email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VENECIA 2018 Competición

Olivier Assayas • Director de Dobles vidas

“En cierto momento me di cuenta de que estaba haciendo una comedia"

por 

- VENECIA 2018: Cineuropa se ha reunido con Olivier Assayas para hablar acerca de Dobles vidas, su último largometraje con Guillaume Canet y Juliette Binoche, que compite por el León de Oro

Olivier Assayas  • Director de Dobles vidas
(© La Biennale di Venezia - foto ASAC)

En Dobles vidas [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Olivier Assayas
ficha del filme
]
, la primera película de Oliver Assayas desde Personal Shopper [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Artemio Benki
entrevista: Olivier Assayas
ficha del filme
]
(2016), un escritor en crisis se basa en su propia vida (y numerosas aventuras amorosas) para escribir sus novelas de escaso éxito. Mientras tanto, todos a su alrededor – incluyendo su editor, casado con una actriz de televisión – intentan adaptarse al nuevo escenario tecnológico, intentando comprender cómo afectará a sus vidas. La película está siendo proyectada en competición en el Festival de Venecia.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
LIM Internal

Cineuropa: En Dobles vidas, tus personajes debaten continuamente acerca de los avances tecnológicos. ¿A ti también te parecen amenazadores?
Olivier Assayas:
Tengo opiniones cambiantes al respecto. Me gusta pensar en ello de un modo dialéctico – no creo que exista una única verdad. Lo que más me asusta es que Internet se ha convertido en un vehículo de fantasías y mentiras. De repente ya no hay solidez en los hechos, especialmente en Estados Unidos. La película muestra cómo nos adaptamos al cambio. El mundo está cambiando constantemente, pero para nosotros el motor de cambio es la revolución digital. No tengo opiniones fijas acerca de la tecnología. Es simplemente algo que está sucediendo, y no puedes oponerte o juzgarlo – es un hecho, y está transformando el mundo y la forma en la que nos comunicamos. En ese sentido, tan sólo lo estoy reconociendo para intentar comprenderlo, igual que hacemos todos. 

¿Por qué decidiste centrarte en el mundo editorial en lugar de en el cine?
Me parecía que estos problemas habían afectado especialmente a ese sector. En un momento de la película, el personaje de Guillaume Canet se pregunta: “¿Por qué no pasarnos directamente al digital?”. Tiene parte de razón, pero la realidad es que a la gente le siguen gustando los libros. Hace un tiempo, todo el mundo estaba convencido de que los e-books eran el futuro, y no ha sido el caso para nada. El título original de la película era realmente E-book, pero finalmente decidí cambiarlo porque me parecía demasiado frío y técnico.

En lo que se refiere al cine, la mayor parte de la revolución digital ya ha ocurrido. El medio cambió de forma significativa durante los años 80 y 90, cuando todavía había cosas que no se podían representar, simplemente porque eran demasiado caras. Ahora esas barreras ya no existen. La esencia del medio ha cambiado, al igual que la forma en la que consumimos películas. Pero la razón por la que he dedicado mi vida al cine es porque amo la gran pantalla. Aún creo que es mágica, incluso cuando voy a unos multicines a ver algún estúpido blockbuster americano. Netflix y otras plataformas similares están operando en el espacio de la ambigüedad: están contratando a directores de prestigio para utilizar sus nombres y demostrar que ese es el tipo de contenido que pueden proporcionar. A mí no me interesa, sigo queriendo ver la última película de Cuarón en pantalla grande.

Como ya has mencionado, tu película trata sobre el cambio, pero en muchos aspectos parece bastante tradicional. Esta vez no aparecen mensajes de texto en la pantalla.
¡Eso ya lo he hecho! [risas]! Quería hacer una película sobre las ideas – así es como empezó todo. Lo que ocurre con el cine es que a veces te crees que estás dando un argumento novedoso, pero tu película llega tres años tarde. Quería tomar parte en la conversación actual, y que el espectador también lo hiciese. Estos personajes expresan sus opiniones, que después contradice otra gente durante la misma conversación.Todos estos temas todavía no están establecidos, aún están siendo cuestionados. 

¿Siempre fue tu intención hacer comedia a costa de su confusión? Por ejemplo, cuando Léonard tiene que debatir acerca de unas polémicas en Twitter de las que no sabía nada.
Soy un gran admirador de Éric Rohmer, y la luz que me ha guiado ha sido su película El árbol, el alcalde y la mediateca, una cinta que trata algunos de los debates presentes en la sociedad francesa en aquel momento. Cuando estaba escribiendo Dobles vidas fue la única referencia de que tal vez esta era la dirección correcta. En cierto momento me di cuenta de que estaba haciendo una comedia. Empecé haciendo una película sobre ideas y opiniones, y gradualmente me di cuenta de que esas ideas tan sólo tenían sentido cuando se tratan desde el humor. También pensaba que Irma Vep era una comedia, pero esta va definitivamente un paso más allá. El enfoque que tenía era divertirme mientras escribía. No quería pensar en términos de estructura o cómo debía describir ciertas cosas. No hay ni una sóla palabra en la película que no haya disfrutado escribiendo.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también