email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

TORONTO 2018 Discovery

Joël Karekezi • Director

"La jungla, auténtico personaje de la película, cuestiona el absurdo de la guerra"

por 

- TORONTO 2018: Hablamos con Joël Karekezi, cuyo segundo largo, The Mercy of the Jungle, se ha estrenado mundialmente en la sección Discovery del Festival de Toronto

Joël Karekezi • Director

Hablamos con Joël Karekezi, cuyo segundo largo, The Mercy of the Jungle [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Joël Karekezi
ficha del filme
]
, se ha estrenado mundialmente en la sección Discovery del Festival de Toronto

Cineuropa: ¿Puedes hablarnos brevemente de tu historia vital?
Joël Karekezi:
Nací y crecí en Ruanda. Viví el genocidio, durante el cual perdí a mi padre, y luego tuve que refugiarme en Congo. Sentía la necesidad de exteriorizar este trauma, transformarlo, y encontré cursos de cine en línea, impartidos por una escuela canadiense. Le cogí el gusto al cine, y luego hice un curso en escritura en el Maisha Film Lab de Uganda, fundado por Mira Nair. Escribí mi primer corto, Imbayazi, que posteriormente hice como largo. Se estrenó en el 2013, y justo después comencé a escribir The Mercy of the Jungle, mi segundo largometraje.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Al igual que tu primer largo, The Mercy of the Jungle subraya el absurdo de la guerra...
Sí, he crecido en una región en guerra, y en mis películas planteo esta pregunta: ¿es posible todavía el humanismo? Habiendo vivido el genocidio ruandés o la guerra de Congo, ¿cómo creer en la humanidad? 

¿De dónde procede el punto de partida de The Mercy of the Jungle?
Cuando rodaba mi primera película, me encontré con uno de mis primos congoleños, que había participado en el conflicto en la frontera entre Congo y Ruanda. Me contó su historia, y me dijo que se había perdido en la jungla, buscando su unidad. Este motivo, el vagabundeo por el corazón de la jungla, me pareció extremadamente potente. Al mismo tiempo, quería abordar la cuestión del conflicto acercándome más de cerca a la psicología de dos soldados opuestos en todos los sentidos... Uno tiene una rica experiencia y la condición de héroe de guerra, el otro representa la típica figura del pequeño novato inocente, y es él quien comete el error que les obliga a caminar juntos por la jungla...

Precisamente, la jungla parece ser el tercer personaje de tu película.
Quería que la jungla se impusiera como el principal antagonista del relato, es un personaje al mismo nivel que los dos soldados. Al filmarla, queríamos que hablara, que evolucionara con los personajes. Me inspiró mucho al preparar la película la poesía de Terrence Malick en La delgada línea roja, su gran cinta antimilitarista, así como la forma de seguir de cerca a los personajes de Alejandro González Iñárritu en El renacido. El recurso a la naturaleza y su inmensidad cuestiona el absurdo de estos actos de los hombres e interroga la locura de la guerra.

¿Fue un auténtico reto logístico rodar en la jungla?
Sí, y admiro el trabajo que han hecho mis productores. Éramos 40 en la jungla, por la que teníamos que andar varias horas normalmente, llevando todo el material para acceder al lugar de rodaje, pues no había carreteras. ¡Hasta el acceso al dinero era un problema! Pero tuvimos momentos de verdadera fortuna. Por ejemplo, pudimos rodar una escena con un gorila. El equipo era muy reducido, una decena de personas, y la mayor parte de nosotros nunca había visto uno. Es verdaderamente notable cruzarse con un gorila, es el auténtico rey de la jungla, hay que saber someterse a él. Fue un momento sorprendentemente apacible y espectacular...

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también