email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Peter Schønau Fog • Director

“Necesitamos romper las cadenas narrativas y hacer un poco más como Godard”

por 

- TORONTO 2017: Charlamos con Peter Schønau Fog sobre las raíces de su inspiración para hacer su segunda película, You Disappear, presentada en Toronto

Peter Schønau Fog  • Director

El danés Peter Schønau Fog, que ya dio que hablar con su primer largometraje, titulado El arte de llorar en coro [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
(2006), acaba de presentar su esperadísima segunda película, You Disappear [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Peter Schønau Fog
ficha de la película
]
, fruto de una adaptación de una novela de Christian Jungersen, como parte del programa Special Presentations del 42º festival internacional de cine de Toronto. Tuvimos la oportunidad de hablar con el director sobre las raíces de su inspiración y su peculiar narrativa fragmentada vinculada con la neurociencia.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Qué le llevó a querer adaptar la novela Du forsvinder?
Peter Schønau Fog:
Mi padre murió por una enfermedad neurológica y quería saber todo por lo que tuvo que pasar. Fue entonces cuando salió la novela de Christian Jungersen, que trata un tema similar. Después de leerla, me di cuenta de que no trata únicamente de la decadencia de una familia y de la enfermedad del cerebro sino que también explora la percepción científica de los seres humanos, muy distinta a lo que pensamos. Nuestro cerebro trabaja de la manera más fragmentada y complicada posible, así que no sabemos hasta qué punto nuestros actos son libres. También es interesante que esta percepción afecte a todo: desde el sistema legal hasta cómo nos vemos unos a otros. Todavía estamos en la Edad Media en lo que respecta al funcionamiento de nuestros cerebros.

¿Entonces cree que su película habla de la libertad de la voluntad?
Empecé a interesarme por la neurociencia e intenté sumergirme en este material. Me llevó cuatro años y medio, el mismo periodo de tiempo que le llevó a Jungersen. No es importante lo que yo sienta; yo mismo me hago la misma pregunta y no es fácil responder. La mayoría de la gente está convencida de tener una voluntad libre pero cuando uno empieza a estudiar se da cuenta de que hay multitud de factores que determinan la manera en que una decisión se toma.

Su película presenta una forma narrativa totalmente fragmentaria. ¿Tiene que ver esto con la percepción neurocientífica?
El contar historias está ciertamente vinculado con la idea humana de lo que somos y no somos, no con la versión científica, claro. Todo lo escrito se basa en la idea específica de lo que es humano. Fue una decisión deliberada alejarme de este tipo de narración. Me parecía un reto contar una historia a la manera científica. Seguí la ilusión que crea el triángulo de Kanizsa, donde uno ve fragmentos y el cerebro se encarga de generar un triángulo invisible. Aquello fue una piedra de toque para mí, pues es exactamente la manera en que procesamos nuestros recuerdos. Ojalá que al ver una historia por fragmentos un cerebro pueda generar una historia personal en función de la memoria propia. Todos experimentamos la película de forma diferente y cada cual tiene su verdad personal o, más bien, la ilusión de lo que es la película.

Usted ha trabajado con un reparto de altura; ¿fue difícil tratar con ellos este asunto?
En primer lugar, quiero expresar mi pesar por el fallecimiento de Michael Nyqvist. Era un gran actor y una gran persona y me habría encantado venir al festival con él.

En cuanto al asunto que mencionas, hicimos algunos talleres con profesionales y también con familiares de víctimas de tumores cerebrales y supervivientes de enfermedades neuronales para adoptar un enfoque lo más realista posible en la narración. Por supuesto, con tan poco tiempo uno no puede profundizar en las cosas. Debido a la naturaleza fragmentada, los actores no podían hacer uso de sus herramientas, sobre todo Nikolaj Lie Kaas, que tenía que cambiar de enfoque para su personaje. Sin ninguna pista dramática clara para los personajes, también tenía que encontrar una manera diferente de meter tensión. Fue todo un reto porque no es algo que automáticamente desate la compasión de la gente.

¿Cree que el público aceptará este enfoque?
Quería que el público estuviera en la posición de espectador, no en una montaña rusa emocional. Es un tipo de entretenimiento diferente. Las reglas de las ficción son muy rígidas. Los documentales están tomando prestadas herramientas de la ficción pero lo contrario parece prohibido. Usé voice-overs bombardeando hechos para ser tan divulgativo como distante para con el público. No quería sentimentalizar con los tumores cerebrales. Fue una decisión deliberada brindar una película de ficción que no tiene que ver con las emociones del espectador. Tal vez sea poco convencional pero deberíamos tirar la piedra y ver qué pasa; si no, la ficción acabará oxidada. Necesitamos romper las ataduras y hacer un poco más como Godard.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy