email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BERLINALE 2018 Fuera de concurso

Lance Daly • Director

“La Gran Hambruna afectó a todo el país”

por 

- BERLÍN 2018: Hemos charlado con el director irlandés Lance Daly, cuya película Black 47, presentada en el Festival de Berlín fuera de concurso, es una mirada más cercana a la Gran Hambruna

Lance Daly  • Director

En su sexto largometraje, Black 47 [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Lance Daly
ficha de la película
]
, que se proyecta fuera de concurso en el Festival de Cine de Berlín, el director irlandés Lance Daly ha contado con la ayuda de recién llegados inexpertos y de actores veteranos como Hugo Weaving, Jim Broadbent y Stephen Rea para encontrar un nuevo enfoque a la historia de Irlanda, sólo para descubrir que sus efectos perduran aún hoy en día.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
series serie

Cineuropa: Hugo Weaving ha dicho que la Gran Hambruna sigue siendo una parte muy importante de la cultura irlandesa. ¿Estás de acuerdo con eso?
Lance Daly: No todos los países han tenido un desastre de esa magnitud – tampoco hace falta competir. Es conocida comúnmente como la mayor catástrofe que hubo en Europa en el siglo XIX. Basta con mirar las estadísticas para ver cómo afectó a todo el país – Irlanda es la única nación cuya población es ahora menor de lo que era en 1847. Fue un efecto dominó. La población siguió disminuyendo durante los siguientes 60 o 70 años simplemente porque ya no quedaba nada. No había infraestructuras. Pero, ¿cómo se manifiesta hoy en día? Creo que de una manera muy sutil, pero el carácter irlandés tiene cierto no sé qué.

¿Qué quieres decir con eso?
Hay una escena en la película donde Martin Feenay [un personaje interpretado por James Frecheville] ahorca a un juez. Una persona que trabajó con nosotros en la posproducción dijo que en cuanto el público irlandés viera eso, estarían de nuestro lado. Hay una profunda desconfianza hacia la autoridad y una falta de respeto hacia las normas. Las normas son normas por algo – al menos esa ha sido mi experiencia en otros países donde he trabajado. Normalmente no hay mucho margen de maniobra. Pero decimos: “¿Es esa la norma? Pero, ya sabes, podemos llamar a alguien, y ya veremos”. Hay una falta de respeto hacia la ley y el orden porque la ley y el orden no hizo nada por nosotros.

Tardaste un tiempo en encontrar a tu Martin. ¿Por qué?
Cuando haces un casting, no sueles pensar en el físico. Lo importante es la esencia y el trabajo previo, y poder confiar en el actor. James estaba entonces en Los Ángeles, y sólo podíamos hacer una entrevista por Skype, pero inmediatamente supe que iba a ser él. Estaba listo para ponerse a trabajar. Estaba deseoso de demostrar algo, y este papel ofrecía muchos elementos con los que podía enfrentarse. Fue puro instinto. Barry Keoghan ya tenía un papel en la película antes de que encontráramos a nuestro Feenay y, cuando al fin lo hicimos, me enseñó un correo electrónico de hacía dos años. En Estados Unidos hicieron una serie de Animal Kingdom, y a Barry le habían dado el papel original de James. En lugar de aceptarlo, le escribió a su agente: “¿Por qué iba a querer hacer este papel? Nadie podría contribuir más a este papel de lo que ya ha hecho James”.

¿Alguna vez te desanimaste a la hora de hacer una película como esta? Cuando uno aborda un tema serio, la gente espera algo respetuoso – sea lo que sea que eso signifique. No esperan un western, necesariamente.
Creo que el western siempre ha estado ahí – cuando hay caballos, sombreros con ala y un grupo de tipos persiguiendo a otro, es difícil evitarlo. Algunas personas dijeron que no era una buena idea, pero me desanimó más saber lo difícil que iba a ser hacerlo bien. Claro que hay acción y otras cosas que con suerte atraerán al público, pero ¿sabes cuál sería la verdadera falta de respeto? Hacer una película sobre la Gran Hambruna que se centrara tanto en el sufrimiento y en todos esos horrores inimaginables que la vieran sólo un par de personas. Hubo un momento en que tuve la oportunidad de hacer esta película por el doble de dinero, pero la gente no para de hablar de Braveheart y de “un final esperanzador”. Pero, ¿cómo va a haber esperanza alguna? Recuerdo un debate parecido en torno a La lista de Schindler. Aunque se trata de una película brillante, ¿cómo vas a hacer que gire en torno al triunfo cuando el Holocausto gira en torno al fracaso? Aquí sucedió lo mismo. El truco fue equilibrar todas estas distintas sensibilidades, pero también hacerlo en un formato para que cualquiera lo pueda ver. Eso es lo que intentamos hacer.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés por Marta Quirós)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy