email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BERLÍN 2018 Panorama

Ioana Uricaru • Directora

"Es muy importante que el espectador, ante todo, se identifique con mi trabajo a un nivel personal"

por 

- BERLÍN 2018: Ioana Uricaru habla sobre Lemonade, un primer largometraje que explora el lado más oscuro del sueño americano, proyectado en Panorama

Ioana Uricaru  • Directora

Después de dirigir un cortometraje en la película colectiva de Cristian Mungiu, Cuentos de la edad de oro [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
, la directora rumana establecida en los Estados Unidos, Ioana Uricaru  se convierte en el centro de atención con su primer largometraje, Lemonade [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Ioana Uricaru
ficha del filme
]
, un comentario duro y efectivo sobre la inmigración y sobre el famoso sueño americano. El largometraje es proyectado en la sección Panorama del Festival de Berlín. Esto es lo que ella tiene que decir sobre su coproducción multicontinental.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
LIM Internal

Cineuropa: Primero de todo, ¿por qué “Lemonade”?
Ioana Uricaru: Mis primeros años en los Estados Unidos fueron muy difíciles y habría estado perdida sin mi arrendadora, Tracey, quien se convirtió en una querida amiga. En algún punto, nos encontramos hablando sobre dificultades, ya que ella también había tenido una vida muy difícil y dijo: “Tienes que hacer limonada”. Luego me explicó el significado de esta expresión estadounidense tan popular: “Si la vida te da limones, haz limonada”. Esto me pareció una metáfora algo ingenua y agridulce sobre el pensamiento positivo y la actitud de “sí podemos” de los estadounidenses. Me quedé con una curiosidad persistente y sin resolver sobre si realmente es posible hacer limonada con alguno de los amargos ingredientes que se nos dan. 

¿Esperas que tu película genere un debate? ¿Te gustaría que fuera así?
Sería muy feliz si la película estimulara a la audiencia lo suficiente como para que la gente quisiera hablar sobre esto. Los temas utilizados (inmigración y sentido de pertenencia, las relaciones de poder, relaciones entre géneros) ya son parte de debates públicos en los Estados Unidos y en otros lugares, así que Lemonade probablemente encajará en este marco y con suerte creará una perspectiva interesante. Para mí, es muy importante que el espectador, ante todo, se identifique con mi trabajo a un nivel personal. 

Desde tu punto de vista como directora y escritora, ¿Qué fue lo más difícil a la hora de hacer Lemonade?
El mantener la fe a lo largo de muchos años de incertidumbre y tiempos en los cuales dudé seriamente de si esta película realmente se produciría. También el hablar en cuatro idiomas diferentes en el set con nuestro equipo de gente internacional, lo cual fue difícil pero también muy vigorizante.

¿Dirías que resulta más difícil para las mujeres hacer su primer largometraje?
Es increíblemente difícil hacer un primer largometraje en cualquier sitio, pero quizás más en los Estados Unidos ya que no hay absolutamente ningún apoyo para las producciones cinematográficas, no hay fundaciones, subsidios, becas, agencias gubernamentales o estadales, ninguna manera de hacer tu película además de salir al mundo a buscar los millones que necesitas. Los medios por los cuales financias un pequeño filme independiente, como Lemonade, son muy diferentes en los dos modelos: en los Estados Unidos, resulta importante el género con el que trabajas y qué actor famoso está participando en la producción. En Europa, estas condiciones son casi irrelevantes, pero importa el si tienes un libreto brillante y un portafolio.

En lo que respecta a ser una mujer, la producción cinematográfica es uno de esos campos en donde las estadísticas muestran que las mujeres son realmente una pequeña minoría, en los Estados Unidos mucho más que en Europa. Cuando estudié en la escuela de cine en Rumania, yo era la única mujer en el grupo de dirección en los cuatro años que pasé allí y la primera que fue admitida en muchos, muchos años. Las cosas han cambiado un poco, ahora somos dos, Adina Pintilie y yo, con filmes rumanos en estreno en el Festival de Berlín. Pero yo diría que tuve suerte.

No sentí que el ser una mujer fuera un obstáculo a la hora de hacer esta primera película; los productores y el equipo con el que trabajé estaban felices y emocionados de ser parte del proyecto que yo dirigía y confiaban en mí. Solo había una persona de las casi 100 involucradas que pienso no estaba 100% cómoda trabajando con una mujer director. Pero sé que este no es el caso con muchas mujeres que persiguen esta carrera, en mi experiencia, es definitivamente  más difícil en los Estados Unidos que en Europa. Habiendo dicho eso, sí he experimentado mucho sexismo… ¿no sé si conoces este sitio web “Shit People Say to Women Directors”? es un sitio web en donde las mujeres cineastas publican anónimamente las cosas que les han ocurrido en el trabajo. Yo misma escribí algunas publicaciones.

¿Estás creando una historia nueva? ¿Nos puedes decir de qué se trata?
Tengo dos o tres ideas: una está ambientada en el final de la Segunda Guerra Mundial y nuevamente se trata de examinar a los Estados Unidos y la “americanidad” como un ideal y como una realidad.

(Traducción del inglés por Javier Campos)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también