email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Robert Guédiguian • Director

"Mis películas son un reflejo de dónde estoy en la vida"

por 

- VENECIA 2017: Robert Guédiguian vuelve a Venecia con La casa junto al mar, acompañado como siempre por sus colaboradores habituales

Robert Guédiguian  • Director
(© La Biennale di Venezia - foto ASAC)

En La casa junto al mar [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Robert Guédiguian
ficha de la película
]
, presentada en la competición principal de Venecia, el director francés Robert Guédiguian (conocido por Las nieves del Kilimanjaro [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Robert Guédiguian
entrevista: Robert Guédiguian
ficha de la película
]
y La ciudad está tranquila) ha vuelto a trabajar con sus colaboradores habituales: Gérard Meylan, Jean-Pierre Darroussin y su esposa, Ariane Ascaride. Juntos, rememoran tiempos pasados —escuchando, como siempre, a Bob Dylan—.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Por qué te gusta trabajar con gente a la que conoces bien?
Robert Guédiguian: No es solo por placer: es mi vida, mi filosofía y mi manera de hacer las cosas. Puede que a otros no les funcione, pero a mí sí, porque me gusta estar siempre rodeado de gente. Supongo que mis películas son un reflejo de dónde estoy en la vida, y todos tenemos la misma edad, así que ellos hablan con mi voz y yo hablo a través de ellos. Compartimos los mismos valores, la misma perspectiva y las mismas opiniones políticas. Es nuestra 21ª película juntos, y ya estamos trabajando en un nuevo proyecto. Con ellos, siempre me siento libre para crear nuevas historias. 

¿Participaron ellos en la escritura del guion?
La división de tareas es muy estricta. Ellos son los actores, y yo soy el guionista, director y productor. Pero es algo parecido a la osmosis: no puedes evitar que te influyan. Nos vemos constantemente; nos vamos juntos de vacaciones. Nuestros lazos son tan fuertes que sería difícil no tenerlos presentes. De hecho, una vez quise hacer una película con un reparto completamente nuevo. En Presidente Miterrand, trabajé con Michel Bouquet, que es un actor francés excelente. Todo fue muy bien, el film tuvo buenas críticas y se proyectó en Berlín. ¡Pero nadie habla sobre ello! Es como si esa película la hubiera hecho otra persona, alguien que casualmente se llama igual que yo. Supongo que lo hice solo para demostrarme que podía.

En La casa junto al mar, la participación de todos ellos parece haber sido todavía más especial. Después de todo, es una película sobre el pasado.
Quería pensar sobre dónde estoy ahora, reflexionar sobre cómo éramos y cómo hemos cambiado. Por eso decidí usar una autorreferencia: las imágenes del film de 1986 Ki Lo Sa? Es bastante gracioso, porque por aquel entonces, yo pirateé la canción de Bob Dylan que se oye de fondo [risas]. Así que al final he acabado pagando por ello, casi 30 años después.Para mí es muy emotivo mirar hacia atrás y volver a ver esas imágenes. Pero también hay algo casi diabólico en todo ello, porque el cine, al contrario que la fotografía, siempre te da la sensación de estar vivo. Es un gran modo de conectar tu pasado y tu presente. 

¿Dirías que el film da respuesta a algunas de tus propias cuestiones?
No creo que tenga nada que ver con mi vida en concreto. Puede que sea porque cuando quieres decir algo sobre el paso del tiempo, te pones inevitablemente a buscar mentores, pero no solo en el cine: siempre pensaba en Chéjov, sobre todo en El jardín de los cerezos, o en Ozu y sus Cuentos de Tokio. Todos estos maestros pasaron sus vidas intentando abordar este tema particular. Pero en lo que respecta al cine, no hay nada más general o universal que el tiempo. Necesitaba desarrollar esta idea, centrarme en pequeños detalles como una frase o el modo de vestir de los personajes. Si no, solo estaría aburriendo a los espectadores con mis cavilaciones. Tenían que compartir las emociones de los personajes. Su presencia debía sentirse... tenían que estar ahí en toda su corporeidad. 

Has mencionado El jardín de los cerezos. Al igual que la obra de Chéjov, La Villa es una historia sobre un lugar determinado.
Quería rodar la película en un lugar concreto. Méjean es muy pequeño, pero está abierto al mundo. En cierto modo, da la impresión de que el mundo entero lo rodea. Aunque está cerca de Marsella, una ciudad que solía conocer y que retraté en mi primera película, y que ahora ha cambiado por completo. Ha desaparecido. Ahora está intentando cambiar y reestructurarse, así que siempre busco lugares que me recuerden cómo era todo cuando yo era pequeño: recuerdos de ese paisaje de mi infancia. Eso es lo que estoy buscando ahora, así que después de todo estoy mirando hacia atrás en el tiempo. En cierto modo, todos lo estamos haciendo.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy