email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

SAN SEBASTIÁN 2018 Proyecciones especiales

Telmo Esnal • Director

“Queríamos darle una vuelta a la tradición”

por 

- SAN SEBASTIÁN 2018: El cineasta vasco Telmo Esnal presenta Dantza, film ganador, el año pasado, de la primera convocatoria de industria Glocal in Progress de este certamen

Telmo Esnal  • Director
(© Lorenzo Pascasio)

Telmo Esnal (Zarauz, 1967) ha dirigido varios cortos, un largometraje (Uteberri on, Amona! [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
) y ahora mismo se encuentra inmerso en el rodaje de Agur Etxebeste!, la continuación de Aupa Etxebeste!, film que codirigió junto a Asier Altuna en 2005, repitiendo equipo técnico-artístico. En solitario, hace un año, presentó su proyecto Dantza [+lee también:
tráiler
making of
entrevista: Telmo Esnal
ficha del filme
]
a la primera convocatoria de industria Glocal in Progress, del Festival de San Sebastián, resultando ganador. En este mismo certamen, en su edición número 66, estrena ahora mundialmente esta película de belleza arrebatadora.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Cómo ayudó ese galardón a terminar el film?
Telmo Esnal
: Cuando nos presentamos al premio, nos faltaba por rodar la parte final de Dantza, película que estaba muy avanzada. Teníamos un presupuesto muy justo y el hecho de que entrara Glocal in Progress nos ayudaba a finiquitarla de la mejor forma posible, pudiendo trabajar muy bien tanto la imagen y el sonido como teniendo una distribuidora asegurada (BTeam Pictures). Prácticamente estaba la película acabada, pero le faltaba postproducción digital, que ha llevado a cabo El Ranchito, la empresa de Félix Bergés (Lo imposible [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Juan Antonio Bayona
ficha del filme
]
). Así, el acabado ha sido de una calidad a la que no estamos acostumbrados.

Ciertamente, la película tiene una belleza y delicadeza únicas…
Esa era la idea cuando empezamos con el proyecto: contar una historia por medio de la danza tradicional vasca y hacerlo muy bonito; era la gran apuesta. También tener a Koldobika Jauregi, un escultor muy reconocido internacionalmente, le da un plus a la película y sin él no sería la misma.

¿Cómo se consigue contar una historia a través del baile y que no resulte reiterativo?
En la danza tradicional vasca hay muchos tipos de bailes: unos están muy cercanos al ballet, otros son sólo de mujeres, hay polcas… una variedad impresionante, así que hemos seleccionado unos cuantos. No nos hemos inventado ninguno, aunque hemos re hecho algunos: partiendo de la tradición, los hemos ajustado a lo que queríamos contar. Hemos adaptado un baile existente y su música, cambiando a veces también la herramienta que manejan en cada uno.

¿Habéis añadido vestuario nuevo?
Sí, es completamente nuevo, creado por Jauregi conforme a las hipótesis de trabajo de Juan Antonio Urbeltz, coreógrafo y antropólogo que lleva cincuenta años estudiando las danzas y las simbologías que hay detrás.

Las localizaciones son también espectaculares…
Teníamos la idea de deslocalizar la película: que fuera aquí cerca, pero a la vez pudiera ser en cualquier sitio de toda Europa. Porque hay simbologías muy parecidas en todas las danzas tradicionales de Eurasia. Los lugares son importantes pero no muy identificativos: empezamos en un desierto y acabamos en una construcción que hay en mi pueblo, que fue la primera edificación que se hizo de cemento en Gipuzkoa, a principios del siglo XX: un torreón extrañísimo. Sobre todo son espacios que debían contar la historia y tenían que ver con lo que se bailaba allí, con lo cual nos tiramos un año localizando durante los fines de semana. Hemos rodado en Las Bárdenas, en Belchite, con unos colores espectaculares, y en Hendaya. Queríamos que mostrara un ciclo de vida, una evolución y unas estaciones, para lo cual filmamos durante un año entero.

La música: ¿también se ha adaptado desde la tradición?
Sí, hemos partido de melodías tradicionales y con Pascal Gaigne (Loreak [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
) hemos rehecho las melodías dándoles una narrativa, haciéndola más de cine, que aporten en cada baile el clima necesario: ha sido un trabajo complicado, pero el resultado final funciona bastante bien.

El film es muy armónico, pues consigue meter al público en un estado emocional…
La idea era ir viendo bailes y que el espectador se pregunte qué se le está contando. Hemos, de alguna manera, desestructurado el baile. Queríamos darle una vuelta a la tradición: yo bailé hasta los 28 años y siempre me preguntaba por qué no podíamos contar algo a la vez, como se hace en el flamenco. Debíamos ser fieles a la forma ortodoxa de bailar, pero a la vez cambiar el vestuario, darle una vuelta, retocar la coreografía y la música, haciéndola muy contemporánea.

Sorprende que una idea como ésta, tan arriesgada y alternativa, llegue a buen puerto…
Fue un proceso complejo, pues era muy abstracta: había un guion, sí, pero había que conocer los bailes vascos para poder entenderlo. Ha sido difícil llevarla a cabo, con algunos parones, pero ya está y camina sola, pues se estrena el 21 de diciembre, con el solsticio de invierno.

Viéndola, es inevitable recordar los films de Carlos Saura sobre el baile…
Sí, hay referentes claros. De Saura vi todas sus películas, sobre todo Bodas de sangre, que te cuenta también una historia. Asimismo hay referencia a Los sueños de Akira Kurosawa. También me marcó mucho en su momento Pina [+lee también:
tráiler
entrevista: Wim Wenders
ficha del filme
]
, de Wim Wenders, aunque no tenga mucho que ver con Dantza.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también