email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Janez Burger • Director

“Sin Maruša Majer, no habría podido hacer Ivan

por 

- Cineuropa habla con Janez Burger en el Festival de Cine de Zagreb sobre su último largo, Ivan

Janez Burger  • Director

Janez Burger es uno de los pioneros del nuevo cine esloveno que surgió a finales del siglo XX. Su ópera prima, el film de 1999 Idle Running, que analizaba el rechazo a madurar como una forma de rebelión contra la sociedad, fue todo un éxito en los festivales, cosechando numerosos premios. Tras sus incursiones en los mundos del cine de arte y ensayo sin concesiones (Silent Sonata [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
) y de la comedia accesible al gran público (Driving School [+lee también:
tráiler
entrevista: Maruša Majer
ficha del filme
]
), ahora vuelve con un drama de género híbrido, con conciencia social y cargado de emociones: Ivan [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Janez Burger
entrevista: Maruša Majer
ficha del filme
]
. Cineuropa aprovechó el estreno croata de la cinta en el Festival de Cine de Zagreb para entrevistar a Burger.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: Toda la película se narra desde una perspectiva femenina. ¿Es posible que un cineasta masculino proponga un punto de vista femenino? ¿Es un padre capaz de ver las cosas como una madre?
Janez Burger: Para mí, no es una película con una perspectiva femenina. Es mi película y mi perspectiva, mi manera de ver el mundo, un reflejo de mí mismo. Se me ocurrió la idea del film cuando nació mi hijo, hace cinco años. Me pregunté en qué tipo de sociedad había nacido. Lo pensé largo y tendido, y me dieron ganas de gritar. Es el mismo tipo de grito que emite la protagonista en un momento de la película, cuando lo pierde todo: su vida, su hijo... Todo comenzó con ese sentimiento que trato de expresar en la película.

El film recorre diferentes fases y géneros: drama psicológico, drama social, thriller, road movie. Pero esta progresión funciona perfectamente. ¿Era necesario este recorrido para hablar de un personaje tan magnético?
La película se apoya en el personaje de Mara, que interpreta Maruša Majer, y presenta el mundo que ella ve, el mundo que yo veo, el mundo que cualquier adulto debería ver. Veo ese mundo como un lugar confuso y brutal, y esa es la razón principal de la fusión de géneros. Nuestras vidas son una secuencia de géneros: nos despertamos en una comedia, luego nos metemos en un drama psicológico, luego entramos en una especie de thriller o incluso terror y, al final, nos vamos a dormir rodeados por una atmósfera de película de arte y ensayo. Tuve que mezclar muchas cosas, y la única manera de hacerlo era apoyándome en un personaje fuerte.

Háblame de los planos subjetivos desde el punto de vista del bebé, Ivan. ¿A quién se le ocurrió?
Ya no me acuerdo; éramos varios guionistas. La idea surgió probablemente durante una discusión, y todos estuvimos de acuerdo en que era lo bastante buena como para convertirse en el segundo hilo narrativo de la película. Tenemos a la madre y al bebé. Entonces desarrollamos su visión del mundo, desde el desenfoque absoluto hasta la nitidez, y al final casi ve a su madre claramente. Las condiciones básicas para que él se convierta en una persona normal están ahí; ella nunca las reunió.

¿Qué se siente al haber descubierto a una Shooting Star como Maruša Majer? Ella interpretó su primer papel en un largo en tu anterior película, Driving School. ¿Qué se siente al ver sus progresos?
Es una sensación fantástica. Antes de darle un papel en Driving School, casi no tenía experiencia como actriz de cine. Empezamos prácticamente de la nada, y Driving School fue una especie de ensayo de Ivan, una prueba para los actores. Yo no la conocía antes de hacer el film, pero vi que era una actriz extremadamente talentosa, trabajadora, formada y capaz de conseguir lo que se propusiera como intérprete. Era justo la persona que necesitaba para un personaje tan exigente. Si no la hubiera encontrado, no habría podido hacer la película. Es genial que se convirtiera en una Shooting Star en la Berlinale y que esté progresando como actriz.

¿Tiene que luchar contra viento y marea las madres (y los padres) en la vida o en la sociedad? ¿Se impone el instinto en una situación extrema como esa?
Bueno, no creo que los niveles de presión sean tan altos en Europa. Todavía nacemos con la oportunidad de llegar a ser algo en la vida. La pregunta es: ¿conservarán las generaciones que están actualmente al mando los valores y derechos por los que lucharon las generaciones anteriores? Cosas como los derechos laborales, la seguridad social, la salud, la educación y la cultura pública. La pregunta es: ¿podemos nosotros, como generación de padres, proteger todo eso del capitalismo extremo, o vamos a desmantelarlo para que nuestros hijos vuelvan a tener que luchar por ello en el futuro? Depende de nosotros.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también