muchos prejuicios como “una página de guion equivale a un minuto de película” y el diálogo tiene que ser la base de la psicología del personaje. Al final hicimos la película independientemente, lo que me dio algo de libertad, y más importante, nadie esperaba nada de ella. 

Tu segundo proyecto, The Little Crusader, se estrena este año, es una película medieval. ¿Cómo has pasado de una película autobiográfica a una adaptación de un poema de Jaroslav Vrchlický?
El poema de Vrchlický, en el fondo, trata de un padre que busca a su hijo en la época de las cruzadas. El mito de la “cruzada de los niños” es el telón de fondo de la trama de la cinta. El libro lidia con la ausencia de un ser querido y, lo que es más importante, el impacto de esta ausencia en el padre. Abarca temas en los que estoy interesado, temas como la fugacidad, la búsqueda del amor paterno y el vínculo con la familia como una bendición. Los dos filmes tienen la misma esencia, de hecho hay un pequeño guiño a The Little Crusader en Eighty Letters

Ahora mismo estás trabajando en tu nuevo proyecto, Saving One Who Was Dead, que cerrará esta trilogía libre basada en “la ausencia de un ser querido”. ¿Qué concepto hay detrás de esta trilogía?
Aparte del nexo argumental, las tres películas tienen una estructura narrativa similar. Ocurren en lugares extraños y anónimos, les falta un “hogar”, y tratan de un padre, una madre y un hijo. Las tres películas transcurren en periodos diferentes. Pero no planeo estas cosas, salen solas, ocurren más tarde. Yo sigo el método de “trabaja primero, piensa después”. 

¿En qué se distinguirá Saving One Who Was Dead de los anteriores títulos de la trilogía?
Comparado con las otras películas,Saving One Who Was Dead tendrá lugar en el presente y tendrá más diálogo. Me gustaría que fuera la más iluminadora y la más divertida de la trilogía, aunque se base en la situación más trágica. En las dos anteriores la persona ausente deja un rastro de objetos personales o huellas que están relacionadas con ese individuo. En el caso de Saving One Who Was Dead, será el cuerpo el que está atrapado, y se tendrá que trabajar para unir el cuerpo y la mente. El tema principal de la película será una madre envejecida y un hijo adulto que se inclina sobre el cuerpo de su padre, los dos concentrados en pequeños y personales rituales que puedan devolver al padre a su cuerpo. Es un proyecto muy íntimo y más pequeño que The Little Crusader.

¿Pensaste en financiar también Saving One Who Was Dead de manera alternativa?
No, Saving One Who Was Dead fue mi primera película, y este enfoque alternativo le pegaba. Lo puedes hacer una vez, pero luego se hace más difícil, y filmar la tercera película sin la ayuda de las instituciones sería imposible. De todas maneras, las cosas se complicaron bastante para mí, así que quién sabe. Quiero continuar produciendo con mi mujer y mi padre, ya que creo que esta unión es parte de mis películas.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy