email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

György Kristóf • Director

“Es la historia de la lucha contra una vida irrealizada”

por 

- CANNES 2017: Cineuropa tuvo la oportunidad de hablar con el director eslovaco emergente György Kristóf sobre el origen y el proceso detrás de su ópera prima, Out, exhibida en Un Certain Regard

György Kristóf  • Director

Con el estreno de su ópera prima, Out [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: György Kristóf
ficha del filme
]
, el director eslovaco emergente György Kristóf fue seleccionado para la sección Un Certain Regard de Cannes de este año. Rodó varias películas de estudiante y trabajó con Kevin Macdonald, Mark Herman y Ildikó Enyedi antes de pasar cinco años con Out, una coproducción eslovaca, checa, húngara, francesa y letona. Cineuropa tuvo la oportunidad de hablar con él sobre el origen y el proceso detrás de Out, y el uso de elementos absurdos.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: Has trabajado como ayudante de dirección para Ildikó Enyedi y Daniel Young, pero también has trabajado en el equipo de Kevin Macdonald, Mark Herman y Gábor Csup. ¿Cómo te han influido estas experiencias?
György Kristóf: Mi viaje cinematográfico empezó con Ildikó. Pasé seis meses de ese año trabajando en el proyecto y ella me llevaba a todas partes, incluso a lugares que no tenía por qué, solo para que aprendiera. Mátyás Erdély,de la aclamada El hijo de Saúl [+lee también:
crítica
tráiler
Q&A: László Nemes
entrevista: László Rajk
ficha del filme
]
, era el director de fotografía, y observando sus métodos de trabajo, aprendí lo básico de cómo se hace una película, aunque no estoy seguro de que esto influyera en mi estilo de alguna manera. No creo que tenga ningún estilo aún. Out tiene su propio mundo, pero es el primer paso de una búsqueda algo mayor. Y después, mi trabajo entre grandes equipos estadounidenses y británicos fue una experiencia totalmente diferente a Ildikó. Me convertí en un eslabón de una cadena. Trabajé en un equipo de asistentes con gente que hace películas de James Bond. Fue una experiencia única ver cómo un equipo tan grande funciona desde dentro. No fue fácil. De todas maneras, me dio confianza como director que, después de haber hecho varias películas estudiantiles, de repente tenía a un gran equipo en sus manos. 

Out es un proyecto relativamente grande. ¿Cómo fue trabajar en él como un director novel?
Sí, cunado lo concibes y escribes la primera sinopsis en una o dos páginas, en el fondo no piensas lo que va a conllevar. El proyecto despegó antes de que terminara el guion, aunque la financiación llegó poco a poco, y es por esto por lo que el rodaje se alargó tantos años. No fue fácil, porque ni siquiera podía editar mucho tiempo. Rodamos en cuatro países en dos fases, donde no solo el equipo creativo, sino todo el equipo, cambió. Hablábamos en inglés y a menudo no era suficiente, pero como teníamos a gente que hablaba tres idiomas en el equipo, nos las arreglamos para entendernos. Rodamos relativamente pocos días, y por eso contamos con la ayuda de un director de fotografía experimentado y eficiente, y también sabíamos a quién queríamos como protagonista, Sándor Terhes; fue fácil con él. Los dos constituyeron un pilar muy importante para nosotros.

La historia de Out está inspirada en la vida de tu padre, ¿verdad?
Mi padre es una parte, pero también hay miembros de mi familia y estoy yo. Después de mi fracasada película de fin de estudios, no me aceptaron en el Master de FAMU, así que mi mujer y yo nos mudamos a Riga porque ella estaba terminando la escuela de cine allí. Mi película ganó en varios festivales de cine, y como premio, nos dieron material de 35 mmm en todos ellos. Teníamos algunos kilómetros de película, así que pensé que podía ser un buen comienzo para un cortometraje. Pero no se me ocurría nada, así que lo intenté con un largometraje, y nació Out. Para mí, era crucial que el protagonista viajara al extranjero; en cambio, dudé con su edad durante mucho tiempo, pensando si tenía que ser de mi generación o alguien mayor. Elegí la segunda opción por razones dramatúrgicas y personales. Los problemas de una sociedad post-socialista influyeron en la vida de nuestros padres y también tienen una influencia radical en la nuestra. Estamos obligados a hablar de ello, a hablar sobre la lenta degradación que sentimos en nuestras vidas. 

Has mencionado que no querías hacer un filme psicológico.
La situación inicial de alguien que pierde su trabajo es en parte social, y a pesar de que nuestro protagonista se va a Letonia por un trabajo, su motivación no es existencial. Deja de ser útil y eso lo despierta, lo ve como una oportunidad para un nuevo comienzo, no un drama. La historia es una lucha en contra de una vida irrealizada. Cómo le damos forma al protagonista, su comportamiento en ciertas situaciones, lo que los personajes secundarios hacen y lo que le pasa; la realidad está conscientemente arrastrada hacia lo absurdo y extraño. El análisis de la sociedad era más importante que retratar algo que ya habíamos visto.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también