email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Mercedes Grower • Directora

"Quizás sea una película para ir a ver en una de esas primeras citas extrañas"

por 

- La directora Mercedes Grower nos cuenta cómo fue el proceso de producción de su primera película Brakes, que se realizó con un presupuesto sumamente bajo

Mercedes Grower  • Directora

La directora británica Mercedes Grower dialogó con nosotros sobre cómo llamó a sus amigos actores cómicos para hacer su primera película, Brakes [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Mercedes Grower
ficha de la película
]
, la cual no recibió financiamiento y actualmente se está proyectando en salas del Reino Unido.

Cineuropa: Brakes es un claro ejemplo de una forma de rodaje no convencional, que se realizó durante un largo período de tiempo, y con actores que son amigos tuyos; ¿cómo surgió la idea?
Mercedes Grower: Con mis amigos, muchos de los cuales actúan en la película, veníamos hablando desde hace mucho tiempo de que sería una buena idea hacer una película sobre cómo terminan las relaciones, porque es algo que normalmente sucede en momentos muy difíciles, extraños y explosivos de la vida. Luego, un rato después, o incluso cinco minutos después, aquello que nos causó tanto dolor puede parecernos gracioso.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Después de mostrar cómo se separan las parejas, la película retrocede al pasado, para enseñar cómo se formaron; ¿por qué elegiste narrarla de esa manera?
En retrospectiva, cuando reflexionas sobre las relaciones, tu mente retrocede en el tiempo y piensas en cómo se originaron, y eso te hace ver las cosas con una perspectiva diferente y más enriquecedora. Entonces, me pareció que sería una buena idea que la película volviera al pasado y reflejara eso también.

En realidad no es una película para ver con tu novio o novia, ¿verdad?
¿Por qué no? ¡Para mí sí lo es! ¿Es una buena idea ir a ver una película de Hollywood muy sentimental con tu novio o novia? No lo sé. Quizás tengas razón. Quizás sea una buena idea ir a verla cuando estamos teniendo esas primeras citas extrañas. De hecho, es extraño porque una crítica decía que era una buena película para ver en una última cita.

Una gran parte de las escenas de la película fueron improvisadas; ¿teníais también un guion?
No es que me senté a escribir un guion. En realidad, soy bastante disléxica, así que lo escribí más en forma de historia. Después de escribir la historia de cada pareja me reunía con los actores y les preguntaba que pensaban sobre el borrador de la historia, y los tres debatíamos sobre ello. No quiero entrar mucho en detalles, pero les expliqué a los actores lo que les había sucedido en sus relaciones a los personajes para que supieran el momento que estaban atravesando. Así que sabía lo que sucedería en cada escena, pero cuando estábamos improvisando en el set, surgieron otras cosas.

En cuanto a los cortes de la película entre las distintas escenas; ¿filmasteis con varias cámaras simultáneamente?
Filmamos con tres cámaras, lo que nos permitió pausar y retomar, mirar lo que ya habíamos filmado y decidir si estaba bien o no, y probar distintas opciones. En muchas oportunidades, tenía una cámara fija tomando el plano general y una cámara en cada actor para que estas no se superpusieran. Esto me permitía elegir las tomas y continuar con la filmación. Al comienzo, utilicé una cámara MiniDV a propósito porque estoy loca y quería que la película tuviera un aspecto retro y áspero, que reflejara un poco lo difícil y disparatado que es terminar una relación.

¿Cómo financiaste la película?
No recibimos financiación, todos trabajamos gratis. Lo que nos ayudó fue que solo filmábamos durante un día o dos en distintos lugares, pero de a uno por vez. Cuando íbamos por la mitad de la película intenté buscar financiación, pero a pesar del reparto que tenía, no logré conseguirlo. Luego la productora Judy Counihan se sumó al equipo y me llevó a una sala de montaje. Montamos la película juntas y logramos llevarla al festival internacional de cine de Edimburgo. Luego, el British Film Institute nos premió con una suma de dinero de 60.000£ que fue, literalmente, lo que costó producir la película. Gracias a estos fondos pudimos realizar la postproducción y darle la finalización adecuada.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés por David Aquino)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy