email print share on facebook share on twitter share on google+

Mia Hansen-Løve • Directora de Maya

Vocación, adicción, amor y dualidad

por 

- Mia Hansen-Løve nos habla de Maya, una película grabada en India y estrenada en Toronto que pronto llegará a los cines franceses

Mia Hansen-Løve • Directora de Maya
(© Carole Bethuel)

Encuentro en París con Mia Hansen-Løve para hablar sobre Maya [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Mia Hansen-Løve
ficha del filme
]
, su sexto largometraje después de Todo está perdonado [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: David Thion
entrevista: Mia Hansen-Löve
ficha del filme
]
(Quincena de los realizadores, 2007), El padre de mis hijos [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Mia Hansen-Løve
ficha del filme
]
(premio especial Una cierta mirada en Cannes 2009), Un amour de jeunesse [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Mia Hansen-Love
ficha del filme
]
(mención especial en Locarno 2011), Eden [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Charles Gillibert
entrevista: Mia Hansen-Løve
ficha del filme
]
(que compitió en San Sebastián en 2014) y El porvenir [+lee también:
crítica
tráiler
Q&A: Mia Hansen-Løve
ficha del filme
]
(Oso de plata al Mejor director en Berlín 2016). Este nuevo trabajo, estrenado en Toronto, llega a los cines franceses el 19 de diciembre a través de Les Films du Losange.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Cómo surge Maya?
Mia Hansen-Løve: Surge de muchas cosas: hablar de un amor imposible, grabar una película en India y hacer un retrato de un reportero de guerra. Es una película sobre un tema que ha estado presente en todas mis películas. Además, viajar a India y enfrentarme a una cultura completamente diferente a la mía fue una ruptura bastante radical, aunque no se traduzca en una ruptura formal. Y, por primera vez, la idea no surgía de una experiencia autobiográfica, como ocurrió con mis películas anteriores.

¿Por qué te interesaba el personaje de un reportero de guerra?
Admiro el valor que demuestran al poner en peligro sus vidas. Pero yo no hago películas para elogiar a los valientes. Sin embargo, he observado cierto pudor, cierta reserva entre los que fueron tomados como rehenes, en el momento de su liberación. Ellos cuentan algunas cosas pero hay otras que nunca sabremos porque no pueden o no quieren contarlas… También hay un vínculo con el sufrimiento que no es el que se suele ver en el cine y que a mí me suele resultar convencional cuando se muestra ostensiblemente. En cuanto a los reporteros de guerra que pude conocer, hay cierto pudor, quizás orgullo, que hace que no sean muy dados a la introspección.  

Los reporteros de guerra también tienen una especie de adicción a la adrenalina de su profesión.
Ellos siempre quieren volver. El riesgo de ser capturado tiene algo casi animal, que roza la dependencia y el deseo irrefrenable. Es una fuerza oscura que los atrae. Lo que me interesa es esta contradicción y la idea de que la vocación, para mí, va unida al concepto de adicción. Es algo que puede darte una fuerza increíble, hacer que sigas adelante y ayudarte a superar obstáculos pero, al mismo tiempo, es una fuerza destructora. Esta dualidad se refleja en la película a través de mis personajes.

La otra línea de la película es el amor imposible entre dos personas de edades diferentes. El amor también es uno de tus temas favoritos.
Los sentimientos están muy presentes en mis películas. En la actualidad, el cine de autor raramente habla de sentimientos porque es difícil hacer películas sobre este tema sin actores conocidos. No es una historia sobre mí porque yo no soy india. No obstante, cuando era adolescente, me enamoré de un chico mucho mayor que yo. También era un amor imposible y es un sentimiento que comprendo. Pero cuando escribí la película, me identificaba por completo con el personaje de Gabriel, que está sumergido en una especie de ascesis y a quien Maya traerá a la vida, haciéndole tomar conciencia de la posibilidad de amar.  

Por primera vez, introduces algunos elementos del thriller. 
El personaje de Goa quiere encontrar sus raíces y, una parte de él, quiere encontrar a su madre pero hay un elemento fantasma, de paraíso perdido. En realidad, Goa es un paraíso perdido que se enfrentará a la realidad de la India en su complejidad, no es un lugar idílico. Las agresiones exteriores, las amenazas y la persecución reflejan la imposibilidad de huir del mundo real puesto que la violencia, la brutalidad y la hostilidad te alcanzarán aunque te encuentres en el fin del mundo, lejos de las guerras, y harán que nunca llegues a sentirte como en casa. Es algo muy concreto y muy metafórico a la vez. Desde mi punto de vista, la parte india es tan real como onírica. Los personajes que lo agreden por la noche son fantasmagóricos y la casa que se incendia es un poco su destino, la India diciéndole que debe volver a ejercer su profesión, que no puede quedarse allí. Es como su inconsciente.

¿Cómo va tu proyecto Bergman Island?
Teníamos que haber grabado la película el verano pasado pero hubo pequeños imprevistos con el casting (Mia Wasikowska y Anders Danielsen Lie tenían que trabajar con Vicky Krieps) y sólo pudimos grabar la mitad de la película. A mediados de mayo empezaremos a grabar la otra mitad.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también