email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2019 Competición

Ken Loach • Director de Sorry We Missed You

"Ahora, el trabajador asume todo el riesgo y debe autoexplotarse"

por 

- CANNES 2019: El británico Ken Loach habla de su último drama social-realista y candidato a la Palma de Oro, Sorry We Missed You, en una rueda de prensa en Cannes

Ken Loach  • Director de Sorry We Missed You
(© Joss Barratt)

Ken Loach quiere convertirse en el primer hombre en conseguir su tercera Palma de Oro en el Festival de Cannes con Sorry We Missed You [+lee también:
crítica
tráiler
Q&A: Ken Loach
ficha del filme
]
. La cinta, al igual que Yo, Daniel Blake [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
, está ambientada en Newcastle, y cuenta la historia de cómo los empleadores usan la llamada "gig economy" para sortear las leyes laborales y fijar objetivos imposibles para sus trabajadores. La película comienza con Ricky consiguiendo un empleo como repartidor en el que le dicen de forma nada equívoca que trabajará por cuenta propia.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El film también aborda el devastador efecto que el estrés de trabajar a todas horas puede suponer a las familias. Es una propuesta que encaja plenamente con el cine de Loach: realismo social con un drama relacionado con temas sociales verdaderamente acuciantes. A los 82 años, parece que cada película que estrena Loach vaya a ser la última. Estas fueron sus palabras en la rueda de prensa de la película, en Cannes.

El film, al igual que Yo, Daniel Blake, se ambienta en Newcastle; ¿qué es lo que te atrae de esta ciudad?
Ken Loach: Es una ciudad pequeña en el norte de Inglaterra que tiene mucho carácter. En cierto sentido, está separada del resto del país, y tiene una historia llena de dificultades. Tiene una historia de minería y construcción naval, industrias que han desaparecido y no se han sustituido. La gente lo ha pasado mal, así que conocen muy bien esta historia, así como la de mi anterior película, Yo, Daniel Blake. En esta ciudad viven las personas más vulnerables, y tiene una voz única que surge del hecho de que la mayoría de lo ciudadanos han soportado años de dificultades. Es un microcosmos de Gran Bretaña, un lugar muy contenido. Además, cuando te bajas del tren y oyes hablar a la gente, es inevitable sonreír. Las personas son realmente cálidas.

¿Cómo decidiste el tema del trabajo y el empleo sin contrato?
El guionista Paul Laverty, la productora Rebecca O'Brien y yo hablamos de este tema del trabajo y cómo ha cambiado el concepto de empleo desde la época de mi juventud y muchos años más tarde. En esa época, te decían que si tenías una habilidad y una profesión, podías tener un trabajo para toda la vida y la capacidad de mantener una familia con ese salario. Ha habido un cambio en las condiciones laborales, y la gente ahora tiene mucha inseguridad, con empleo sin contrato y a través de agencias. Luego hay gente como Ricky, los autónomos, que es una situación en la que el trabajador asume todo el riesgo y debe autoexplotarse.

La película comienza con la pantalla en negro. ¿Por qué?
La razón de la ausencia de imágenes al principio es que cuando está hablando sobre su trabajo, queríamos sugerir de alguna forma que es el tipo de trabajo que podría tener mucha gente. Hay muchas personas que trabajan en el sector de la construcción y el trabajo manual, y el objetivo era que fuera más general hasta que lo hiciéramos más específico. Creo que al final, no hay escapatoria; él está endeudado, y no puede escapar. El sistema le ha acorralado.

El estrés que soporta Ricky le lleva a problemas enormes en su vida familiar.
Mientras escribía e investigaba, Paul hablaba de cómo su trabajo podía colarse en sus relaciones de familia e influir sobre ellas, y luego esbozó los personajes principales. Posteriormente, volvimos a hablar y los desarrollamos más todavía.

¿Puede una película con esta fuerza arreglar la situación en que nos encontramos?
Creo que somos una voz dentro de un coro. Desde que salió Yo, Daniel Blake, que era una película sobre el apoyo que el estado debería dar a la gente, el gobierno no ha cambiado ni un ápice, sigue siendo igual de cruel. El número de bancos de alimentos ha aumentado en un 18 % solo en el último año, y no cambiarán, porque no pueden. Tienen que demostrar que no ser capaz de trabajar y mantenerte es un crimen.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también