email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Charlotte Sieling • Directora

"A veces opté por exagerar un poco, llevar al límite ciertas situaciones"

por 

- Entrevistamos a la directora danesa Charlotte Sieling, cuya nueva cinta, The Man, se estrena en los cines noruegos

Charlotte Sieling • Directora

A comienzos de junio se celebró la 1ª edición de Oslo Pix, festival internacional que propuso a un público de cinéfilos unas 60 películas procedentes de Europa y Norteamérica. Cineuropa aprovechó la ocasión para hablar con la cineasta danesa Charlotte Sieling, que acudió a la capital noruega para presentar su film The Man [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Charlotte Sieling
ficha del filme
]
e impartir una clase magistral. Esta realizadora apasionada, que comenzó su carrera como actriz y se formó como guionista, ha dirigido numerosas series televisivas de éxito, como The Bridge o Borgen, entre muchas otras. The Man ha sido distribuida en Dinamarca en marzo por SF Film y se estrena este 25 de agosto en Noruega con Tour de Force.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Se inspira el personaje de Simon en la realidad?
Charlotte Sieling: Para dar cuerpo a mi rey en su castillo, pensé en Olafur Eliasson, un artista danés de origen islandés, afincado actualmente en Berlín. Su taller de la Rungestraße es un gran estudio-laboratorio donde se dedica a la creación y la experimentación en los campos que le apasionan. Trabaja con un ejército de ayudantes que obedecen sus órdenes. Y también vive allí.

¿Dónde rodasteis el film?
Principalmente en Praga, en una vieja cervecería. El rodaje duró solo 19 días; mi experiencia en televisión me ha enseñado a ser rápida y eficaz. Ya había trabajado en televisión con el actor danés Søren Malling. En su día, le dejé trabajar a su manera, improvisar, incluso. En The Man, no tenía la misma libertad. Al principio del rodaje, se mostraba reticente; decía que no comprendía el guion y que no le gustaba mucho. Pensé que era importante que un actor conociera bien su texto y que estuviera dispuesto a empaparse de las intenciones del autor. Así que fui firme con él. Le dije que no había dejado nada al azar, que cambiar cualquier palabra ponía en peligro el conjunto del guion. Søren acabó confiando en mí, y así pudimos trabajar en verdadera profundidad.

Háblanos sobre el equipo del film.
Unos actores fantásticos, un trabajo creativo apasionante. Søren y el actor noruego Jakob Oftebro, que interpreta al visitante inesperado que es Casper, el hijo de Simon, se entendieron muy bien. Jakob habla danés a la perfección. Era gracioso, porque con el paso de los días, cada vez se parecían más. Siendo la película una coproducción danesa y noruega, elegí para el papel de Darling, la mujer de Simon, a Ane Dahl Torp, una actriz noruega que me gusta mucho. Inicialmente, el personaje de Darling era mayor, pero, dándole vueltas, me pareció muy bien para la historia que Simon tuviera una pareja joven y una amante todavía más joven. En el equipo también estaban el director de fotografía Rasmus Arrildt, el montador Sverrir Kristjánsson y el compositor Nicholas Sillitoe, cuya música me conquistó desde el primer momento. Las canciones de la película las compuso Rumle Sieling Langdal. Es él quien las canta con su grupo.

Algunos personajes son un poco irritantes...
Es un efecto buscado deliberadamente. Pero quiero a todos mis personajes con locura. Puede que no comprendamos su vulnerabilidad, su manera de expresar la ternura. Pero su sensibilidad está ahí, en el interior. Podría haberlos tratado un poco mejor, hacerlos más amables, pero eso no habría sido verosímil, no tendría nada que ver con un ambiente que conozco muy bien. A veces opté por exagerar un poco, llevar al límite ciertas situaciones. Sin embargo, la gente que disfruta con la película suele compararla con su propia vida. Encuentran en ella un eco de sus experiencias personales. Mi película se convierte para ellos en una especie de catalizador.

The Man también es una historia de rechazo.
Rechazo en el seno de una familia. ¿Tiene derecho un hijo a exigir a sus padres una vida mejor? No lo creo. Hay que decidirse a ser adulto algún día. ¿Qué puede reclamar un hijo? ¿Qué puede dar un adulto? ¿Cómo encontrar un equilibrio? Estas cuestiones también son centrales en la tercera entrega de la trilogía.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también