email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Karel Och • Director artístico, Festival de Karlovy Vary

"Me gustaría que las películas de arte y ensayo se produjeran más rápido"

por 

- El director artístico de Karlovy Vary, Karel Och, habla con Cineuropa sobre la 52ª edición de la muestra y sobre el cine local y regional

Karel Och • Director artístico, Festival de Karlovy Vary
(© Jana Vondruskova)

La 52ª edición del Festival Internacional de Cine de Karlovy Vary (KVIFF, por sus siglas en inglés, 30 de junio-8 de julio) marca el séptimo año de Karel Och como director artístico de la muestra. Tras el anuncio de unas secciones competitivas muy completas (leer la noticia) y del resto de su programa (leer la noticia), Och habla con Cineuropa sobre el estado de la producción local y regional.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Cuál es tu impresión del estado global del cine de Europa Central y del Este en cuanto que programador de las diferentes secciones del KVIFF?
Karel Och: Pues que está atrayendo la atención de cada vez más programadores de festivales, y no solo en esta parte de Europa. Vemos que Polonia, Hungría, Rumanía y Bulgaria, por nombrar algunos países, suelen tener una gran representación y participación en eventos fílmicos importantes. Autores jóvenes e interesantes del territorio están consiguiendo el reconocimiento que merecen. 

El año pasado, un par de galardones de Locarno recayeron en cineastas de Europa Central y del Este. ¿Crees que esto refleja una nueva tendencia para el cine de la región?
Los eventos más prestigiosos fuera de Europa Central y del Este presentan cintas de nuestro territorio, lo cual es bueno para la producción cinematográfica en "nuestros" países. Piensa en el Festival de Cannes de este año. San Sebastián también lleva varios años presentando a algunos cineastas jóvenes y prometedores de los países poscomunistas.

En todas las secciones competitivas hay varias películas checas y eslovacas. ¿Quiere decir esto que la producción doméstica está en alza?
La tendencia es positiva pero lenta. Me gustaría que las películas de arte y ensayo se produjeran más rápidamente, aunque los presupuestos sean menores. Tenemos productores extraordinarios que son muy activos a nivel europeo. No podemos quejarnos de una falta de guionistas y directores de talento, pero simplemente tardan demasiado tiempo en realizar su trabajo. 

En la competición principal hay una combinación interesante: Peter Bebjak, conocido por sus proyectos televisivos y cinematográficos de género, se enfrentará principalmente al cineasta de arte y ensayo Václav Kadrnka. ¿Qué revela esto sobre la producción local a los que vienen de fuera?
En definitiva, revela que nuestro gusto es bastante peculiar. Buscamos a cineastas con una visión sólida y que no hagan concesiones, ya jueguen a mezclar los géneros, como Bebjak, o realicen road movies medievales, como Václav Kadrnka. Y no olvidemos a Andy Fehu y su primer thriller checo sobre internet, Growroom, que se proyectará en una sesión especial.

¿Qué ofrecerá la 52ª edición del KVIFF en cuanto a cineastas debutantes y emergentes?
Una selección muy completa y diversa. La mitad de la competición principal son óperas primas, obras que demuestran bastante madurez y complejidad. Como no podía ser de otra manera, también hay muchas cintas de directores noveles en la competición East of the West, que está pensada para lanzar talentos de nuestra región, como Tomasz Wasilewski o Rusudan Glurjidze, por nombrar un par de ejemplos del pasado reciente. 

El KVIFF dedica algo de espacio a las webseries, como Office Blaník y la ya mencionada Growroom. ¿Cuál es la postura del festival hacia las narrativas episódicas? Considerando que algunas series son muy cinematográficas, ¿contarán con un mayor espacio en ediciones futuras?
Burning Bush, True Detective y Wasteland son algunos ejemplos de las series que hemos presentado en la gran pantalla en los últimos años. Hemos tenido la oportunidad de ver la webserie Growroom de una sentada, y sí que tiene mucho en común con una película normal e interesante. Si es así como saldrán a la luz cineastas checos de talento en el futuro próximo, estaremos ahí para ayudar —realizando siempre una cuidadosa labor de selección—.

La realidad virtual está evolucionando, y cada vez más festivales internacionales se involucran en este campo, como Róterdam con los VR Days o, en Europa del Este, Transilvania con InfiniTIFF. ¿Cómo planea el KVIFF reflejar el surgimiento de este nuevo medio?
Pues de manera similar a como lo hemos hecho con las obras televisivas. En los últimos siete años hemos proyectado series o telefilms, pero solo cuando hemos pensado que tenían potencial para la gran pantalla. Por eso no hemos creado una sección especialmente dedicada a las producciones televisivas, porque eso implicaría que, en un año más flojo, tendríamos la necesidad de rellenarla con producciones que no nos parecieran convincentes. Cuando tenemos la impresión de que algo puede encajar con Karlovy Vary, consideramos seriamente incluirlo en la selección, pero todavía no hemos tenido esa impresión con obras de realidad virtual.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.