email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BERLÍN 2019 Competición

Angela Schanelec • Directora de I Was at Home, but...

"Mi humor no tiene remate"

por 

- BERLÍN 2019: Hablamos con la directora alemana Angela Schanelec sobre su polarizante film-ensayo I Was at Home, but..., proyectado en la competición principal de la muestra

Angela Schanelec  • Directora de I Was at Home, but...
(© Joachim Gem)

Proyectada en la competición principal de la Berlinale, la cinta no narrativa de Angela Schanelec I Was at Home, but... [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Angela Schanelec
ficha del filme
]
, creada con la participación de Maren Eggert, Jakob Lassalle y Franz Rogowski, ha dividido a los espectadores festivaleros con su ritmo lento y trama ambigua; el film trata sobre un adolescente llamado Phillip (Lassalle) que vuelve a casa tras desaparecer durante una semana.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: La mayoría de las interacciones que aparecen en tu película son tan incómodas que casi resultan graciosas. Por ejemplo, la escena aparentemente sin fin en la que dos personajes [entre ellos, Astrid, que interpreta Eggert] discuten por una bicicleta rota.
Angela Schanelec: Es un tipo de humor que no tiene remate. Estas escenas desde luego que no lo tienen, y eso significa que son prácticamente infinitas. ¡Los personajes simplemente no pueden parar! Por eso necesitan un poco de tiempo para representarse. Yo doy clase de cine en una facultad de arte [la Universidad de Bellas Artes de Hamburgo], así que tiene menos que ver con la escritura de guiones clásicos, sobre la que hablan miles de libros diferentes. Cuando doy clase, primero escucho lo que dicen mis alumnos, lo que quieren hacer y lo que ya han hecho. Al principio, intento que reflexionen qué es en realidad una imagen o un sonido, y qué significa cuando, en vez de sostener una foto, vemos realmente algo que se mueve. 

O algo que no se mueve en absoluto; hay mucho estatismo en tus escenas con niños, como una en la que recitan pasajes de Hamlet. Parece extraño desde el primer momento, porque es más habitual verlos correr de un lado a otro, llenos de energía. ¿Qué pretendías con esto?
Creo que los adultos pueden estar a veces mucho más desesperados que los niños. Además, para verlos correr de un lado a otro, solo tienes que salir a la calle, no hace falta ir al cine. Es interesante la de cosas que pueden hacer los niños: pueden quedarse quietos, o pueden recitar a Shakespeare. Mi objetivo, y creo que en esta película queda claro, es no recrear nunca la realidad. No basta apuntar a algo con la cámara y que la gente piense: "Oh, yo lo veo exactamente igual". 

Comenzaste tu carrera como cineasta en la Academia de Cine y Televisión de Berlín, donde conociste a Christian Petzold y Thomas Arslan. Se os reconoce como cocreadores de la primera ola de la llamada Escuela de Berlín. ¿Todavía te sientes parte de ella?
En realidad, ya no existe. Empezó con Thomas, Christian y yo, y llevamos haciendo películas más de 20 años. Nos desarrollamos y tomamos direcciones muy diferentes. En un momento dado, nos ayudó, porque en el cine suele ser más fácil hacer cosas cuando trabajas bajo algún tipo de etiqueta. Pero como sucede en el caso de otros grupos similares, después de cierto tiempo, las cosas simplemente cambian.

En I Was at Home, but..., resulta evidente que no temes confundir a los espectadores. ¿Cómo surgió la idea del film?
Lo primero que me vino a la mente fue la imagen de un chico de 13 años, que no es un niño pero tampoco un adulto, volviendo a casa lleno de suciedad después de estar en plena naturaleza. No temo crear confusión porque creo que es posible simplemente ver cosas. La confusión solo aparece cuando se comienza a pensar. En el cine, ver es suficiente. Por supuesto, si alguien sale de mi película insatisfecho de alguna forma porque tienen la sensación de que han interpretado algo mal, significa que he fracasado: no quiero dejar a nadie descontento. Pero tendemos a filtrar lo que vemos a través de nuestra propia experiencia, que es de cada uno y de nadie más. Todos tenemos vidas diferentes; ¿por qué no íbamos a hacer diferentes asociaciones?

¿Es por eso que la cinta comienza con escenas ambientadas en la naturaleza, porque con los animales, a diferencia de las personas, nadie malgasta tiempo intentando descubrir sus motivos?
Estaría bien observar a animales y luego tomar esta forma de mirar las cosas y conservarla para cuando los seres humanos aparezcan en pantalla. El hecho es que ningún animal haría algo que fuera contra lo que le dice su propio cuerpo. Con respecto a las personas, todas las situaciones que muestro aquí simplemente les suceden; no pueden hacer nada para evitarlas. No son acciones, sino reacciones. Hacen lo que el cuerpo les dice que hagan, así que sí, también es posible verlos como animales.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también