email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2019 Competición

Marco Bellocchio • Director de Il traditore

"Buscetta no es un héroe"

por 

- CANNES 2019: El cineasta italiano Marco Bellocchio habla de su nuevo film, Il Traditore, estrenado y aclamado en la competición de Cannes

Marco Bellocchio  • Director de Il traditore

El cineasta italiano Marco Bellocchio, rodeado de su equipo, encabezado por su excelente actor principal, Pierfrancesco Favino, habló con la prensa internacional de su nuevo film, la muy lograda Il Traditore [+lee también:
crítica
tráiler
Q&A: Marco Bellocchio
ficha del filme
]
, que compite en el 72º Festival de Cannes.

¿Por qué le pusiste a tu película este título, Il Traditore, que parece adoptar el punto de vista de los mafiosos de la Cosa Nostra?
Marco Bellocchio: El personaje principal es efectivamente un traidor desde el punto de vista de la Cosa Nostra, el punto de vista de las tradiciones mafiosas, el punto de vista del pasado, y también el punto de vista de la familia a la que pertenece. Para Buscetta, la traición es una decisión extremadamente dolorosa, pero que al mismo tiempo supone el rechazo de un cierto tipo de mafia que ha tomado decisiones que no comparte. Pero Buscetta no es un héroe, es un ser humano valiente, que quiere salvar su piel y la de su familia, así como un conservador, pues tiene la nostalgia por el tipo de mafia que le vio crecer, que le bautizó, por decirlo de algún modo. Por tanto, no tiene nada que ver con los traidores revolucionarios que traicionan su pasado para cambiar el mundo.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Cuáles son tus recuerdos personales del momento en que Buscetta comienza a hablar con el juez Falcone?
Me acuerdo muy bien. Los periódicos empezaron a hablar de este hombre que llegaba misteriosamente de Brasil. Para nosotros era totalmente un descubrimiento. Solo sabíamos que pertenecía a una corriente determinada de la mafia, que había matado a bastante gente, y de repente, ahí estaba bajando del avión, y eso dio muchos titulares. Pero sabíamos muy poco sobre él. El peso y el gran valor de la traición de Buscetta lo fuimos comprendiendo con el tiempo, con el juez Falcone, pues el resultado fue ese macrojuicio que representó una victoria parcial del estado sobre la mafia. La mafia no fue completamente derrotada, al contrario de lo que se decía entonces, pero fue una derrota para ella.

¿Ha cambiado tu percepción del personaje de Buscetta gracias a la película?
Si me atraía este personaje, es porque es fascinante. No por su ambigüedad, sino porque todos los que le conocieron hablan de un hombre con un carácter muy fuerte, con una identidad muy sólida, pero también un hombre ignorante y poco culto que sin embargo era perfectamente consciente de su ignorancia. Hacia el final de la película, cuando Buscetta está débil por la edad y la enfermedad, y vive solo con su familia, y el juez Falcone ya no está a su lado, Pierfrancesco Favino, que interpreta maravillosamente al personaje, dice: “presento mis disculpas, pues tengo muy poca cultura”. Es el único momento en que Buscetta expresa una debilidad; el resto del tiempo, es un hombre lleno de orgullo. También tiene un principio que, en mi opinión, no está exento de nobleza: no quiere morir asesinado, quiere sobrevivir. Es una personalidad teatral, con un carácter muy construido. Además, en el macroproceso, se presenta un poco como el tenor de la obra. Eso es lo que más me fascinó y me llevó a hacer esta película. En un momento dado, tenía incluso demasiada empatía por este personaje, me resultaba demasiado simpático, así que al final de la cinta, restablezco el equilibrio.

¿Te inspiraste en el cine de gánsteres para hacer Il Traditore?
Está claro que todos hemos visto las obras maestras sobre la mafia, El padrino, por ejemplo, pero también las italianas. No obstante, habría sido un error intentar hacer algo diferente por encima de todo. Así que, junto con todos los artistas que participaron en la creación del film, trabajamos con mucha libertad para tratar de encontrar nuestra propia voz, pero sin tener miedo ni de probar cosas nuevas ni de volver a hacer lo que ya se ha hecho.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también