email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

LOCARNO 2018 Piazza Grande

Bettina Oberli • Directora

“Podemos perdernos en su idealismo como si fuese una religión”

por 

- LOCARNO 2018: Hablamos con la directora suiza Bettina Oberli sobre la proyección de su última película, Le Vent tourne, en la Piazza Grande del Festival de Locarno

Bettina Oberli  • Directora
(© Anita Affentranger)

Hablamos con la directora suiza Bettina Oberli sobre la proyección de su última película, Le Vent tourne [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Bettina Oberli
ficha del filme
]
, en la Piazza Grande del Festival de Locarno. La alegría por el estreno de Le Vent tourne en este decorado majestuoso que encaja a la perfección con las escenas de naturaleza tan presentes en la película contrasta con la lluvia que ha aguado un poco la fiesta, una circunstancia temida por los directores que presentan sus películas en la Piazza. Bettina Oberli, nacida en Interlaken y graduada en la prestigiosa ZHdk (Zürcher Hochschule der Künste), ha dirigido varias películas de éxito como Lovely Louise [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
(2013) y North Wind (2004), ambas nominadas al Premio del cine suizo (en las categorías de Mejor música y Mejor película de ficción, respectivamente). 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: En tu película se percibe un vínculo muy fuerte entre los personajes y el paisaje. ¿Por qué decidiste trabajar en el Jura? ¿Qué tiene de particular en este paisaje?
Bettina Oberli: He elegido el Jura por motivos visuales. Yo no quería hacer una película que se pudiese asociar a una región en concreto, sino a las imágenes. La película se desarrolla en un paisaje bastante vasto, simple, que sólo se puede encontrar en el Jura, en Suiza. El Jura se sitúa sobre una meseta y eso es poco habitual porque normalmente los paisajes suizos son más alpinos. Cuando imaginé la película, la imaginé en este paisaje.

¿Cómo trabajas con los actores en relación al paisaje? ¿Partes de una idea concreta en función de los planos o necesitas ver al actor en los decorados? 
Teníamos claro desde el principio que queríamos grabar en exteriores porque los personajes trabajan fuera casi todo el tiempo. Están unidos al paisaje de forma natural. No queríamos tratar la naturaleza como un personaje, sino integrar a los actores en el decorado.

¿Qué puedes decirnos del misticismo que desprende la película?
Yo creo que los ideales siempre tienen un lado religioso. Esas personas creen en algo profundamente. No es Dios, es su proyecto de vida: respetar la naturaleza y los animales, e intentar mejorar las cosas para salvar al planeta. Eso es lo que yo creo. Quizás el misticismo de la película viene de ahí. Podemos perdernos en su idealismo como lo haríamos en una religión.

¿Por qué elegiste a Mélanie Thierry como protagonista? ¿Cómo trabajas con los actores? ¿Eres más directora o colaboradora?
Elegí a Mélanie Thierry porque la vi en Je ne suis pas un salaud [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, de Emmanuel Finkiel, donde interpreta a una mujer muy simple, vendedora en una tienda de muebles. Y yo me creí que era una verdadera vendedora de muebles y no una actriz. Es muy difícil interpretar personajes simples. A mí me pareció genial, muy natural. Yo no quería una actriz demasiado evidente, ni a una campesina auténtica. Yo creo que Mélanie tiene un lado muy luminoso y, al mismo tiempo, puede ser dura, fuerte o terca. Esa mezcla me interesa. 

Me gusta trabajar con los actores. Es lo que más me gusta hacer junto con las reflexiones visuales. Yo siempre intento comprender y respetar cómo funcionan los actores, así que trabajo de forma diferente con cada uno de ellos. Hay actores a los que les encanta estar en escena y a otros, menos; a algunos les gusta hablar de la psicología de los personajes, mientras que otros lo detestan; unos trabajan con el cuerpo y otros con el texto. Todos son diferentes.

Has rodado películas tanto en alemán como en francés y, en Le Vent tourne, está muy presente la diversidad lingüística. ¿Qué querías aportar a la película con esta variedad de lenguas y de acentos?
Es importante porque es una película contemporánea. Creo que es necesario abrirse para mejorar la situación ecológica. No salvamos al planeta construyendo una vida ecologista independiente. No funciona así. Hay que abrirse y pensar de una forma más global. Hay directores suizos alemanes que graban en francés y viceversa pero hay que reconocer que es raro. En Suiza hay un abismo entre las lenguas y las culturas. Pero, al mismo tiempo, es bonito. Yo hice una película en francés, que también es una película suiza. Nuestras cuatro lenguas también nos dan una gran libertad.

Lo más difícil fue elegir el personaje interpretado por Nuno Lopes, debido a las consecuencias que podía tener para la película. El amante debe ser guapo pero no demasiado, accesible pero no demasiado, es un objeto de fantasía. Eso me ayudó mucho cuando opté por un actor extranjero.

(Traducción del francés por Carolina Benítez)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también