email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

TORONTO 2018 Contemporary World Cinema

Koen Mortier • Director

Un ange habla de amor y muerte, de esperanza y desesperación”

por 

- TORONTO 2018: Entrevistamos al flamenco Koen Mortier, que vuelve a Toronto con su 3er film, Un ange, interpretado por Vincent Rottiers y Fatou N'Diaye

Koen Mortier  • Director
(© Stephan Vanfleteren)

El flamenco Koen Mortier vuelve al Festival de Toronto con su tercer largo, Un ange [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Koen Mortier
ficha del filme
]
, que cuenta una historia de amor entre un ciclista belga y una prostituta africana. El film se inspira en la novela Monologue of Someone Who Got Used to Talking to Herself, de Dimitri Verhulst, que cuenta los últimos días de la vida del célebre campeón de ciclismo Frank Vandenbroucke. Hablamos con Mortier sobre lo que le ha inspirado en la creación de esta cinta, sobre los diferentes elementos de esta historia de amor atípico y por qué la ha rodado en 35 mm.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿En qué medida te has inspirado en la historia de Vandenbroucke?
Koen Mortier: El libro de Frank Vandenbroucke es el origen de la película, pero solo como fuente de inspiración, porque nadie sabe qué sucedió exactamente. El elemento que más me atrajo en esta novela es que toda la historia la narra la "gacela" con la que Vandenbroukle pasa su última noche. Es alguien que nunca ha oído hablar de ciclismo, a fortiori de esta estrella del ciclismo en particular. A ella le es ajeno todo el mundo que él habita, lo cual no quiere decir que no tuviera una opinión o un juicio de él.

¿Crees que Un ange abrirá un nuevo diálogo sobre las adicciones de las atletas?
No quería centrarme en el dopaje, creo que todos sabemos hasta qué punto la práctica estaba extendida en los años 90 y la década siguiente. Quería hacer un retrato de un ciclista que siempre vivió rodeado de dopaje, hasta tal punto que ni se plantea la pregunta, y en el film tampoco. Tenía que parecer del todo normal entrar en Senegal con material de dopaje, de la misma forma que la aguja y el fluido que se inyecta en el cuerpo no son para él sino un medicamento cotidiano, a razón de dos dosis por día. Lo más importante era observar la manera en que los ciclistas se las apañan años más tarde. ¿Son dependientes a la sustancia, tienen problemas psicológicos? Es triste y una verdadera pena ver hasta qué punto talentos increíbles como Vandenbroucke, Jan Ullrich, Marco Pantani y Lance Armstrong, cambiaron después del fin de sus carreras.

¿Por qué has elegido contar la historia de estos dos personajes totalmente diferentes de una manera tan dramática?
Quería crear una historia de amor que contuviera muchísima intensidad y tensión, manteniendo el minimalismo a nivel narrativo. También quería que la línea entre la realidad y la ficción fuera muy fina, de forma que la historia fuera creíble y auténtica, pero que su interpretación se sitúe en el campo de la ficción. Es, en cierto sentido, una historia de amor existencialista entre dos personajes a la deriva que proceden de estratos sociales, culturales y económicos completamente diferentes. Un ange habla de amor y muerte, de esperanza y desesperación. Habitualmente, la literatura romántica exalta la locura, el lado diabólico del amor y la muerte. He conceptualizado mi película en torno a estos temas. También la he rodeado de "alambre de espino", dándole un lado lúgubre, apoyándome en la fotografía y la música; esto distingue Un ange de otras historias de amor.

A este respecto, rodaste en Senegal, pero ese entorno parece completamente alterado. ¿Por qué distanciar hasta tal punto tus héroes del lugar en que se encuentran?
Tenía la intuición de que los personajes debían quedarse en su burbuja, así que decidí separarlos de la realidad y del mundo que les rodea desde el momento en que se encuentran. Es como si nada importara nunca más: solo son ellos dos en su Vía Láctea personal. Juntos, ya no son la prostituta y el ciclista, sino seres humanos frágiles y aterrorizados que necesitan amor, que se necesitan el uno al otro. La música de Soulsavers marca una ruptura con respecto a esta historia de amor bastante simple: había que crear una tensión, utilizarla como contrapeso de las emociones de los personajes. La cámara se va acercando cada vez más a sus pieles, se insinúa en sus pensamientos y emociones, pero también añade una dimensión incómoda en la que todo lo hacen juntos parece a todas luces una mala decisión. Las pesadillas rompen la atmósfera del film para interrumpir sus sentimientos, hacerles comprender que viven en un sueño ingenuo, y también para agitar tanto al espectador como a los personajes.

Eres uno de los coproductores de la película. ¿Fue fácil rodar en 35 mm?
Tomamos esta decisión porque mi director de fotografía, Nicolas Karakatsanis, estableció que era necesario. De los paisajes senegaleses emana una impresión abstracta que evoca el movimiento pictórico del Color Field, que para él era imposible de capturar en un formato digital. Karaktsanis pensó que la película de 35 mm sostendría y absorbería mejor estos colores vivos, mucho mejor que una cámara digital. Era exactamente el tipo de contribución técnica que necesitaba para decidirme a rodar en 35 mm.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también