email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VENECIA 2018 Semana Internacional de la Crítica

Ivan Salatić • Director

"He tenido la sensación de que la gente desaparecía poco a poco"

por 

- VENECIA 2018: Ivan Salatić, afincado en Montenegro, ha respondido a nuestras preguntas sobre su ópera prima, You Have the Night, presentada en la Semana Internacional de la Crítica

Ivan Salatić  • Director
(© Settimana Internazionale della Critica di Venezia)

El director Ivan Salatić, nacido en Dubrovnik pero criado en Montenegro, ha hablado con nosotros de su primer largometraje, la oscura y confusa You Have the Night [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Ivan Salatić
ficha del filme
]
, que se proyectó en la Semana Internacional de la Crítica del Festival de Venecia.

Cineuropa: Aunque sí que sigues a ciertos personajes en You Have the Night, realmente la película no tiene un argumento como tal...
Ivan Salatić:
 La película no trata de un solo protagonista, sino de un grupo de personas. Existe una trama, pero lo que de verdad me interesaba era el sentimiento que tenía al principio, cuando empecé a rodar la película, de que la gente poco a poco estaba desapareciendo y fundiéndose con la naturaleza. De algún modo conecta con la historia, con cómo eran antes las cosas… La película habla de la transición por la que estamos pasando actualmente. Es una situación verdaderamente ambigua, no sabemos lo que está ocurriendo, y ese es el motivo por el no hay una trama que conduzca la película.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La película tiene un amplio espectro de implicaciones y significados, pero también tiene que ver con este astillero en particular y con todo un capítulo de la historia de Montenegro.
La película me resulta muy cercana y conmovedora porque yo vivía allí; conocía a gente del astillero y era donde mi padre trabajaba. No es una declaración política ni nada por el estilo: está formada por trozos y partes de la vida real; muestra las vidas de la gente de esa parte de Montenegro en concreto y, gracias al material de archivo, también puedes ver cómo era esa vida cuando existía la emoción por construir una nueva sociedad, mientras que hoy esta sociedad se está desmoronando.

Parece que esta gente ha sido gravemente traicionada, que se les ha abandonado a su suerte y arreglan y preparan lo que pueden improvisar a partir de los restos del sueño industrial.
Son gente sin trabajo; esa situación no es única de Montenegro. Este sentimiento del que hablaba, de las cosas que desaparecen lentamente, tiene que ver con el hecho de que la gente ya no produce cosas, y esto ocurre en todo el mundo. No son útiles. Solo son cuerpos en este torbellino, intentando arreglar cosas sin éxito… Y su desaparición parece definitiva, como si no hubiera posibilidad de reencarnación, por así decirlo. No quiero sonar pretencioso, pero mi sensación es que estamos (los seres humanos) en el estado de transición que se representa en la película.

El prólogo, en el que Sanja está en el ferry con una amiga, que es una inmigrante en busca de un nuevo sitio para vivir, es como una ventana a otra situación de transición, pero también a otras posibilidades.
Indudablemente. Pero la forma en la que estas dos chicas hablan también me hace pensar en conversaciones parecidas que tengo con mis amigos constantemente. Todos tenemos la idea de que debemos vivir en otro lugar; todos nos preguntamos dónde vamos a vivir después. No creo que las generaciones anteriores pensaran así. Ahora, tenemos esa libertad para movernos pero, donde sea que vayamos, la vida seguirá siendo difícil. Así que siempre nos movemos pero, sorprendentemente, nunca estamos satisfechos.

La generación adulta, tal y como se representa en la película, está particularmente perdida.
La generación anterior solo pensaba en el futuro pero, ahora que ese sueño se ha esfumado, es la siguiente la que debe crear algo nuevo, lo cual no es fácil. Fíjate en cómo tratan al niño en la película: todos intentan hacer algo con él, pero no está claro el qué. En fin, lo mismo ocurre con el futuro.

El mar está presente durante toda la película.
Quería empezar la película en el mar porque quería que fuera un espacio abierto fundamental, y también porque es importante para llevar a casa al primer personaje que se presenta, Sanja, que cambia este espacio abierto por el microcosmos de Montenegro y, después, profundiza en los aspectos más personales de las vidas de esta gente.

(Traducción del inglés por Marina García Gómez)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también