email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Metod Pevec • Director de I Am Frank

“La izquierda europea se muestra insegura en sus convicciones e incómoda con sus raíces marxistas”

por 

- Hemos hablado con Metod Pevec, una de las más relevantes voces de la primera generación de directores que emergió después de la independencia de Eslovenia, sobre su película I Am Frank

Metod Pevec • Director de I Am Frank
(© Katja Goljat/Matjaž Rušt/FSF archive)

Metod Pevec, uno de los primeros cineastas eslovenos en rodar un largometraje tras la ruptura de Yugoslavia, es también uno de los directores eslovenos más notables de hoy día. Lanzó su carrera en la década de 1970 como actor en Strawberry Time y See You in the Next War de Živojin Pavlović. Pevec ha escrito y dirigido varias notables piezas de ficción eslovenas y largometrajes documentales desde principios de los 90, entre ellas Beneath Her Window y Home [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
, que se estrenaron en 2015 en el Festival de Cine de Sarajevo.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

En la cinta de ficción macedonia-eslovena I Am Frank, que inauguró la vigésimo segunda edición del Festival de Cine Esloveno en Portorož, Pevec sigue explorando su preocupación por los efectos de la transición en las gentes que habitan los márgenes de la sociedad eslovena, tema que ya trató en su documental Home. Enmarcada como una historia sobre dos hermanos con diferencias ideológicas y personales, la cinta yuxtapone un socialismo idealista a un neoliberalismo nihilista a través de sus dos protagonistas. Cineuropa estuvo con el director en Portorož para hablar de la película y de su trabajo en general.

Cineuropa: El protagonista de I Am Frank, interpretado por Janez Škof, es un idealista de izquierdas con valores socialistas, de algún modo perplejo por las realidades del mundo contemporáneo. Tú mismo creciste en la Yugoslavia socialista. ¿Hay un elemento autobiográfico en la historia?
Metod Pevec:
Estudié Filosofía y Literatura Comparativa. Las teorías marxistas eran prominentes en nuestros estudios; pero uno de los profesores hablaba de ello con un corazón ligero y me convirtió en un verdadero creyente. El hecho es que había muchas cosas que no funcionaban en esa sociedad, así que no diría que intenté reproducir esa misma filosofía en mi película. Sin embargo, creo firmemente que la sociedad de hoy necesita una crítica pronunciada; que el marxismo ha articulado bien, por lo menos en los primeros días del capitalismo. El capitalismo tardío, por otro lado, ha sido el que ha ganado la batalla; el bloque oriental y sus experimentos socialistas han fracasado. Precisamente por eso necesitamos una resistencia organizada, una crítica consistente y persistente, con una base política sólida. Desafortunadamente, la izquierda europea está débil y falta de confianza en este momento; se muestra insegura en sus convicciones e incómoda con sus raíces marxistas.

Como cineasta, ¿qué te motiva a contar historias sobre los márgenes de la sociedad, tal y como has hecho en tus dos últimas cintas, Home y I Am Frank?
Soy hijo del proletariado, crecí en un barrio de clase obrera de Liubliana. Vivía en un edificio que fue construido para los trabajadores del ferrocarril, el de al lado era de una cooperativa agrónoma. He mantenido una parte de mi alma de obrero. Me casé con la hija de un médico y una enfermera, y no había diferencia alguna entre nuestras familias. La sociedad de hoy está mucho más estratificada. Así que supongo que es una afinidad por el mundo en el que crecí.

La actriz en tu película, Katarina Čas, mencionó que a veces encontró difícil interpretar a un personaje femenino tan pasivo. ¿Podrías contarnos más sobre tus personajes femeninos en general?
Aunque es apática y una adicta, el personaje de Katarina es en realidad el que define el resultado de la película. Para hacerle justicia, Katarina tuvo que comunicar mucho sin poder depender de diálogos con ritmo, a veces sin palabra alguna. Pero si comparo mis personajes femeninos y masculinos en general, me parece que los femeninos funcionan como la mitad de la humanidad mejor y más cuerda. Por desgracia, los personajes de película, los femeninos incluidos, no pueden ni deben ser mejores que las mujeres en la vida real. Espero que la emancipación no conlleve una prohibición de que hombres autores puedan hablar de mujeres adictas, perdedoras, u otros personajes con defectos.

Como creador de películas tanto documentales como de ficción, ¿podrías hablarnos de estos dos enfoques?
Puede parecer curioso, pero la gente tiene un secreto deseo de confesarse. La Iglesia se dió cuenta y se benefició de esto hace mucho. La cámara tiene el mismo efecto: la gente dice cosas que no hubieran dicho si esta no les hubiese seducido. Esto significa que, como creador de documentales, te enfrentas a una gran responsabilidad. A veces he decidido cortar alguna escena; quizás esa persona se encuentra en una situación vital completamente distinta diez años después del rodaje, pero hubiese permanecido igual. Lo que te cuentan con tanta facilidad podría haberse convertido en una carga futura.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés por Angélica Ramos)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy