email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Nicolas Silhol • Director

"El tema de la película daba miedo"

por 

- KARLOVY VARY 2017: Estuvimos con el cineasta francés Nicolas Silhol para hablar de su primer largometraje, Corporate, a concurso en Karlovy Vary

Nicolas Silhol • Director

Diplomado por La Fémis, Nicolas Silhol se hizo notar con sus cortos Tous les enfants s'appellent Dominique (prenominado a los Oscar en 2010 después de ganar el Gran Premio en Toronto) y L'amour propre (que gozó de una proyección especial en la Semana de la Crítica de Cannes en 2010 y compitió en Clermont-Ferrand en 2011). Su primer largometraje, Corporate [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Nicolas Silhol
ficha del filme
]
, recogió las mieles de público y crítica tras su estreno en cines en Francia y ahora compite en el 52º Festival de Karlovy Vary, entre los días 30 de junio y 8 de julio de 2017.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Cómo le vino la idea de Corporate?
Nicolas Silhol
: El punto de partida tuvo lugar en 2009 o 2010, cuando descubrimos la serie de suicidios en France Télécom. Mi coguionista, Nicolas Fleureau, y yo empezamos a trabajar en este asunto. Descubrimos el management mediante el terror y lo que más nos impactó fue la actitud de un dirigente por aquel entonces, que dijo que había que poner fin a “esa moda del suicidio”. Nos interesó mucho la cuestión de la responsabilidad porque había una especie de banalización del sufrimiento en el trabajo, por descontado en sus consecuencias más dramáticas, como si fuera el sistema o fuera la guerra económica en que nos encontramos: había víctimas y había que aceptarlo. Se había montado una especie de balance en France Télécom, más o menos cubierto por los medios de comunicación, y se presentó un poco como una fatalidad que los suicidios ascendieran a 30, a 40, después a 50… La pregunta que nos formulamos tenía que ver con las personas que se encuentran detrás de estos sistemas de gestión, una gente que dispone a los demás y otra gente que los empuja en el día a día.

La intriga arranca justamente con un suicidio. ¿Cómo trabajó la estructura narrativa?
Lo que nos interesaba era la manera en que el personaje principal hace frente a las consecuencias de este acontecimiento explosivo. Es el punto de partida de su transformación: una verdad le escapa cuando se encuentra contra la pared al principio de la película y se refugia en la negación, el tabú y la ley del silencio hasta que empieza a reconocer las cosas.

La protagonista, por tanto, resulta bastante ambigua y participa en un sistema del que es muy difícil separarse cuando uno “se aprovecha” de él.
Completamente. Ella encarna el sistema. Me parecía potente en su dilema que, para volverse contra el sistema, tuviera que volverse contra sí misma. En cierto modo, debe hacer el luto de la mujer que ella fue.

¿Cómo trabajó con el suspense de la narración y el aspecto visual?
La figura del cine que más me gusta es el contraste entre el campo y el fuera de campo y no en vano elegí una película que, esencialmente, transcurre mediante escenas de confrontación o de diálogo. Desde un punto de vista narrativo y dramático, intentamos estar en una situación de gestión de crisis: hay una urgencia y un ritmo que hacen que los personajes, en especial el de Emilie, estén siempre en movimiento. También está esa figura de estilo que encontramos en ciertas series americanas del "walk and talk". El reto era aprovechar la escenografía de la empresa, de los espacios abiertos, los pasillos, los cristales y todos los juegos de los puntos de vista y de miradas y de rupturas de sonido e imagen. Una de las decisiones a la hora de la puesta en escena fue jugar con la relación entre el interior y el exterior. Todo lo que está en el interior, en el mundo de la empresa, aparece recortado, con marcos muy cortantes que aíslan a los personajes y crean líneas de tensión, mientras que en el exterior, el estilo se fundamenta más en la realidad: menos cortes, más cámara al hombro y más planos secuencia.

¿Fue fácil financiar la película?
Fue bastante complicado porque nos dimos cuenta de que se trataba de un tema muy sensible, casi tabú, y que algunos socios no tenían ganas de inmiscuirse porque no sabían exactamente lo que la película iba a decir. Tal fue el caso de las cadenas de televisión, que se mostraron timoratas, y las empresas en cuyas sedes queríamos rodar. Buscamos durante mucho tiempo el apoyo de la región Ródano-Alpes pero nunca la aceptaron, así que estuvimos obligados a alquilar decorados y llenarlos. El tema de la película daba miedo. Nuestros socios no fueron muy numerosos pero constituyeron auténticos apoyos. Es una película que se centra en un tema de sociedad y que trata de hacerlo de la manera más precisa y rigurosa posible. En su estreno en Francia, el boca a boca funcionó estupendamente y los numerosos debates posteriores nos enseñaron lo importante que había sido para mucha gente hablar de este tema.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también