email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

LES ARCS 2018

Ruben Östlund • Director

"Hay que recuperar la cultura de ir al cine en Europa"

por 

- El sueco Ruben Östlund, presidente del jurado en la 10ª edición del Festival de Cine de Les Arcs, habla sobre el cine Europeo, las plataformas y su nuevo proyecto, The Triangle of Sadness

Ruben Östlund • Director
(© Alexandra Fleurantin y Olivier-Monge / Les Arcs Film Festival)

Encuentro con el cineasta sueco Ruben Östlund, Palma de Oro en Cannes 2017 con The Square [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Ruben Östlund
ficha del filme
]
, en el Festival de Cine de Les Arcs, donde preside el jurado. Östlund regresa a la estación alpina donde grabó su película Fuerza mayor [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Ruben Östlund
ficha del filme
]
.

Cineuropa: En Cannes, justo después de recibir la Palma de Oro, me dijiste que no querías hacer una película en Estados Unidos bajo ningún concepto, ¿por qué?
Ruben Östlund: Son dos formas completamente distintas de hacer cine. Hay muchas cosas apasionantes en el cine estadounidense y, aunque no es igual que en los años 70 y 80, todavía existen directores con un estilo interesante. Pero en Europa, el cine siempre ha sido un medio para reflexionar sobre el tipo de sociedad que queremos y una manera de intentar comprender al ser humano. El cine europeo tiene muchas más connotaciones políticas y eso me gusta. Además, en la cultura cinematográfica estadounidense, el productor es el principal responsable de la película, mientras que en Europa lo es el autor. También tengo mi propia productora, que dirijo junto a mi amigo Erik Hemmendorff. Por lo tanto, aunque trabaje con un reparto internacional, será siempre bajo la forma de una película sueca y europea. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

En cuanto a la violencia en pantalla, ¿por qué no quieres que los personajes de tus películas mueran asesinados?
Hablando de eso, voy a matar a uno en mi próxima película: una pareja de ancianos suecos, vendedores de armas, que serán asesinados por una granada que ellos mismos fabricaron. Lo lamento, pero tengo que matarlos (risas).

En The Square empezaste a trabajar un poco en lengua inglesa y tu próxima película se grabará entera en inglés. ¿A qué se debe esta evolución?
Viene principalmente de los actores. Empecé con actores suecos, después hice películas escandinavas con actores daneses y noruegos, y ahora he decidido contar con actores europeos y estadounidenses. El objetivo es formar una especie de Real Madrid, un conjunto de 11 jugadores de diferentes nacionalidades. Para el reparto de mi próxima película, viajé a Berlín, París, Estocolmo, Copenhague, Londres, Nueva York y Los Ángeles. Para unificar este conjunto tan interesante y colorido, se impone el inglés. Al principio, me preocupaba que usar el inglés me hiciese perder matices pero me di cuenta de que no era cierto.

¿Qué opinas del cambio de paradigma en la distribución con el auge de las plataformas?
En general, no puedo decir que me perturbe. Lo único que pido a las plataformas es que el director no sea ahogado por todas las películas en general ni por las películas producidas bajo la bandera de la plataforma en particular. Yo también soy un poco escéptico con los algoritmos, los cálculos y la masa de información sobre las tendencias de los usuarios de la plataforma. Veremos lo que ocurre en el futuro… Pero hay que recuperar la cultura de ir al cine en Europa porque las generaciones jóvenes deben saber que los cines existen. Creo que nosotros tenemos que trabajar con los cines y no centrarnos sólo en las grandes ciudades. Tenemos que trabajar muy duro en reconstruir la cultura cinematográfica para que la generación actual y la siguiente comprendan que ir al cine es una experiencia. La principal función del cine es que veamos una película juntos. Si observamos a una familia sueca actual, cada uno mira su plataforma y no se reúnen para ver la televisión, salvo el festival de Eurovisión. Sin embargo, cuando ven una cosa juntos, la comentan después.

¿Cómo va tu proyecto The Triangle of Sadness?
Estamos en la fase final del casting. Todavía no puedo revelar los nombres pero puedo decir que, por el momento, hay más actores estadounidenses que europeos. El rodaje se retrasará hasta la primavera y durará 80 días. En cada película, le prometo a mi productor y socio, Erik Hemmendorff, que seré más modesto pero el rodaje siempre se extiende 10 días más. Como The Triangle of Sadness trata sobre el mundo de la moda y tiene a dos modelos como protagonistas, una mujer y un hombre (ndr: dos modelos que se encuentran en la recta final de su carrera y se plantean su futuro), se grabará en la Fashion Week de Milán. Más tarde, la intriga se trasladará a un crucero de lujo, que probablemente se grabará en el Mediterráneo, para terminar en una isla desierta en el Caribe o en Tailandia.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.