email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

FEBIOFEST 2019

Juraj Šlauka • Director de PUNK NEVER ENDS!

“Hasta cierto punto, creo que mi película es una parodia de un drama social”

por 

- El guionista eslovaco Juraj Šlauka habla con Cineuropa sobre su primera película como director, PUNK NEVER ENDS!, que se hizo de forma artesanal

Juraj Šlauka  • Director de PUNK NEVER ENDS!
El director Juraj Šlauka (derecha) con el coproductor checo Jordi Niubó (© Prague International Film Festival)

El guionista eslovaco Juraj Šlauka, conocido por su trabajo en los proyectos documentales de Miro Remo, acaba de estrenar su primera película como director, PUNK NEVER ENDS! [+lee también:
entrevista: Juraj Šlauka
ficha del filme
]
, en el Febiofest 2019. El drama, ambientado en los márgenes de la sociedad y protagonizado por actores no profesionales procedentes de entornos similares, sigue a un protagonista incapaz de controlar su estilo de vida impulsivo y de seguir las normas sociales. Šlauka habló con Cineuropa de trabajar en condiciones artesanales, de por qué su película no es el típico drama social y de la fusión entre la ficción y el documental.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: PUNK NEVER ENDS! Es la continuación de tu tesis doctoral, que empezó como un documental y que ha evolucionado gradualmente hasta convertirse en ficción. ¿Cómo ocurrió esta transición? 
Juraj Šlauka: Sinceramente, la película nunca fue concebida como un documental, siempre fue ficción. Cuando entraron en escena los actores no profesionales, tuvimos que buscar una forma de dirigirlos ante la cámara que no les restase autenticidad. Y esto nos hizo acercarnos al documental. Esta confusión de que el proyecto es un documental viene de que a mí me preocupaba que el comité de ficción de la Slovak Audiovisual Fund (AVF) me rechazara. Pensaba que un experimento basado en las arenas movedizas de la realidad no se comprendería fácilmente. Al principio, solicité financiación al comité documental de la AVF. Básicamente, tuve que recurrir al fraude desde el principio. Sin embargo, estoy convencido de que era la única forma de conseguir la cantidad mínima para empezar. El rodaje se alargó ocho años debido a las dificultades de grabar con actores no profesionales, de los cuales, la mayoría, eran drogadictos o alcohólicos.

Eres un veterano colaborador del director de documentales eslovaco Miro Remo, y tu primera película guarda algunas similitudes con sus documentales sobre reincidentes. ¿Hay una conexión?
Desde que era estudiante, he intentado buscar la forma de trabajar con actores no profesionales para que el resultado final pareciese ficción, desde el punto de vista académico. Cuando Miro me propuso unirme a Comeback, tuve la oportunidad perfecta para poner en práctica esas ideas. Miro barajaba ideas similares y por eso conectamos. Comeback era un documental que recordaba a una película de ficción a nivel formal, mientras que PUNK NEVER ENDS! hace lo contrario. Probablemente esto ocurre porque empecé como guionista pero siempre he tenido una tendencia interna hacia la ficción o a dar a la realidad un aspecto de ficción. Miro es un director de documentales en estado puro pero la influencia mutua es muy fuerte, sobre todo a nivel humano. Naturalmente, cuando trabajo como guionista para Miro, respeto al completo su perspectiva. Tiendo a dar un paso atrás y a apoyar su autoría. Tener mis propios proyectos me ayuda a no llevar mis ambiciones por donde no debo. 

Has dicho que la película se hizo en condiciones artesanales. ¿Podrías explicarlo?
Hacer la película en condiciones artesanales significa hacerla sin ningún tipo de financiación. Durante una fase del rodaje, tuvimos que juntar chatarra para poder pagar ese día de rodaje. El equipo consistía en un círculo muy reducido: yo, un cinematógrafo, un sonidista y un productor. Para grabar las escenas más difíciles, el equipo aumentó. Grabamos la película con una cámara de fotos. El cinematógrafo hizo su propia iluminación, aunque no creo que sea algo fuera de lo común. Creo que muchos directores han hecho sus películas en condiciones similares. Es posible, aunque lo hayan hecho sólo una vez.

PUNK NEVER ENDS! tiene los códigos y convenciones de un drama social. Sin embargo, le das un giro con un estilo que no se ajusta al patrón.
Como he dicho antes, eso se debe a mi pasado como guionista, por lo que no puede materializarse como un documental en estado puro. Me he dado cuenta de que algunos espectadores no lo aceptan, mientras que otros lo reciben con los brazos abiertos. En Eslovaquia estamos teniendo una ola bastante fuerte de dramas sociales. Hasta cierto punto, creo que mi película es una parodia de este género, con elementos criminales.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también