email print share on facebook share on twitter share on google+

TORONTO 2018 Contemporary World Cinema

Baldvin Z • Director

“Me di cuenta de que había un mundo entero en Islandia del que no conocía nada”

por 

- TORONTO 2018: Hemos entrevistado al director islandés Baldvin Z para saber más sobre su última película, la oscura y conmovedora Let Me Fall

Baldvin Z  • Director

Con Let Me Fall [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Baldvin Z
ficha del filme
]
, el aclamado cineasta islandés Baldvin Z ofrece un conmovedor drama oscuro lleno de lirismo sobre la generación oculta de adolescentes toxicómanos en la Reikiavik actual. La película, que se estrenó en el Festival de Toronto, ya se ha convertido en el cuarto mejor estreno de una película nacional en Islandia, con una venta de casi 25.000 entradas en diez días. Nos reunimos con Baldvin Z tras su estreno en Toronto para descubrir más sobre la película.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: El tema de las “chicas perdidas” resulta bastante confuso para cualquiera que no viva en Islandia. ¿Cómo abordaste este asunto?
Baldvin Z:
En 2011, estaba trabajando para una campaña antidrogas; en esos momentos, tampoco tenía ni idea de lo que pasaba. Durante ese proyecto me encontré con el diario de una chica que se había quitado la vida hacía un par de años, y lo leí. Eso lo cambió todo. Me di cuenta de que había un mundo entero en Islandia del que no conocía nada, así que decidí indagar en el tema. Conocí a chicas que vivían en la calle y se drogaban. Nos permitieron entrar en sus vidas y acompañarlas durante un año. Me impresionaba que eso ocurriera y que no lo viéramos. Nadie admitía que tuviéramos ese problema y, en los últimos siete años, las cosas han ido de mal en peor. Espero que abramos los ojos para empezar a ver más allá y admitir el problema. Según las noticias, tenemos el mayor índice de muertes entre jóvenes adictos, así que deberíamos reaccionar.

Let Me Fall destroza la idea que tiene el mundo de Islandia como una sociedad intachable. ¿Cómo ha sido hasta ahora la reacción de los espectadores islandeses?
Cuando la película se estrenó en Islandia, las entradas se agotaron en todos los cines, así que pienso que es un tema que llega a los espectadores. Después, vi que en las redes sociales había estallado un gran debate, así que espero que esto tenga consecuencias positivas. En la fiesta tras el estreno en Reikiavik, viví una situación de lo más extraña: la gente seguía llorando y abrazándome, diciéndome cuanto odiaban la película y cuanto les gustaba al mismo tiempo. Me complace cuando una película tiene impacto en los espectadores, sin importar si produce sentimientos positivos o negativos.

Por tercera vez, abordas un gran problema social desde el punto de vista de los adolescentes. ¿Crees que la crisis económica de Islandia ha tenido consecuencias inevitables en estas generaciones?
No estoy seguro. Es cierto que existen dos Islandias, la de antes y la de después de la crisis. También hay algunas semejanzas: antes de la crisis, entre 2005 y 2007, Islandia vivió un boom, y todo se volvió loco cuando esto ocurrió, incluido el mundo de las drogas. Lo mismo está ocurriendo ahora: Islandia está evolucionando, y las drogas también.

¿Fue muy complicado trabajar con las debutantes Elín Sif Halldórsdóttir y Eyrún Björk Jakobsdóttir? ¿Fue fácil para Elín Sif deshacerse de su imagen de cantante pop del famoso Dance Slow?
Vi por primera vez a Elín Sif cuando actuó en Eurovisión, y decidí seleccionarla para la serie de televisión que estaba haciendo entonces, aunque ya tenía pensado para ella el papel de Magnea. Entonces era complicado encontrar a una chica para el papel de Stella. Después de cuatro o cinco meses de búsqueda, Eyrún Björk entró a la sala de casting y supimos que era la indicada. Trabajamos juntos durante un año. Tenía que explicárselo todo sobre el guion y, en ocasiones, sobre cada escena. Cuanto más hablábamos, más ahondábamos en la historia y más fácil se nos hacía construir los personajes. Fue una experiencia muy agradable. Estaba muy nervioso cuando comenzamos a grabar porque no tenían ninguna experiencia real en el cine. Por suerte, todo fue como la seda y estoy muy satisfecho con nuestra colaboración.

Tienes un grupo de colaboradores habituales: los productores Júlíus Kemp y Ingvar Þórðarson, el camarógrafo Johann Máni Johannsson, el compositor Ólafur Arnalds y el coguionista Birgir Örn Steinarsson. ¿Es más fácil confiar en ellos porque ya los conoces?
Siempre defiendo la libertad cuando hago películas. Mi objetivo es gozar de mucha libertad en el set y, cuando trabajas con el mismo equipo, conoces a cada uno y es fácil comunicarse, así como cambiar de planes de repente y proponer nuevas ideas. Eso es lo que persigo: dar lo mejor de nosotros mismos mientras rodamos. Ya que nos conocemos, también deliberamos de manera más eficiente.

(Traducción del inglés por Marina García Gómez)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también