email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BIF&ST 2019

Ali Vatansever • Director de Saf

"¿Cómo se mantiene uno humano cuando se está rodeado de monstruos?"

por 

- El director turco Ali Vatansever nos habla sobre su segunda película, Saf, que trata un delicado dilema moral, y ha sido proyectada en el Bif&st de Bari

Ali Vatansever • Director de Saf

La urbanización masiva, el desempleo, los refugiados sirios, las relaciones familiares… El director turco Ali Vatansever trata varios temas en Saf [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Ali Vatansever
ficha del filme
]
, su segunda película después de la multipremiada One Day or Another. Su nuevo trabajo narra el enfrentamiento entre los habitantes desfavorecidos del distrito de Fikirtepe, situado en la parte asiática de Estambul, donde las comunidades más pobres están siendo expulsadas mientras un hombre cualquiera se ve obligado a elegir entre el bien y el mal. Después de su estreno mundial en Toronto, y su éxito unos días después en el Festival de Cine de Ankara, donde obtuvo los premios a Mejor director y Mejor actor, la película se ha proyectado en el Bif&st de Bari, donde hemos hablado con su director.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: Sólo por el título, Saf, sabemos que va a ser una película polifacética. 
Ali Vatansever: La palabra turca “saf” es intraducible: puede significar “tímido, ingenuo” o “un poco loco”, pero también puede significar “posicionarse” y esta es la acepción en la que se basa la película. Aquí, los protagonistas se ven obligados a posicionarse sobre cualquier situación en la que se encuentren, y esa postura llevará a uno de ellos a la ruina y al otro a un viaje de autoconocimiento. La cuestión fundamental es: ¿cómo sigues siendo humano en un lugar tan complicado, donde estás rodeado de monstruos? ¿Cómo haces para permanecer puro cuando el mundo te obliga a posicionarte de un lado o del otro?

¿Cómo reacciona el protagonista de la película?
Kamil debe decidir si acepta un trabajo donde le pagan poco, si vende su casa y si apoya a sus vecinos o se posiciona en su contra. Y bajo toda esta presión descubre la maldad que hay dentro de sí mismo. Así es como estamos obligados a vivir nuestras vidas en la actualidad: esperamos que todos tengan una postura clara sobre cualquier tema. Me preocupa esta visión del mundo en términos de blanco o negro e intento explorarla a través de personas reales con problemas reales.

La película está ambientada en la parte asiática de Estambul, en Fikirtepe. ¿Qué tipo de conflictos tienen lugar en esta zona?
Fikirtepe es una zona de Estambul con más de 10 mil habitantes que surgió como un barrio de chabolas en los años 60 y 70. Ahora es una zona muy céntrica, que también es cara, y sus habitantes están siendo expulsados para construir rascacielos financiados por empresas estatales. Miles de personas han sido desplazadas y se han demolido miles de casas; sólo quedan dos ancianos aislados. Lo raro es que los refugiados sirios han decidido establecerse en estos edificios abandonados, han aceptado trabajos mal pagados, sin ningún tipo de seguridad, y eso ha creado un nuevo conflicto. Una comunidad desfavorecida se va y otra viene. Comparten el mismo destino pero no unen fuerzas. La película empieza con la transformación física del terreno pero también hace un retrato más amplio de las relaciones humanas, de la mudanza, de la inmigración y del trabajo. Tardamos cuatro años en escribir la película; yo mismo fui testigo de estos cambios radicales. No sólo cambia la geografía, sino también el pensamiento de las personas. Quería mostrar cómo la psicología de las personas puede estar influenciada por su entorno.

La película se divide en dos partes muy diferentes: en la primera seguimos a Kamil y en la segunda, a su esposa Remziye.
Quería que el público explorase dos puntos de vista diferentes. Al principio, vemos el lugar y a las personas a través de los ojos de Kamil. Él y su esposa discrepan en varios temas. En la segunda parte, vemos la situación desde la perspectiva de Remziye, un recurso que permite al público entender todos los prejuicios que se han desarrollado en la primera mitad de la película. Cuando ves el mismo lugar y a las mismas personas desde la perspectiva de ella, te das cuenta de que no hay una única versión de la verdad, como nos han hecho creer. Cuando sales de tu calle y conoces a otras personas, ves que hay millones de colores, de matices. Kamil tiene buenas intenciones, intenta hacer lo correcto para sobrevivir, pero también rechaza reconocer la maldad que hay dentro de él. Bloquea sus demoños y sus deseos pero pronto salen a la luz. En cambio, Remziye, no niega sus deseos; ella reconoce sus motivaciones, las afronta y eso la mantiene a flote.

Desde el punto de vista estilístico, ¿cómo decidiste transmitir estos dos puntos de vista?
Nos preguntamos cómo podíamos transportar al público hacia este lugar, cómo podíamos recrear esta experiencia. Mi elección fue no cortar ninguna de las escenas. En especial, aquellas donde aparece Kamil. Viajamos a través del espacio con él, experimentamos lo que él experimenta. No quería resaltar nada en particular; no hay primeros planos que capturen detalles. No quería centrarme en la destrucción de la zona (para la gente que vive allí es algo normal). También quería fluidez entre las escenas interiores y las exteriores: no hay una gran diferencia entre espacios públicos y privados, como ocurre allí; abren la puerta de tu casa y entran en tu vida. Quería que el público experimentara eso.

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también