email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VENECIA 2018 Orizzonti

Yaron Shani • Director

“Sentirse bien es parte del problema”

por 

- VENICE 2018: Hemos entrevistado al israelí Yaron Shani para hablar de Stripped, un ambicioso drama presentado en la sección Orizzonti, que explora el duro tema de la violencia sexual

Yaron Shani • Director
(© La Biennale di Venezia - foto ASAC)

Su anterior película, Ajami [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, codirigida por Scandar Copti, disfrutó de una exitosa trayectoria por festivales que culminó en una nominación al Óscar a mejor película de habla no inglesa; y, con eso a sus espaldas, ahora Yaron Shani pasa a una dirección completamente nueva con Stripped [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Yaron Shani
ficha del filme
]
, la primera parte de la inminente “La Trilogía del Amor”, que detalla la historia de un chico joven que se encapricha de una vecina mayor, y desdibuja todavía más la ya de por sí inestable frontera entre realidad y ficción. La película se proyecta en la sección Orizzonti del Festival de Cine de Venecia.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Por qué en la película decidiste ocultar digitalmente ciertas partes del cuerpo e incluso algunas caras?
Yaron Shani:
Hay muchas razones. En primer lugar, la película no es “ficticia” en el sentido general de la palabra. Es ficción, sí, pero en ella hay mucha verdad personal. No creo que Alice y Ziv [interpretados por Laliv Sivan y Bar Gottfried] sean ficticios, y los espectadores tampoco deberían. Están vivos, y exigen sensibilidad y respeto. Debes respetarlos como seres humanos, como lo harías en un documental normal. Entre otras cosas, Stripped también habla del “otro”. ¿Y quién es este otro? ¿Es una persona o un cuerpo sin rostro que puedes deshumanizar? Es algo a lo que tienes que acostumbrarte, y ver las dos siguientes películas te ayudará.

Si esa era la cuestión, ¿por qué no los cubriste simplemente?
Porque es una película sobre el cuerpo : la desnudez, la vergüenza y la violencia que derivan del sexo. Quería demostrar que, aunque puedes llegar muy lejos, a veces sabes cuándo parar. Es interesante porque, cuando no lo muestro todo, es cuando parece más expuesto. Es más evidente: más evidente que hay algo que necesita taparse. Quiero que los espectadores confíen en mí y que sientan que, si estoy haciendo algo así, probablemente tenga una razón para ello.

Les pediste a los actores que se convirtieran de verdad en sus personajes durante todo el rodaje. ¿Qué pretendías conseguir?
Trabajamos durante un año para construir algo que pudiera estar vivo de verdad. No lo guionizamos. Cuando a Ziv le piden que toque la guitarra y se niega, no fue cosa mía: era él. No podría escribir un diálogo como ese; yo solo estaba ahí para recogerlo. Una vez acabado el rodaje, teníamos 360 horas de material, más que en un documental; pero, al contrario que en un documental, sabíamos a donde nos dirigíamos. Hice mi búsqueda y entonces los encontré, así que reescribí la película de acuerdo con sus personalidades y con lo que creía que podrían aportar. Durante el rodaje, tenían la libertad de estar ahí sin más. Cuando acabamos, teníamos tantas posibilidades que la “escribí” otra vez en el estudio de edición. Es un enfoque de la interpretación totalmente nuevo, así como de la creación de guiones, la dirección y todo lo demás. Las siguientes partes de la trilogía van a ser algo diferentes, van a contar historias diferentes con personajes diferentes. Puedes ver solo una y quedarte satisfecho, pero las rodé al mismo tiempo y todo está conectado: forman parte del mismo universo.

Actualmente, la violencia sexual se utiliza muy a menudo como elemento narrativo, como una justificación de la manera de ser de un personaje femenino complejo. ¿Cómo pretendías abordar el tema sin que pareciera que estabas tomando el camino fácil?
Como hombre adulto, quería tratar de entender qué significa que te arrebaten tu propio cuerpo. Debía tratar el tema con prudencia y con sensibilidad, y tenía que encontrar una forma de darle a Laliv el espacio suficiente para explorarlo. En la película, la agresión en sí no es el tema. La historia de Alice trata sobre qué siente un ser humano del que están abusando. ¿Qué significado tiene eso? Una de las cosas que me molestan del cine es que la gente tiende a centrarse tan solo en este acto terrible; pero donde realmente reside el terror es en lo que ocurre antes y después.

¿Durante el proceso, pensaste alguna vez en No amarás, la película de 1988 de Krzysztof Kieślowski?
Sí, pero no solo en esa película. La historia del chico joven que se enamora de su guapa vecina, mayor que él, se ha visto muchísimas veces. Pensaba más en la clásica idea de comedia en la que un grupo de chicos por fin se acuestan con alguien.

Un poco como Risky Business, entonces.
Todos los caminos llevan a Tom Cruise [se ríe]. Los israelíes tienen sus propios problemas, al igual que el resto del mundo. En cualquier cultura, la masculinidad tóxica está causando problemas similares. Así que, a pesar de que la película trata de un chico llamado Ziv, dentro de su singularidad representa a personas de todas partes.

Después del éxito de Ajami, ¿alguna vez pensaste en pasarte a proyectos más comerciales? Stripped y tus siguientes dos películas parecen indicar algo totalmente diferente.
Recuerdo que dos agentes se me acercaron para decirme que me fuera a Estados Unidos. ¿Pero que haría yo allí ? En Hollywood, nunca me dejarían hacer una película de esta manera. Todo gira entorno a entretener y generar dinero y, como puedes ver, no me va eso. Quiero hablar del sufrimiento, porque creo que es importante. Necesitamos hablar de ello, pero no queremos. Todos deseamos sentirnos bien, y eso es parte del problema, ya que necesitamos sufrir para entender por qué estamos aquí y cómo podemos conectar con otra persona. Las películas de Hollywood no ofrecen eso: te hacen sentir cómodo y luego vuelves a casa sin más. Nunca cambia nada.

(Traducción del inglés por Marina García Gómez)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también