email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Anka and Wilhelm Sasnal • Directores

“Ignorante es la palabra adecuada para describir a una gran parte de nuestra sociedad”

por 

- Cineuropa se reunió con los directores polacos Anka y Wilhelm Sasnal en Crossing Europe, donde se les rindió homenaje y se proyectó su última película

Anka and Wilhelm Sasnal  • Directores
(© Paweł Przywara)

El matrimonio y dúo de directores polaco Anka y Wilhelm Sasnal fue el centro de todas las miradas en el festival Crossing Europe de este año, donde se les homenajeó. También se proyectó su última película The Sun, the Sun Blinded Me [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Anka and Wilhelm Sasnal
ficha de la película
]
, inspirada en El extranjero de Albert Camus y La sombra de Hans Christian Andersen. Hablamos con ellos para ahondar más en su carrera, su dinámica de trabajo y explorar la influencia de la derecha polaca en su última película, que se centra en un personaje tremendamente pasivo que comete un crimen imperdonable contra un inmigrante.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
series serie

Cineuropa: Sois directores muy jóvenes, ¿Cómo os sentís al haber sido homenajeados tan pronto y en un festival tan destacado?
Wilhelm Sasnal: Por supuesto, es algo estupendo. Pero sinceramente, tener la ocasión de mostrarle al público nuestras películas es genial, y creo que estamos más contentos por eso que por haber sido homenajeados. Además, ¿qué significa “homenajear”?

Anka Sasnal:
Ha sido toda una sorpresa porque en Polonia no se rinde tributo a la gente en este campo, pasa más con artistas. Así que es muy agradable. Ha sido muy interesante para mí porque he visto nuestra anterior película It Looks Pretty from a Distance, y ha sido muy raro porque hacía años que no la veía. Viéndola de nuevo me he dado cuenta de que deberíamos reeditarla y cambiar la última escena.

W.S.:
Y volviendo a los cortos, somos nosotros y nuestros hijos los que salimos en ellos, así que, de algún modo, son como un diario. No los puedo ver de otra manera que como marido y padre, me he emocionado al verlos.

Ésta es vuestra tercera película como directores, ¿es una relación profesional armoniosa? ¿Habéis encontrado una dinámica de trabajo cómoda, ya que venís de dos disciplinas artísticas diferentes?
W.S.: No es que nos centremos en aspectos visuales o textuales particularmente. Pero es difícil ser pareja porque no solemos tener muchas ideas para el montaje o en el rodaje. Algunas veces quieres forzar algunas ideas o maneras de hacer la película.

A.S.:
Pero tratamos de compartir la responsabilidad. Creamos la historia juntos, aunque yo soy la que se encarga de escribir y desarrollar el guion.

W.S.:
Y yo estoy de acuerdo con eso, me gusta así. Pero creo que el problema es que cuanto más avanzamos, más nos cuesta colaborar. Muy a menudo, cuando estamos editando la película, discutimos mucho.

A.S.:
Sobre todo porque la edición requiere mucho tiempo, por ejemplo, Parasite [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
nos llevó más de un año, un año muy difícil para nosotros.

W.S.:
Siento un gran alivio cada vez que terminamos una película porque, de algún modo, el agobio de hacer una película desparece y tenemos un nuevo lienzo en blanco para crear una nueva. Otro problema que tenemos personal y profesionalmente es que nos llevamos los problemas del trabajo a casa; a nuestros hijos no les gusta cuando trabajamos.

A.S.:
Pero aun así vamos a hacer más películas.

¿Ha tenido algo que ver en la película la nueva situación política en Polonia y el ascenso del partido Ley y Justicia?
W.S.: No te puedes quedar indiferente. No creo que cambiemos nada con nuestras películas, pero creo que son útiles para descargar las emociones negativas que tenemos. Y estas emociones negativas y factores son las que nos mueven, son la piedra angular de nuestro trabajo.

A.S.:
Esperábamos que la película originase un debate, no solo sobre la cinta, sino sobre los problemas de nuestra generación, nuestro egoísmo, toda esta situación, pero no lo hizo. Tuvimos debates muy interesantes, pero no en Polonia. En Suiza, en Locarno, por ejemplo, hubo debates muy interesantes, pero en Polonia la gente no está interesada en esto. No se paran a pensar en ello.

W.S.:
“Ignorancia” es una palabra que no solemos utilizar, pero creo que la ignorancia es lo mismo que la estupidez. Creo que es la palabra adecuada para describir a una gran parte de nuestra sociedad. Son ignorantes y luchan contra gente que trata de ser solidaria llamándoles ingenuos. Por lo menos en Polonia, cuando éramos adolescentes, era una vergüenza admitir que eras nacionalista. A lo mejor era parte de la cultura. Todo eso de los skinheads estaba infravalorado y no cogió fuerza, no era “guay” ser nacionalista. Pero ahora, entre los jóvenes, ves a gente que lleva camisetas que llevan escrito “orgullo blanco” y cosas así. Y esto nos hace ser escépticos con respecto al futuro.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy