email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Daan Bakker • Director

“Quería imprimir en el film una cierta condición más que un cierto desarrollo”

por 

- Hablamos con el director holandés Daan Bakker de su primer largometraje, Quality Time, de Samuel Beckett, del humor negro y de la influencia del teatro en su trabajo

Daan Bakker  • Director

El director holandés Daan Bakker presentó por primera vez al público su ópera prima, Quality Time [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Daan Bakker
ficha del filme
]
, en el festival internacional de cine de Róterdam, de donde volvió con el MovieZone Award. Quality Time es un compendio idiosincrásico que gira en torno a un tema tan central como contemporáneo: el hombre en crisis, capturado mediante estilos variopintos con un irrenunciable aderezo de humor negro y absurdo. Cineuropa tuvo la ocasión de hablar con el cineasta con motivo del estreno nacional de la película el pasado 27 de abril, cortesía de September Film. M-Appeal gestiona sus ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: Su primer largometraje, Quality Time, a pesar de estar formado por cinco unidades bien diferenciadas, aborda un tema general como lo es el hombre en crisis. ¿Refleja este asunto el clima social universal actual?
Daan Bakker: Empecé con una historia sobre un hombre pero, a medida que avanzaba, sentía que esta historia me llevaba en una dirección en la que no me sentía cómodo. Cada vez que él hacía algún avance, yo perdía interés. Descubrí que quería imprimir en la película una cierta condición más que un cierto desarrollo. Por ello, mi personaje principal se dividió en cinco, cada uno con su capítulo particular. Juntos, forman el retrato de un estado mental dibujado desde diferentes ángulos.

¿Por qué optó por el humor negro y hasta lo absurdo para abordar este tema?
Tiro de humor para poner las cosas en perspectiva para mí y, por consiguiente, para el público. Tengo urgencia por ridiculizar las cosas que me preocupan, como la inseguridad, la depresión o la ansiedad, porque desearía que fueran menos poderosas. El uso del humor y del absurdo no fue realmente una elección pero no me imagino esta película sin ellos. La mayoría de las ideas de la película empezaron como pequeños fragmentos e imágenes que, de alguna manera, me parecieron divertidas o intrigantes. Una idea aparentemente estúpida puede ser importante porque a menudo está conectada con algo más sustancioso, un poco como una pala señalándote dónde cavar.

¿De qué manera le fue útil su experiencia en teatro?
Me he inspirado en el teatro de diferentes modos. Samuel Beckett fue para mí una gran influencia cuando tenía veinte años. Al principio, su obra me parecía incomprensible; pero cuando las veía en escena, ganaban vida y trascendencia y revelaban la psicología y la condición humana. Como Beckett, creo con firmeza que el mundo está caracterizado por el absurdo. Él vinculó su perspectiva desalentadora de la existencia humana a una puesta en escena minimalista, lo cual me resultaba interesante. Fue el teatro, más que el cine, lo que me introdujo al poder de la abstracción. Otro descubrimiento importante era el trabajo de máscaras y el teatro de marionetas y objetos, lo que invita al público a proteger su propia humanidad en personajes a los que da vida. Intento implementar estos principios en el cine. El propósito es crear una experiencia mediante la colaboración activa con la imaginación del espectador más que hacer una ilustración visual de una historia.

Las cinco historias difieren en forma, estilo y género. ¿Qué investigación emprendió en este respecto?
Creo que la forma y la sustancia son inseparables y estas historias venían acompañadas de ideas específicas sobre su forma. No hubo mucha investigación que hacer porque las ideas venían intuitivamente pero, por supuesto, discutí sobre los más mínimos detalles con mi equipo. La variación en cuestión de estilos se convierte en la forma de la película en su conjunto, así que hablamos sobre cómo lograr equilibrio y asegurar un toque distintivo para cada capítulo, minimizando la superposición estilística.

¿Cuál es la inspiración que se esconde tras el segmento que recuerda a los videojuegos, con el diálogo que aparece en la pantalla en lugar de ser pronunciado?
Cuando entras en este mundo, te enfrentas a una multitud de reglas, códigos y expectativas. Hay una infraestructura en funcionamiento y la idea básica de cuál debería ser tu trayectoria, así que no es muy distinto que entrar en un videojuego. Mi película muestra a gente que tiene problemas para salir adelante con este juego. En cuanto al uso del texto, esa idea vino principalmente de ver gifs. Me pareció interesante que muchas escenas en gif eran más efectivas que los vídeos originales de que provenían: reemplazar el sonido por diálogo escrito me pareció algo que podía usar en la película. Activa tu imaginación; uno escucha las voces en su cabeza.

¿Qué segmento, de los cinco que componen la cinta, fue más difícil a la hora de su realización?
El segundo: Stefaan. Había hecho cambios drásticos en el guion poco antes del rodaje, lo que incomodó un poco al equipo. Durante el montaje, tuve que trabajar largo y tendido en este capítulo para lograr el equilibrio justo.

 

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también