email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

DIAGONALE 2019

Kelly Copper y Pavol Liška • Directores de The Children of the Dead

“Intentamos ser poco hábiles e idealistas durante la mayor parte del proceso”

por 

- Kelly Copper y Pavol Liška hablan sobre su largometraje The Children of the Dead, que tuvo su estreno austriaco en la Diagonale la semana pasada

Kelly Copper y Pavol Liška  • Directores de The Children of the Dead

Hablamos con Kelly Copper y Pavol Liška, codirectores de The Children of the Dead [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Kelly Copper y Pavol Liška
ficha del filme
]
, que obtuvo el Premio FIPRESCI en la sección Forum de la presente edición de la Berlinale y que acaba de estrenarse en el Diagonale de Austria. La adaptación libre de la novela homónima de Elfriede Jelinek, grabada en super-8, es un choque entre los géneros de terror y heimatfilm, que rinde homenaje a la era del cine mudo.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Por qué quisisteis adaptar la novela de Elfriede Jelinek?
Kelly Copper: Nos invitaron al festival de Steirischer Herbst para hacer un proyecto en la zona rural de Estiria. Para conocer mejor el lugar, preguntamos si había algún libro sobre esa zona y descubrimos que Die Kinder der Toten está ambientado allí. Ya habíamos pensado en usar el género heimatfilm o bergfilm para este proyecto y, curiosamente, la amenaza del paisaje también desempeña un papel fundamental en la novela: hay menciones a personas que murieron en las montañas.  

¿Por qué decidisteis convertir The Children of the Dead en una (musicalmente hablando) película muda?
Pavol Liška: Nos inspiramos mucho en el cine clásico, sobre todo en el expresionismo alemán. Es un lenguaje que murió muy pronto. No se ha desarrollado lo suficiente y tiene mucho potencial. Otro motivo fue que, para adaptar una novela como la de Jelinek, es importante hacer un acercamiento radical. No puedes decir: “Vamos a coger los diálogos”. Porque casi no hay. Teníamos que enfrentarlo de otra forma, por lo que decidimos eliminar el lenguaje hablado.

K.C.: También, a nivel práctico, trabajamos con actores no profesionales en condiciones que no tienen nada que ver con las de Hollywood. Cuando no grabas el sonido, es más fácil dirigir a los actores porque sólo tienes que gritarles lo que tienen que hacer. Tampoco tienes que esperar a que un bebé deje de llorar. Puedes trabajar y tratar el sonido como un elemento artístico aparte.

¿Por qué quisisteis grabar en super-8?
K.C.: Cuando nos mudamos a Nueva York, había muchos mercadillos donde podías comprar cajas de películas de 8 mm. El hecho de poder comprarlas significaba que la persona que las había utilizado estaba muerta, así que tenían una calidad robada. Pero hay algo más: la historia se desarrolla en un hotel de montaña donde la gente va a pasar las vacaciones. El formato super-8 es un formato amateur, que se utiliza para películas caseras y de vacaciones. Encajaba con el argumento, aceptamos sus imperfecciones y parecía adecuado para este proyecto. Sabes que no puedes grabar perfectamente con una cámara antigua con película de cine (un grano de arena o un pelo pueden colarse en la película en cualquier momento). Lo que nos atrajo fue aceptar que algunos elementos del proyecto estaban fuera de nuestro control.

¿El guión era muy detallado? ¿Cuánto de lo que vemos es improvisado?
P.L.: Hicimos un guión muy detallado, a sabiendas de que muchas cosas quedarían fuera. Principalmente porque trabajamos con actores no profesionales, en localizaciones en las que no teníamos permitido grabar y con escenas que, por escrito, requieren destrezas técnicas que no tenemos, por lo que tuvimos que modificar el guión. Intentamos crear un problema imposible de resolver y ser poco hábiles e idealistas durante la mayor parte del proceso. Es decir, hasta el momento de apretar el gatillo y disparar. Sabemos que cuando llegue el momento de resolver el problema, lo haremos. Así que si una escena describe a 100 zombies saliendo de una tumba pero sólo tenemos a tres personas, grabamos a esas tres. Intentamos cuestionar los modos de producción del cine. Así podemos decidir si algo es o no importante. Por ejemplo, en una toma puede haber sol y en el reverso de la misma conversación puede estar lloviendo. El público puede aceptar eso.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también