email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Karel Och • Director artístico, festival de Karlovy Vary

“Creo firmemente en la razón de ser originaria de los festivales”

por 

- Hablamos con Karel Och, cabeza del festival de cine de Karlovy Vary, sobre su carrera y su compromiso con la iniciativa 28 Times Cinema de Venecia

Karel Och  • Director artístico, festival de Karlovy Vary
(© KVIFF)

Desde su posición como director artístico del festival internacional de cine de Karlovy Vary, cargo que ocupa desde 2010, hasta su compromiso en el comité de selección del premio LUX, pasando por sus numerosas responsabilidades en otras actividades profesionales, Karel Och ha adquirido una perspectiva paneuropea de nuestra industria cinematográfica. Además, lleva colaborando con las Jornadas de los Autores de la Mostra de Venecia desde hace tres años, concretamente en la iniciativa 28 Times Cinema, donde hace de mentor de un jurado único en su especie, compuesto por tantos jóvenes cinéfilos como países contiene la Unión Europea. A pocas semanas del pistoletazo de salida, Cineuropa (asociado asimismo al proyecto #28TC) estuvo con Och para ver qué piensa de la experiencia y del estado actual del panorama festivalero.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
LIM Internal

Cineuropa: ¿Cuál fue su primera experiencia en festivales de cine?
Karel Och:
No asistí a festivales de cine realmente hasta que empecé a trabajar para Karlovy Vary. Sin embargo, debo mucho a los programadores de la filmoteca de Praga. Allí pasé muchas horas. En 2001, fui al IDFA, ya como miembro del comité de selección del festival de Karlovy Vary. Recuerdo vivamente la sensación de soledad; por aquel entonces, no conocía a nadie en la industria del cine. Eso también me permitió centrarme enteramente en las películas y conectar con más fuerza con los documentales.

En mayo de 2017, usted formó parte del jurado de la sección Un Certain Regard del festival Cannes. ¿Qué aprendió de aquella experiencia?
Fue un privilegio único en muchos sentidos, especialmente porque pude conocer el festival mucho mejor desde dentro. Me emocionaba seguir el festival día a día desde esa nuevo punto de vista y me impresionó la admirable dedicación mostrada por todos y cada uno de los miembros del equipo de trabajo de Cannes.

¿Qué aporta a la iniciativa 28 Times Cinema y qué le aporta a usted el jurado, compuesto por jóvenes europeos?
El presidente del jurado y yo intentamos mostrar a sus miembros un gran número de pensar sobre las películas. Resaltamos ciertos aspectos de la realización desde perspectivas que igual no conocen. Procedemos con sensibilidad, sin influir en su opinión. Me encanta escuchar sus argumentos y sus conversaciones, es refrescante. Ponen sobre la mesa energía en bruto, no muestran el menor atisbo de diplomacia y no tienen ninguna agenda oculta.

¿Cree usted que una iniciativa como ésta, en el corazón del festival de cine de Venecia, puede contribuir a formar una nueva ola de entusiasmados profesionales del séptimo arte?
No es una impresión; es un hecho. No llevo más de tres años tomando parte en el proyecto y ya me topo a menudo con algunos de estos jóvenes. Ahora trabajan en la industria, como asistentes en agencias de ventas, en equipos de organización de un festival o como periodistas aspirantes. Y cada vez tenemos todavía conversaciones sobre películas, tan emocionantes como las que acontecieron durante las Jornadas de los Autores en Venecia. Su pasión salta a la vista.

Como director artístico de un festival en Europa, ¿qué habilidades y afinidades le parecen clave?
Una implacable pasión por el cine y el respeto del trabajo de los compañeros de equipo y de compañeros de otros festivales. También es clave la comunicación.

¿Y qué afinidades comparte con el equipo de programación de las Jornadas de los Autores?
Todas ellas. Por eso es un privilegio formar parte de ese equipo. Tenemos una conexión especial.

Desde su posición de espectador profesional, ¿todavía se considera usted parte del “público” de una película?
Siempre me considero parte del público de una película, sea cual sea la situación del visionado. El aspecto profesional de mi trabajo brinda felizmente la posibilidad de compartir mi experiencia como espectador con los asistentes a nuestro festival o con quienquiera a quien le interese una recomendación.

Tenemos miles de festivales en Europa. Cada uno de ellos destaca su importancia. Sin embargo, este sistema de promocionar artistas ha llegado a chocar con los planes de industria y las estrategias globales. ¿Qué opina usted de esta tendencia?
Creo firmemente en la razón de ser originaria de los festivales, a saber, promocionar cineastas con intención de descubrir caminos nuevos y originales de contar historias. Proteger a los autores, ayudarles durante sus (a menudo) primeros pasos en la jungla de la industria cinematográfica y facilitar sus contactos con el público son algunos de los motivos clave por los que nuestro trabajo sigue siendo hoy tan relevante como lo fue antes. Si conseguimos mantener esta dirección, independientemente de lo que arrojen las estrategias globales y los planes de industria, habrá futuro para los festivales de cine.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.