email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Carlos Fernández de Vigo • Director de Memorias de un hombre en pijama

“Incluir escenas de sexo era un equilibrio necesario”

por 

- Carlos Fernández de Vigo ha adaptado a la pantalla el comic Memorias de un hombre en pijama, de Paco Roca, con la colaboración del actor Raúl Arévalo y de la formación musical Love of Lesbian

Carlos Fernández de Vigo • Director de Memorias de un hombre en pijama

Presentada a competición en el último Festival de Málaga, Memorias de un hombre en pijama [+lee también:
tráiler
entrevista: Carlos Fernández de Vigo
ficha del filme
]
llega por fin a las salas de cine españolas el 4 de enero, de la mano de Begin Again Films. Se trata de la adaptación al cine del cómic homónimo dibujado por Paco Roca (Arrugas [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Ignacio Ferreras
ficha del filme
]
), a cargo del vigués Carlos Fernández de Vigo. Le pone rostro y voz al protagonista, el laureado actor y director Raúl Arévalo (Tarde para la ira [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Raúl Arévalo
ficha del filme
]
), mientras de la música se ha ocupado Love of Lesbian, la formación que lidera Santi Balmes. Hablamos con el director de este film para adultos, que combina animación con algunas escenas rodadas con Arévalo y la actriz María Castro.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: En tu carrera hay cortometrajes, video juegos, efectos especiales, producción y ahora animación.
Carlos Fernández de Vigo:
Estudié Económicas, pero en el cuarto año abandoné esa carrera, pues no me sentía realizado; entonces empecé a trabajar en video juegos y al poco tiempo comencé con el cine de animación, y seguí combinando tecnología con cine y video juegos. Ahora tengo un proyecto de imagen real, una película de ciencia ficción y terror, posiblemente para rodarla en Los Ángeles (EEUU). Después de haber hecho un máster en efectos especiales, y hacer dirección y supervisión de efectos en algunas películas, cuando he escrito el guion de esta nueva de ciencia-ficción, ya lo hice presupuestándome a mí mismo cada página, para evitar gastos en aspectos que no aportan a la historia.

¿Has tenido referentes previos, aparte del cómic en que se basa, para Memorias de un hombre en pijama?
Releí y revisé todo el trabajo de Paco Roca, porque me parecía obligatorio, en los movimientos de cámara y composiciones de plano, no copiar las viñetas originales, pero, subliminalmente, sí quería que el lector de la novela gráfica, cuando ve la película, interprete la viñeta. En ese sentido, una de las mayores referencias de la película es el universo de las novelas gráficas de Paco. Y a nivel cinematográfico he revisitado muchos films para aprender de composición e intenciones.

Esta es una película para adultos con escenas sexuales…  
Eso forma parte del romanticismo: ahí me dieron mucha libertad y no me pusieron trabas. Yo quería que la cámara entrara dentro de la relación que se muestra: si cada vez que la pareja se queda sola, se pone a ver la tele… ¿el espectador se sentiría dentro de esa relación de pareja? Creo que no. Hay un arco emocional muy intenso entre ellos dos y por eso era importante tratar el sexo con naturalidad, sin darle más peso del que formaba parte del momento. Era un equilibrio necesario.

Asimismo, el film habla de esos trabajadores autónomos que apenas aparecen en los medios…
Esos héroes autónomos... Hay una secuencia breve, cuando el protagonista está con el tema del logotipo para una hamburguesería, que ayuda a quienes están en ese mismo perfil se sientan identificados. Hemos querido también con la película hacer un tributo al mundo del diseño, de las artes gráficas, del ilustrador…

¿Cómo se hizo la selección de actores que aparecen en las escenas de imagen real y los que ponen voces a los personajes dibujados?
He tenido mucha suerte porque Ángel de la Cruz, productor y coguionista, y Paco vieron a Raúl Arévalo como un actor muy interesante para encarnar al protagonista. María Castro estaba prevista y yo aplaudí esa elección porque tiene una energía fantástica, además de ser una gran actriz.

La música de Love of Lesbian le da un tono especial y melancólico a la película…
Ese fue el regalo final, no sólo por su música, sino también por su nivel de implicación. Gente del equipo proponía que hubiera mucho grupo indie español en la banda sonora; y saltó rápido el nombre de Love of Lesbian y los productores cerraron el trato con el grupo. No sólo han compuesto dos canciones nuevas, sino que además, de todos sus temas clásicos, han hecho versiones. Ha sido una experiencia increíble y hemos cambiado escenas según cómo entraba su música.

¿Cuánto ha llevado levantar un film así?
Han sido cuatro años, incluyendo fase de desarrollo, con casi 200 personas trabajando en total, incluyendo colaboradores, con animadores en Valencia, Madrid, Cataluña, Galicia y Los Ángeles. Detrás de una película de animación hay todo un mundo, un universo de trabajo que no pierde de vista la intención artística del proyecto, al tiempo que resuelve con constancia las necesidades técnicas: es un equilibrio muy complicado, porque si tu perfil es creativo, te pueden consumir la energía esas tareas técnicas.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también